sábado, 17 de abril de 2010

Calderón menosprecia muerte de civiles en su guerra contra el narco

Daniel Lizárraga

MÉXICO, D.F., 16 de abril (apro).- El presidente Felipe Calderón afirmó que en la guerra contra el narcotráfico los casos en los cuales han muerto familias completas, incluidos niños pequeños, “realmente son los menos” en comparación con las ejecuciones por ajustes de cuentas entre los cárteles de las drogas.
En un intento por dar certeza a las inversiones turísticas y tranquilidad a los empresarios del ramo –tanto nacionales como extranjeros-- reunidos en la Ciudad de México con motivo del Virtuoso Simposium 2010, el presidente retomó el sentido de sus últimos discursos para tratar de que no se divulgue una mala imagen del país en el extranjero.
Antes de que Felipe Calderón hablara ante los empresarios del ramo turístico en el hotel St. Regis de la Ciudad de México, los diarios, así como los noticieros de radio y de televisión dieron cuenta del enfrentamiento entre narcotraficantes y policías en la costera Miguel Alemán, de Acapulco, Guerrero, durante el cual al menos dos niños perdieron la vida, como consecuencia del fuego cruzado.
Ante las noticias sobre la violencia en México, para el mandatario resultó indispensable aclarar que la mayor parte de las muertes y ejecuciones son parte de la lucha entre los cárteles por el control o defensa de los territorios “Más del 90% de esos homicidios y ejecuciones –enfatizó--, obedecen, precisamente, a la lucha de unos cárteles contra otros. Es decir, no son ni siquiera acciones oficiales, ha habido muchos soldados y muchos policías caídos en cumplimiento de su deber, pero este es un porcentaje que no llega, por ejemplo, al 5 por ciento de esas muertes”, comentó.
Aun cuando minimizó el porcentaje de personas muertas por el fuego cruzado entre las fuerzas armadas y narcotraficantes, Calderón lamentó la muerte de civiles inocentes, y comentó que ese tipo de casos siempre serán “muy penosos” para su gobierno.
“No hay acciones de este tipo, digamos, donde se vea amenazada directamente, o una acción enfocada contra el turismo. Ese no es el caso. Los casos que, quizás, se han registrado, se refieren más bien a muertes de civiles, que son finalmente sorprendidos en algún tiroteo, como ha ocurrido recientemente”, añadió.
“Y son mucho menos todavía, aunque los ha habido, por desgracia, y los lamentamos, de algunos civiles inocentes, alguna vez atrapado en el fuego cruzado entre los delincuentes o policías con delincuentes, pero son realmente los menos", enfatizó.
En un reporte obtenido por la Cámara de Diputados se reveló que la cifra de muertos por la guerra contra el narcotráfico rebasa los 22 mil. En las últimas semanas han caído dos estudiantes del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y un par de niños murieron por fuego cruzado en Tamaulipas, así como otros dos en un tiroteo en Acapulco.
Pero ante directivos de empresas turísticas internacionales, Calderón no sólo pidió a los visitantes extranjeros “enamorarse de México”, sino también que valoren “objetivamente” los niveles de violencia y de muertes en México en comparación con otros países como Jamaica, República Dominicana o Brasil.
“El último dato disponible es que nosotros tenemos un 11.6 homicidios por cada 100 mil habitantes. Es alto, sí. Pero hablemos, por ejemplo, de destinos turísticos. Por ejemplo, Jamaica o República Dominicana. La tasa de homicidios en Jamaica, por ejemplo, es de arriba de 60 homicidios por cada 100 mil habitantes. Lo mismo República Dominicana”, destacó.
“Ahora –añadió-- comparemos también ciudades. Por ejemplo, si la tasa de México de homicidios es de 11.6 por cada 100 mil, la tasa de homicidios en la Cuidad de Washington es 31 por cada 100 mil. La tasa de homicidios en Nueva Orleáns, según la policía local es 75 por cada 100 mil y, según el FBI, es 95 por cada 100 mil.
“Yo sé que tenemos un problema, amigas y amigos, pero deben estar seguros de dos cosas: que lo estamos enfrentando, y lo vamos a resolver”, concluyó.
Proceso17/04/2010