sábado, 31 de agosto de 2013

Planeación, asunto postergado en Gómez

 

EL SIGLO DE TORREÓN / TORREÓN
  • /i/2013/08/530800.jpeg
  • /i/2013/08/530801.jpeg
  • /i/2013/08/530802.jpeg
  • /i/2013/08/530799.jpeg
/i/2013/08/530799.jpeg
Sin concretar. Aunque fue una de las prioridades trazadas en el Plan Municipal de Desarrollo, no se concretó la creación de un Instituto Municipal de Planeación en Gómez Palacio.
HOY CONCLUYE LA ADMINISTRACIÓN DE LA ALCALDESA ROCÍO REBOLLO

Acciones básicas y compromisos que estableció la administración municipal que termina, se quedarán en el tintero por distintos factores, entre éstos la falta de presupuesto, la aplicación equivocada de los recursos, o bien, por la ausencia de diálogo y acuerdo político que prevaleció durante la primera mitad de los tres años.


Al iniciar la gestión de Rocío Rebollo Mendoza, se identificó la importancia de planear para alcanzar un desarrollo en Gómez Palacio, para lo cual se fijó el objetivo de consolidar tres acciones básicas para la planeación, el desarrollo y la gobernabilidad que se lograrían con la creación de tres nuevas instituciones, una de las cuales no se concretó.
El Instituto Municipal de Planeación, que se planteó como una prioridad para el trienio, se quedó como uno de los grandes pendientes y por lo tanto, el municipio sigue careciendo de un instrumento que englobe las iniciativas locales.
Hasta ahora, todos los esfuerzos por orientar el crecimiento planificado han partido del Gobierno federal con un enfoque regional:
El Plan de Rehabilitación (1959), enfocado a la atención de canales de riego; el Plan de Ordenación de la Zona Conurbada de La Laguna (1976-1977), orientado a la planeación del territorio considerando prioridades estratégicas; Plan Nueva Laguna (1989); Programa de Gran Visión 20-20 (1994); la Comisión Interestatal Para el Desarrollo Regional (2004); Zona Metropolitana de La Laguna (2005), delimitada por SEDESOL-INEGI-CONAPO; Asociación de Municipios de La Laguna (2008); Programa de Desarrollo Urbano de la Zona Metropolitana de La Laguna (2007-2008), realizado por ONU-Hábitat y el Fondo Metropolitano que se aplica desde 2008 a la fecha.
En este último caso, aunque es el municipio el que genera las propuestas de obras, su autorización depende del presupuesto que otorgue el Gobierno federal y la liberación de los recursos por los gobiernos estatales de Coahuila y Durango una vez que éstos se les entregan. Infinidad de proyectos de gran alcance quedan acortados o se prolongan por años al dividirlos en etapas, y dejan de ser una solución pronta a los problemas y carencias de la población (bulevar México, los filtros intradomiciliarios contra el arsénico, el vado Lázaro Cárdenas-Falcón, etcétera.)
Brindar orientación estratégica a Gómez Palacio en su entorno regional, impulsando ejercicios de planeación con la corresponsabilidad del gobierno y la sociedad era el objetivo de crear el Instituto, pero finalmente esto no se logró, porque en los tres años no hubo las condiciones políticas, según reconoció la alcaldesa.
Las otras dos instituciones que se crearon con ese propósito fueron el Instituto de Desarrollo Humano y Ciudadano y el Tribunal Administrativo de Justicia Municipal.
COMPROMISOS
El Plan Municipal de Desarrollo 2010-2013 se hizo con base en cinco compromisos con duración de tres años, cada uno de los cuales se alcanzaría a través de estrategias, programas y acciones concretas. Gobierno Eficiente, Desarrollo Social y Humano, Servicios Públicos de Calidad, además de Economía Competitiva y Justicia para una Sociedad Segura se establecieron como los puntos de partida de todas las acciones de gobierno.
Para hacer que el gobierno fuera eficiente, la administración se propuso trabajar en optimizar el gasto público y aumentar la capacidad recaudatoria, pero las medidas adoptadas por medio de la Dirección de Ingresos fueron insuficientes, y no fueron más allá de advertencias de embargar bienes a deudores del Impuesto Predial que no se hicieron efectivas. Políticamente, el partido que postuló a la alcaldesa, el PRI, vería los efectos secundarios de una medida de este tipo sobre todo en los años electorales de 2012 y 2013.
A esto hay que sumar el hecho de que a partir del año pasado, el municipio perdió el segundo ingreso de mayor cuantía que representaban los permisos de circulación.
La innovación para la calidad, transparencia y rendición de cuentas fueron otras de las estrategias para eficientar las acciones de gobierno, aunque en el último punto fue constante la queja de regidores de oposición por no obtener información detallada sobre el manejo de las finanzas municipales y el gasto ejercido a través de la nómina municipal y rubros como el combustible y los bienes muebles e inmuebles.
Pese al reconocimiento de organismos como la Comisión Estatal para la Transparencia y el Acceso a la Información Pública (CETAIP), hay organizaciones ciudadanas que señalan una escasa respuesta a solicitudes de información presentadas ante la Unidad Municipal de Transparencia.
La administración de Rebollo Mendoza cierra con un monto de deuda pública por 150 millones de pesos, cero adeudos a proveedores ni terceros institucionales.
POBREZA, UN RETO A VENCER
Con casi el 40 por ciento de su población en condición de pobreza (de la cual más del cinco por ciento está en pobreza extrema) el municipio de Gómez Palacio se planteó generar condiciones para la vida digna de sus habitantes, a través de programas de educación, salud, deporte y recreación, así como el desarrollo familiar y cultural y la atención a grupos vulnerables.
Y aunque las políticas de desarrollo social y humano hacen referencia a criterios menos asistencialistas y más participativos de parte de la comunidad, ciertos programas no perdieron esa característica, tal es el caso de los apoyos económicos que se entregan a personas con discapacidad y adultos mayores.
Los municipios del país se apoyan en gran medida en las estrategias del Gobierno federal para el combate a la pobreza, y están supeditados a lo que éste y los gobiernos estatales les participan económicamente para atender este rubro, de manera que los recursos propios apenas alcanzan para cubrir carencias materiales y algunas pocas necesidades de la población que carece de lo indispensable.
Aunque uno de los objetivos fue impulsar el incremento de becas como una medida para reducir la deserción escolar, la entrega de este apoyo se redujo año con año: En su arranque en 2011, se contaba con un presupuesto de casi dos millones de pesos para beneficiar hasta cuatro mil familias cada dos meses, mientras que en 2012 el recurso disminuyó aún más, a 1.3 millones de pesos para apoyar a tres mil estudiantes, desde nivel básico hasta superior. Para el último año de la administración el padrón de beneficiarios disminuyó a dos mil 600, con una inversión bimestral cercana al millón de pesos.
El municipio también resintió la suspensión del apoyo económico por parte del Gobierno estatal al programa Durango Solidario, para el que hasta 2011 ambas instancias aportaron dos millones de pesos cada uno, pero que al año siguiente sólo se cubrió con recursos del gobierno local. Esto ocasionó que la ayuda que se destinaba, tanto a adultos mayores, como personas con discapacidad se restringiera únicamente a este último sector de la población.
En deporte y recreación, los recursos aplicados fueron, gracias a las aportaciones del Gobierno federal, en obras como la rehabilitación del gimnasio municipal Luis L. Vargas y la Unidad Deportiva Gómez Palacio, así como la construcción de un nuevo complejo deportivo en el ejido Seis de Octubre.
SERVICIOS PÚBLICOS
Para muchos, la intención de hacer más eficientes los recursos materiales y humanos que conforman la estructura de gobierno, no necesariamente se tradujo en la gestión de servicios de calidad para la ciudadanía.
En su último informe de actividades, Rocío Rebollo destacó una inversión de 283 millones de pesos en pavimentación, pero persisten las quejas por la falta de este servicio o su mala calidad en infinidad de colonias populares, incluso algunas calles del Centro de la ciudad.
En materia de alumbrado público, se indicó que en el último año se aplicaron 19 millones de pesos, pero las necesidades van mucho más allá si se toma en cuenta que según un proyecto aprobado por el Cabildo en 2012, se necesitarían 70 millones para modernizar todo el sistema de luminarias, integrado por unas 22 mil 400 lámparas.
Este proyecto, pese a ser uno de los acuerdos de Cabildo, no se concretó porque era necesario tener la autorización del Congreso del Estado para contratar un crédito que sería pagable en los siguientes años. Tampoco se pidió ayuda financiera al Gobierno estatal.
En el tema de la recolección de basura, se dejará un gran pendiente a la siguiente administración: Resolver el conflicto legal con la empresa Proterra, que se prolongó durante los tres años, luego de que el municipio canceló la concesión para la prestación de este servicio en la ciudad.
Aunque aseguran que el municipio se ahorra unos dos millones de pesos mensuales -la empresa cobraba tres y la administración sólo se gasta un millón de pesos mensuales- el litigio ha impedido invertir recursos en la compra de camiones (que son rentados), contenedores y demás equipos para ampliar la cobertura.

Pendientes

Algunos pendientes que se dejan a la siguiente administración en Gómez Palacio son: ⇒ La creación de un Instituto Municipal de Planeación
⇒ Invertir en la modernización del sistema de alumbrado público
⇒ Resolver el conflicto legal con la empresa Proterra
⇒ Construir un nuevo panteón municipal.