viernes, 25 de mayo de 2012

Segundo debate presidencial, con Javier Solórzano y sin edecanes

El segundo debate se realizará el próximo 10 de junio, en Guadalajara.

El Universal
25 mayo 2012

El periodista Javier Solórzano moderará el debate entre candidatos presidenciales a realizarse el próximo 10 de junio, en Guadalajara, Jalisco.

El acuerdo se logró luego de que el PRI retirara de la mesa su propuesta de que el presidente del IFE, Leonardo Valdés condujera el ejercicio.

“Hemos en nombre del candidato Enrique Peña Nieto flexibilizado nuestra posición para que sea un debate mucho más abierto, mucho más libre…Lo que se acordó es que habrá que reunirse la mesa técnica para los detalles técnicos de la producción, con la intención de que tengamos un debate con una producción más libre, con posibilidad de movimientos de cámara”, aseguró Sebastián Lerdo de Tejada, representante del candidato presidencial de la coalición Compromiso por México.

Jaime Cárdenas, representante del candidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, consideró que el PRI viró su posición porque no quiso asumir su costo político.

“El PRI pidió un tiempo para consultas después de que no se logró la unanimidad para que el moderador fuese, el presidente del IFE, Leonardo Valdés. Creo que la intención de ellos es no asumirse como partidarios de un formato rígido para no tener un costo político”, opinó.

Detalles del debate

Por acuerdo de los representantes de los candidatos presidenciales, en el segundo debate no habrá edecán. El sorteo para definir quién intervendría primero en el debate se realizaría previamente.

También concluyeron insistir en que el Canal del Congreso produzca el debate con apoyo de TV UNAM.

“Se ha insistido en que sea el Canal del Congreso quien lleve la producción del debate, por supuesto, con la supervisión del IFE. Hay gestiones que están corriendo”, puntualizó Rogelio Carbajal, representante de la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota.

A su vez, todo apunta a que los cuatro candidatos presidenciales se ubicarán en una mesa redonda y no en un atril como en el debate del pasado 6 de mayo.

En el debate, cada aspirante a Los Pinos contará con 8.5 minutos por cada ronda (habrá tres) para utilizarlos a su conveniencia.

“Son tres paquetes de temas en donde se asignarán tiempos específicos a los candidatos, habrá una bolsa de tiempo que el propio candidato podrá manejarla de forma discrecional teniendo evidentemente un tope para poder hacer incluso preguntas o cuestionamientos a otros candidatos y estos podrán contestar o tener una suerte de contrarréplica”, explicó Lerdo de Tejada.

Como en el primer debate será posible tener a la mano documentos de apoyo.