jueves, 22 de agosto de 2013

Murió Sid Bernstein, padre de la invasión musical británica a EU

 


El prestigioso promotor musical que llevó a los Beatles y los Rolling Stones a territorio estadunidense falleció por causas naturales en un hospital de New York.

PL
Publicado: 22/08/2013 11:49

Washington. Sid Bernstein, el responsable de la invasión musical británica que trajo a los Beatles y los Rolling Stones a Estados Unidos, murió hoy a los 95 años de edad.
El prestigioso promotor musical falleció por causas naturales en un hospital de New York, venerado como una leyenda del espectáculo y gestor de hitos como los conciertos en grandes estadios deportivos.
Al tanto de la actualidad británica desde que sirvió en la segunda Guerra Mundial, Bernstein supo del fenómeno musical que bullía en Reino Unido, donde era reinventada la música de su país.
Mientras el blues languidecía en el sur estadunidense, y el rock bobeaba en fiestas adolescentes, en la escena inglesa sonaban gente como Van Morrison, Clapton, Tom Jones, los Beatles o los Stones.
Seguro de que aquello sacudiría al gusto musical estadounidense, Bernstein convenció a los empresarios más recelosos y trajo a los chicos de Liverpool hasta el Carnegie Hall neoyorquino en 1964.
Si George Martin es venerado como el quinto Beatle por su genio en la producción musical, muy sicodélica y demás, a Bernstein le queda la gloria de haberlos universalizado desde Estados Unidos.
Un año después inauguró una exitosa práctica al llevarlos nada menos que al Shea Stadium de New Cork, para armar el primer gran concierto de rock celebrado en un estadio deportivo.
También fue el responsable de la llegada aquí de una docena de bandas, entre ellas The Kinks con su You Really Got Me y a Eric Burdon cantándole a la casa del sol naciente con The Animals.
Subió su apuesta más adelante al adentrarse en mercados nórdicos y traer al cuarteto sueco ABBA, aunque de su propio país trabajó con monstruos como Frank Sinatra, Ray Charles y el gran Jimi Hendrix.
Como confirmando que ya estaba por encima del bien y el mal, a los 93 años de edad debutó como cantante con el disco Sid Bernstein presents, en el que versionó sus canciones favoritas.