lunes, 26 de abril de 2010

En la guerra contra la delincuencia, “yo me siento a salvo”: Gómez Mont

“Sólo corren peligro quienes tienen miedo; el cobarde muere mil veces, el valiente sólo una”

*Llama a los ciudadanos a no esconderse, huir, ni temer; “yo me pongo enfrente, protejo a los míos, estoy dispuesto a sacrificarme por lo que quiero y a encontrar la paz en esa lucha”

Enrique Méndez

Periódico La JornadaLunes 26 de abril de 2010, p. 5

“Yo me siento a salvo”, afirmó ayer el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, cuando se le preguntó si los ciudadanos pueden sentirse libres de la violencia generada por la guerra del gobierno federal contra la delincuencia organizada. Sólo corren peligro quienes tienen miedo, sostuvo. “Esconderse, huir, temer, es estar siempre en peligro. El cobarde muere mil veces, el valiente sólo una”, expresó.
En conferencia de prensa para expresar el luto de la administración de Felipe Calderón por el asesinato de policías en Ciudad Juárez, y de civiles y escoltas de la secretaria de Seguridad Pública de Michoacán, Minerva Bautista Gómez, el funcionario sostuvo: “Me siento a salvo porque me pongo enfrente, porque protejo a los míos, porque estoy dispuesto a sacrificarme por lo que quiero. Y estoy dispuesto a encontrar la paz en esa lucha y eso es estar a salvo en la vida”.
Gómez Mont comenzó su declaración pública con un suspiro, y afirmó: “Otra vez nos convoca el luto. Desde el corazón del sistema político mexicano, venimos a presentar cara a los asesinos”.
Para el titular de Gobernación, el atentado contra Bautista Gómez y el asesinato de policías federales en Ciudad Juárez se explica porque cada vez son menos los miembros del crimen organizado. “Sí, ha cambiado la dinámica de la violencia. Los inventarios de personas y sicarios que tiene la delincuencia se han ido reduciendo de manera notable y están tratando de dirigir su capacidad de fuego a lo que más le temen en este momento: la autoridad.”
También hizo un reconocimiento “a nuestros compañeros de lucha”, como llamó a los policías asesinados en Michoacán y Ciudad Juárez, y enseguida afirmó: “A los vivos les pido redoblar valentía y sacrificio... No sé cuánto más nos va a costar esta lucha, pero habremos de perseverar porque tenemos la razón”.
Ofreció que los estados con “disposición de entrarle” en la lucha contra el narcotráfico no estarán solos “y su compromiso valiente será recogido, reconocido y aprovechado”.
En la sesión de preguntas y respuestas, exigió al gobierno de Estados Unidos reconocer que la venta de armas y el consumo de drogas contribuyen a los asesinatos y la violencia en territorio nacional. “Necesitamos que los americanos asuman ya la vergüenza de estar vendiendo las armas con las que se asesina a mexicanos. Que asuman ya la factura de que es su dinero, el de su mercado de consumo, el que fomenta e incentiva la violencia en México”, resaltó.
Expuso que sólo así (las autoridades estadunidenses) podrán auxiliar al gobierno mexicano a perseverar en la lucha y en la detección de los delincuentes, y en ese punto reprochó que del otro lado de la frontera “se ejerce cierto santuario”.
Trató de ejemplificar esa apreciación con el hecho de que, tras el asesinato de personas relacionadas con el consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, “a las pocas semanas aparecieron 75 miembros de la banda (Los Aztecas) vinculada con la comisión de ese delito”.
También lamentó la ley que criminaliza la inmigración en el estado de Arizona y anunció que en los próximos días realizará una visita a Washington para entrevistarse con la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, y congresistas estadunidenses para revisar los avances en la estrategia bilateral contra el narcotráfico. En el caso de Arizona, planteó que la idea de sellar la frontera, sin tomar en cuenta “la contaminación dinámica entre el norte y el sur, no tendrá un buen sentido y puede ser motivo de fricción entre los dos gobiernos, porque no va a resolver el problema” del paso de indocumentados.
Por otra parte, mientras en el Senado se discute una reforma que fijará la temporalidad de la presencia del Ejército en las calles, Gómez Mont aseguró que las fuerzas armadas continuarán ejerciendo labores de seguridad pública en tanto no se reduzca el poder de fuego de los cárteles.
“Las fuerzas armadas están para abatir la capacidad de fuego de las organizaciones delictivas. A mayor contundencia de éstas, mayor contundencia del Estado. En la medida que decidan mimetizar su violencia en esquemas más discretos, serán neutralizadas. La estrategia es clara: la tarea militar es la de la contundencia para contener a la delincuencia”, afirmó.
Asimismo confirmó que en septiembre el Ejecutivo enviará al Congreso una iniciativa de reforma al fuero militar, que restructure la justicia castrense y delimite la competencia de los tribunales militares y civiles en delitos cometidos por soldados, y otra respecto del uso del Ejército en situaciones de peligro, donde están autorizadas a intervenir las fuerzas federales.
Informó que para esta semana su agenda incluye giras a los estados con una situación más delicada. “Acudiré donde se están generando los teatros de violencia a presentar la cara del gobierno federal”, dijo.