jueves, 22 de abril de 2010

Estudian en Coahuila fósiles de mamut de hace unos 10 mil años

Expertos del INAH analizan los colmillos, parte de un fémur y lo que podría ser la pelvis

">Se presume que el animal no murió en el sitio, sino que fue llevado por su predadores
">También se investigan restos de animales marinos, similares a las estrellas de mar

Leopoldo Ramos
Corresponsal
Periódico La JornadaJueves 22 de abril de 2010, p. 2

Saltillo, Coah., 21 de abril. Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) investigan restos fósiles de un mamut que habitó la Tierra hace al menos 10 mil años, tuvo un peso de seis toneladas y pudo haber medido hasta tres metros. Los vestigios fueron encontrados por pobladores de una comunidad rural cercana a Saltillo, al sureste de Coahuila.
“Es un sitio donde hemos encontrado yacimientos del pleistoceno. Las distintas partes de los restos hallados pueden ser de un mamut”, informó la bióloga Felisa Aguilar Arellano, quien encabeza la investigación.
Existe la posibilidad de que el mamut no haya muerto en el sitio, sino que haya sido arrastrado hasta allí por alguno de sus predadores: el lobo del pleistoceno, los esmilodontes (tigres dientes de sable) o el hombre.
La especialista dijo que parte de los fósiles, descubiertos por los lugareños en 2009, se encuentra “a flor de tierra”, aunque “el resto del material puede estar a una profundidad hasta de dos metros. Lo que está en superficie es una de las defensas, conocidas popularmente como colmillos; parte de un fémur, una costilla y posiblemente la pelvis”.
Mencionó que el mamut pudo haber habitado esta región de la Tierra hace al menos 10 mil años o hasta 100 mil, durante el pleistoceno tardío. “Esta fauna es (de las prehistóricas) la más cercana a nosotros.”
La bióloga explicó que se realizan los trámites necesarios para empezar el rescate del fósil, proceso que concluirá en cuatro meses aproximadamente.
Mientras tanto, explicó, el material fue recubierto para su protección. “Está cerca de las corrientes de agua, pues se encuentra en un cañón.”
Además, el INAH, en coordinación con investigadores del museo de paleontología de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estudia “miles de fósiles de animales marinos” que también fueron descubiertos en la zona y están dispersos en una extensión territorial de tres kilómetros cuadrados.
Felisa Aguilar Arellano explicó que el hallazgo de esas especies, similares a las estrellas de mar, comprueba que buena parte del territorio de Coahuila estuvo cubierto por mar en el cretácico; además ayudará a conocer los límites de la costa y la profundidad de las aguas.
“Es un conjunto de equinodermos del cretácico superior, casi de 65 millones de años, que además arroja datos acerca de las condiciones marinas que existían en esa región. Confirmamos que ciertas partes del territorio de Coahuila estuvieron bajo el agua y que solamente algunas porciones formaban las áreas continentales donde habitaron los dinosaurios”, señaló.
“Con estos estudios podremos precisar hasta dónde teníamos el mar, qué tan profundo era y la diversidad que poseía. Además, analizar a esos invertebrados marinos permitirá conocer si esta zona era playa o si se trataba del fondo o en qué parte de ese fondo nos encontramos”, explicó.
Dijo que los fósiles fueron hallados por unos campesinos “hace mucho tiempo”, pero apenas hace unas semanas se reportó. Consideró que están esparcidos en un área de tres kilómetros cuadrados, cerca de un ejido de Ramos Arizpe, Coahuila.
“Son especies que pudieran ser parientes de las estrellas de mar que todos conocemos, sólo que éstas vivieron en el cretácico”, anotó.