domingo, 18 de abril de 2010

Una periodista de Chihuahua, víctima del crimen organizado

Isabella Cordero fue acribillada en su auto la noche del viernes

Matan a policías de Michoacán y NL

El saldo de ejecuciones: 27

De los corresponsales

Periódico La Jornada
Domingo 18 de abril de 2010, p. 7
La periodista María Isabella Cordero y un policía municipal de Angangueo, Michoacán, fueron asesinados en acciones del crimen organizado, que dejaron en total un saldo de 27 víctimas.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Chihuahua reportó que Cordero murió acribillada a las 23 horas del viernes en la capital del estado, junto con Maris Catalina Flores Aguayo, cuando estaban en un vehículo, placas EDF 74-24, estacionado fuera de un local de comida en las calles Bahía de San Quintín y Libertadores, en la colonia Bahías Universidad.

Desde un auto en movimiento les dispararon más de 20 veces con armas de 9 milímetros. Cordero fue conductora del noticiario matutino de Televisa Chihuahua más de tres años y laboraba en relaciones públicas de la Cámara Nacional de Comercio local.

También en esa capital falleció un joven no identificado cuando era atendido en un hospital, tras haber recibido varios balazos en la cara. En tanto, un hombre que respondía al nombre de Roberto Batista Esquivel también fue abatido a tiros.

En Ciudad Juárez, un sujeto fue asesinado cuando viajaba en su camioneta en la colonia Barrio Nuevo, mientras en la zona de Infonavit Solidaridad otro fue ultimado a balazos.

En el municipio de Meoqui, Chihuahua, se reportó la ejecución de Horacio Acosta Lechuga. En Parral mataron a un albañil, y en Camargo fue hallado un hombre sin vida junto al río Conchos.

Exoneran a agentes

En Ciudad Juárez, seis de los 10 agentes de la Policía Federal detenidos el jueves acusados de abuso de autoridad y extorsión fueron exonerados por un juez y quedaron en libertad, mientras Armando Méndez Lugo, Eliseo Vázquez Carpio, Jorge Portillo Hernández y José Manuel Álvarez Hernández fueron consignados, señaló la PGR.

Sin embargo, Álvarez Hernández se fugó, lo que motivó que el Ministerio Público de la Federación iniciara una averiguación previa contra los agentes Iceriel Beltrán Bautista, Plácido Hernández Hernández y Marco Antonio Méndez Cordero, quienes lo custodiaban.

Fuentes de la PGJE de Sinaloa indicaron que desde las 23:30 horas del viernes fueron localizados en varios sitios de Culiacán los cuerpos de Angelberto Valenzuela Machado, Santiago Espinoza López, Víctor Manuel León, de 82 años, y de cuatro personas no identificadas. En Salvador Alvarado, la policía localizó el cadáver de Graciel Esparza López.
Los restos de otros tres hombres fueron abandonados en un taxi con placas MDR4690 –dos en la cajuela y uno en el asiento trasero– en Coacalco, estado de México, notificaron agentes ministeriales que trasladaron los restos y el vehículo al anfiteatro de Ecatepec.

Colgado de un puente peatonal, con tiro de gracia y un mensaje firmado por “la resistencia”, fue encontrado en Zitácuaro el cadáver del policía Lázaro Yáñez Hernández, de Angangueo, quien el 8 de abril salió de la alcaldía en la patrulla 01226, misma que se encontró en Laguna Seca.

La PGJE de Nayarit reportó que sujetos armados asesinaron a César Plata Quintero cuando viajaba en su camioneta en calles de Tepic. En esa ciudad también fue acribillado Adán Castañeda Meza.

En Gómez Palacio, Durango, Daniel Reséndiz Escárcega llegaba a su casa en el fraccionamiento Nuevo Castillo cuando dos sujetos le dispararon de muerte.

Otro hombre fue ejecutado por sicarios que viajaban en una camioneta en Tijuana, Baja California. La policía encontró a cuatro calles del sitio del incidente a un hombre herido, quien fue trasladado a la Cruz Roja.

Seguridad Pública de Puerto Vallarta, Jalisco, indicó que Elías Martínez Ruelas fue asesinado el viernes por sujetos que llegaron a su casa en una camioneta, le tocaron la puerta y cuando salió le dispararon y huyeron.

El edil Fernando Larrazábal Bretón, de Monterrey, Nuevo León, ofreció cesar y entregar al Ministerio Público a los oficiales que presuntamente entre el 8 de marzo y el 5 de abril levantaron a seis y a dos soldados, respectivamente, para entregarlos a los zetas, en venganza por las acciones del Ejército contra el crimen organizado.

Cerca de la medianoche de este sábado, Ángel Hernández, un policía de Nuevo León, murió por heridas de bala y su compañero Armando Rodríguez salió lesionado al ser emboscados por un comando cuando circulaban en su patrulla en el centro de Monterrey. La policía local informó que el lesionado fue hospitalizado.

Rubén Villalpando, Javier Valdez, Silvia Chávez, Ernesto Martínez, Jesús Narváez, Saúl Maldonado, Javier Santos, Antonio Heras y David Carrizales