jueves, 22 de enero de 2009

¿ y los priistas que siguen cobrando, cuándo se les despide?

¿Se acabaron los ‘aviadores’ en la SEyC?

Publicado el: 22-Enero-2009

Esta vez, todo hace indicar, la medida va en serio: la Secretaría de Educación y Cultura dejará de pagar el salario y las prestaciones de los maestros que, por haber alcanzado un cargo de elección popular, se hacían acreedores a una licencia con goce de sueldo.

“Comisionados”, es el eufemismo que históricamente se ha utilizado para definir la condición según la cual un maestro puede —al menos en Coahuila— cobrar su salario íntegro sin hacer absolutamente nada para desquitarlo.

La sabiduría popular, sin embargo, ha bautizado con un nombre muy distinto (pero que refleja mejor su circunstancia) a quienes gozan del privilegio de cobrar sin trabajar: “aviadores”.

Como hemos documentado hasta la saciedad en las páginas de VANGUARDIA, el magisterio ha defendido siempre el “derecho” que tienen de hacer tal, afirmando que se trata de una “conquista sindical”.

Y se trata de una “conquista” a la cual, está muy claro, no están dispuestos a renunciar fácilmente, pues ya hay quienes han anunciado que solicitarán el amparo de la justicia federal contra la decisión de la SEyC de suspenderles el pago del salario y obligarlos a solicitar licencia sin goce de sueldo.

Se trata, sin duda alguna, de un alarde de cinismo plantear que se intentará defender con la ley el presunto derecho a ser “aviador”, un privilegio que ha sido condenado reiteradamente por la sociedad porque resulta insultante para los contribuyentes.

Se trata, sin embargo, de una decisión que debe ser bienvenida, pues nada mejor para zanjar la discusión —de una vez por todas— que someter el asunto al arbitraje de un juez.

Habrá que pedirle al área jurídica de la SEyC que atienda el caso con particular rigor, pues nada resultaría más aberrante que por incapacidad o, peor aún, por complicidad, los “aviadores” terminaran siendo legitimados por un fallo judicial.

No existe un solo argumento jurídico que sostenga las pretensiones de quienes han decidido resistir legalmente la medida, pero ciertamente los “aviadores” podrían resultar victoriosos en los tribunales merced a tecnicismos legales.

Así pues, bienvenida la controversia legal anunciada, ya que su resolución judicial no solamente permitirá frenar las pretensiones de quienes hoy buscan que los ciudadanos sigamos financiando sus inmorales privilegios, sino que incluso podría sentar las bases para recuperar una parte del dinero que ilegalmente se han embolsado hasta ahora muchos mentores.

Esperemos solamente que la Secretaría de Educación y Cultura se sostenga en la posición y no termine cediendo a las pretensiones de un gremio cuyos dirigentes se han dedicado por décadas a expoliar el presupuesto público.