viernes, 30 de agosto de 2013

México, en zona más profunda del bache económico: Merrill Lynch

 


Anticipa incremento del IVA en fronteras y aplicación de ese impuesto a los alimentos y medicinas.

Roberto González Amador
Publicado: 30/08/2013 11:38

México, DF. En la recta final del año, el primero de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, la economía mexicana “está en la parte más profunda del fuerte bache” que comenzó a finales de 2012, sostuvo este viernes Bank of America Merrill Lynch (BoA-ML).
Para México existe el “riesgo de una recesión” si la actividad no se recupera en el segundo semestre de este año, advirtió Carlos Capistrán, economista en jefe para México de (BoA-ML).
En el segundo trimestre del año, la economía mexicana creció a una tasa anual de 1.5 por ciento, prácticamente una tercera parte de la registrada en el mismo periodo de 2012, de acuerdo con datos oficiales. Sin embargo, el producto interno bruto (PIB), la medida más amplia sobre el desempeño de la actividad, del segundo trimestre de 2013 fue negativo, en 0.74 por ciento, comparado con el del periodo de enero a marzo pasados.
“La economía está en la parte más profunda del fuerte bache que comenzó a finales de 2012 debido a los choques externos (disminución de las exportaciones) y fiscales (contención del gasto por parte del gobierno del presidente Peña Nieto)”, comentó Capistrán esta mañana.
El impacto de los choques externo y fiscal a que fue sometida la economía mexicana “prevemos que se desvanezca gradualmente para el segundo semestre de 2013 y que el país regrese a un mayor potencial de crecimiento en 2014”, anticipó. Comentó que impulso de las reformas continúa, con la propuesta gubernamental de modificar la constitución para permitir participación privada en el sector energético y la anunciada reforma fiscal, que será presentada antes del 8 de septiembre, según anticipó esta semana Luis Videgaray, secretario de Hacienda.
Uno de los principales riesgos que enfrenta la economía es la recesión, comentó.
Aunque existe más de una forma de caracterizarla, se acepta que una economía se encuentra en recesión cuando acumula dos trimestres consecutivos con tasas negativas en la evolución del producto interno bruto.
Entre los principales riesgos actuales para la economía mexicana está el de “una recesión si la actividad no se recupera en el segundo semestre de 2013”, abundó Capistrán. También incluyó: la posibilidad de que el Banco de México (central) reduzca su tasa de interés de referencia “como resultado de la desaceleración/recesión. Estancamiento político que evite la reforma energética o fiscal, o ambas, o conduzca a reformas decepcionantes. Un fuerte incremento en las tasas de interés de Estados Unidos que podría producir una salida desordenada de inversionistas extranjeros”.
Como resultado de la “fuerte desaceleración” de la economía mexicana en la primera mitad del año, comentó. BoA-ML redujo de 2.5 a 1.5 por ciento su previsión de crecimiento del producto interno bruto en el año. Para 2014, lo ajustó de 4 a 3.5 por ciento.

La previsión oficial del gobierno fue ajustada hace dos semanas de 3.1 a 1.8 por ciento.
“Nuestros pronósticos consideran que el impacto, más grande de lo esperado, de los choques externos y fiscales que afectaron a la economía en el primer semestre, y que el cambio de base en el sistema nacional de cuantas le restaron alrededor de 60 puntos base (0.6 puntos porcentuales) a las cifras de crecimiento”, dijo Capistrán. “Prevemos que la economía se acelere debido a un mejor crecimiento en Estados Unidos y un incremento en el gasto público”, apuntó.
Reforma energética es buena para el crecimiento a largo plazo
BoA-ML se refirió a la propuesta del gobierno mexicano, presentada el 12 de agosto pasado, de reforma energética el 12 de agosto. El principal objetivo, apuntó, es incrementar la participación del sector privado en el petróleo y gas por medio de contratos de utilidad compartida en el negocio de upstream (exploración y producción) y permisos en el negocio de Downstream (refinación), para aligerar la carga fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex), y para permitir la generación de energía a la iniciativa privada.
La firma financiera previó que esta reforma sea aprobada en los próximos meses “sin mayores modificaciones”.
“No estamos de acuerdo con algunos de los descontentos iniciales con la propuesta, ya que consideramos que es lo suficientemente buena como para atraer la participación del sector privado en el sector energético, particularmente en aguas profundas y petróleo y gas shale, y en el negocio de downstream. El monto de inversión dependerá de los detalles que no han sido publicados todavía, por ejemplo, el tope de participación privada en los contratos de utilidad compartida”, aseguró.
Con la reforma, el director general de Pemex, Emilio Lozoya, estima que la inversión en petróleo será incrementada en 10 mil millones de dólares por año hasta 2025, comentó Capistrán. “Estimamos que incrementará alrededor de 8 mil millones de dólares, de los cuales de 5 a 6 mil millones serán por Inversión Extranjera Directa (IED). Esto representaría un incremento anual entre 25 y 30 por ciento de IED hacia México. La inversión podría cobrar impulso con el tiempo. Con la reforma, las estimaciones del gobierno sitúan a la producción petrolera en 3.5 millones de barriles diarios en 2025 desde alrededor de los 2.5 millones de barriles diarios actuales, una cifra alcanzable, desde nuestro punto de vista”.
El gobierno también prevé que la producción petrolera puede incrementar hasta 3 millones de barriles diarios para 2018, pero esto parece demasiado pronto. Las leyes secundarias de las reformas que pasaron hace casi un año aún no están en su lugar (por ejemplo, educación), y los contratos incentivados por Pemex derivados de la reforma de 2008, tardaron más de un año en implementarse, añadió el analista.
Viene el IVA en alimentos, dice
La inflación terminará 2013 en 3.8 por ciento, anticipó Merrill Lynch. El incremento desde el nivel actual de 3.5 por ciento se deberá a un rebote de la inflación subyacente en los próximos meses. Dicho rebote será el resultado de la aceleración de la actividad económica y un efecto base que tendrá lugar en noviembre, dada la fuerte caída en los precios de los teléfonos celulares en noviembre de 2012, lo que no se espera que se repita, agregó.
Previó que la inflación para 2014 sea de 4.7 por ciento, “debido a un incremento en la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para algunos bienes y servicios, con la última parte de una reforma fiscal que será presentada al Congreso en la primera quincena de septiembre”.
“Nuestro escenario base considera 94 puntos base (0.94 puntos porcentuales) de inflación adicional en 2014 debido a un incremento en las tasas del IVA. Prevemos que en las fronteras el IVA sea subido de 11 a 16 por ciento, mientras que la actual tasa cero en alimentos procesados y medicinas subiría a 16 por ciento”, añadió Bank of America Merrill Lynch.
También consideró un escenario alternativo: si la tasa del IVA en alimentos procesados y medicinas es únicamente aumentada a 6 por ciento en 2014, esto incrementaría la inflación alrededor de 32 puntos base (44 puntos base si se considera un incremento del IVA en las fronteras). En este segundo escenario, la inflación para finales de 2014 sería de 4.2 por ciento, apuntó.