martes, 29 de mayo de 2012

La ONU afirma que la mayoría de muertos en Hula fueron ejecutados

El conflicto sirio

Prácticamente la mitad de las víctimas son niños, según los datos obtenidos por la organización

Ana Carbajosa Jerusalén 29 MAY 2012


La gran mayoría de los 108 sirios muertos en Hula el pasado viernes fueron ejecutados por milicias progubernamentales, según ha anunciado el alto comisionado de Naciones Unidas para los derechos Humanos. La ONU ha llegado a esa conclusión después de escuchar el testimonio de supervivientes de la matanza, que ha conmocionado a medio mundo y que ha provocado la condena casi en bloque de la comunidad internacional al régimen de Damasco, al que acusa de estar detrás de la masacre. “En este momento parece que dispararon a familias enteras en sus casas”, indicó Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado en conferencia de prensa en Ginebra.

Solo 20 del más del centenar de víctimas murieron por los disparos de artillería procedentes del Ejército sirio, según la ONU. “En este momento creo –y debo aclarar que nos encontramos en una etapa preliminar [de la investigación] que 20 de las 108 [muertes] se pueden atribuir a la artillería y los disparos de los blindados”. Colville explicó que la mitad de los fallecidos son niños y que aún no es posible ofrecer un número exacto de víctimas porque siguen llegando informaciones que podrían aumentar el número de muertos.

El Alto comisionado pidió al Gobierno sirio que permita a los investigadores acceso al país para poder aclarar lo ocurrido en Hula el pasado viernes después del rezo. Damasco mantiene el país cerrado salvo contadas excepciones a reporteros e investigadores desde que estallara la revuelta siria que pide democracia hace poco más de un año.

Kofi Annan, enviado de Naciones Unidas y la Liga Árabe al conflicto sirio se ha entrevistado hoy en Damasco con el presidente sirio Bachar el Asad. Annan le pidió al mandatario durante su encuentro “pasos claros” para hacer que pueda prosperar el plan de paz de seis puntos pactado con el Gobierno y los grupos opositores a mediados de abril, y que incluye un alto el fuego que no se ha respetado como prueba la matanza de Hula. Un total de 1.800 personas han muerto desde el supuesto inicio del alto el fuego en Siria, según el opositor Observatorio para los derechos Humanos sirio, con sede en Londres.