miércoles, 21 de abril de 2010

Frontera sur de EU fuera de control por narcoviolencia: McCain

J. Jesús Esquivel

WASHINGTON, 20 de abril (apro).- El senador por Arizona, el republicano John McCain, advirtió que la frontera sur de Estados Unidos “está totalmente fuera de control” por el “contagio” de la narcoviolencia en México y urgió al presidente Barack Obama a desplegar a tres mil miembros de la Guardia Nacional en la región limítrofe.
Durante una audiencia encabezada por el senador independiente de Connacticut, Joe Lieberman, presidente del Comité de Seguridad y Asuntos Gubernamentales del Senado estadunidense, McCain se dedicó a propagar la alarma de que la región fronteriza está en crisis.
McCain se ha convertido en acérrimo crítico de la política antinarco del gobierno mexicano y promotor de la mano dura contra la inmigración indocumentada. Insistió en su pedido de incrementar el número de efectivos de la Guardia Nacional en la frontera sur.
“Hay que tomar con mucha seriedad el tema del contagio de la narcoviolencia de México… la frontera está totalmente fuera de control”, apuntó McCain.
“No hay duda de que los carteles del narcotráfico (mexicanos) ahora están más preparados, mejor armados y que son más violentos”, agregó el senador por Arizona.
Por su parte, el senador independiente Joe Lieberman dio a conocer las cifras difundida por el gobierno mexicano sobre el número de muertos que ha dejado la “guerra antinarco” emprendida por el presidente Felipe Calderón.
Afirmó que los más de 22 mil muertos registrados en México desde el inicio del sexenio de Felipe Calderón a la fecha, son resultado de la guerra que el gobierno federal ha emprendido contra los “narcoterroristas”.
“En México, desde 2006 –a la fecha-- han sido asesinadas más de 22 mil 700 personas por los narcoterroristas como resultado de la guerra entre los cárteles y el gobierno”, aseguró Joe Lieberman.
El senador independiente, quien preside el Comité de Seguridad Interior y Asuntos Gubernamentales, se unió a las críticas contra México. Insistió en presentar un panorama de crisis debido a la narcoviolencia que azota a entidades mexicanas de la frontera norte, y que amenaza con contagiar al territorio estadunidense.
“Debemos continuar vigilando nuestro lado de la frontera porque hay señales profundamente preocupantes de que los cárteles y otros grupos criminales están cada vez más decididos a llevar su violencia a través de la frontera e infligir a ciudadanos de Estados Unidos, subrayo el senador Lieberman.
En la sesión participó Alan Bersin, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) del Departamento de Seguridad Interior, quien fue cuestionado duramente por McCain sobre las acciones que está tomando el gobierno de Obama para contener el problema del contagio de la narcoviolencia procedente de México.
“El despliegue de la Guardia Nacional a la frontera está bajo consideración”, atajó Bersin, en respuesta a una pregunta de McCain, sobre lo que está contemplando hacer el gobierno de Obama ante la creciente amenaza a la seguridad nacional que representan los grupos del narcotráfico mexicanos.
En el Congreso federal de Estados Unidos no es la primera vez que se utiliza el término de “narcoterrorismo” para describir la crisis de inseguridad que impera desde el inicio del gobierno de Calderón; pero sí es la primera ocasión que un legislador moderado como Lieberman, subraya que el saldo de muertes de la lucha contra el trasiego de las drogas es culpa directa de “narcoterroristas”.
“Tengo gran admiración por el compromiso incondicional –de Calderón- de liberar a su país de la plaga del narcoterrorismo”, añadió Lieberman, quien además encomio al gobierno de Obama a ampliar la asistencia antinarcóticos que se ofrece a México, por medio de la “Iniciativa Mérida”.
“Tomando en cuenta que esta violencia está siendo alimentada por el dinero que llega (a México) a través del sur de Estados Unidos, siempre he sido en ferviente patrocinador de aumentar el número de inspecciones e investigaciones de cruces transfronterizos que van de sur a norte, para con ello golpear a los cárteles donde más les duele”, añadió McCain durante la audiencia senatorial.
Proceso21/04/2010