miércoles, 28 de enero de 2009

Hasta 340 mil empleos se perderán en México

CARLOS ACOSTA CÓRDOVA

MEXICO, D.F., 27 de enero (apro).- En este año, la economía mexicana registrará una caída de entre 0.8% y 1.8% y podrían perderse hasta 340 mil empleos formales, estimó Guillermo Ortiz, gobernador del Banco de México.

Al presentar el informe sobre la inflación en el último trimestre de 2008, Ortiz Martínez reveló que en ese periodo la economía experimentó una caída de 1% a tasa anual, aunque al cierre el Producto Interno Bruto (PIB) creció 1.5%, debajo de la última estimación oficial, de 2%.

Explicó que la desaceleración que venía presentando la economía mexicana durante 2008 se acentuó a finales del año, y ello da pie para que en 2009 sean mayores los riesgos de un mucho menor crecimiento.

Así, dijo, además de que siguió debilitándose la economía en el último trimestre de 2008, "se acentuó el deterioro de los indicadores de confianza y de clima de negocios".

Todo ello, agregó, propició una caída de 1% del PIB en los últimos tres meses del año pasado.

Y para este año las cosas no serán halagüeñas. Ortiz Martínez planteó el siguiente escenario para 2009:

En materia de crecimiento, dado que "el grado de incertidumbre es muy alto", se estima un crecimiento negativo de entre -0.8% y 1.8%.

Otra vez, el Banco de México discrepó del optimismo de la Secretaría de Hacienda. Hace dos semanas, el titular de esa dependencia, Agustín Carstens, pronosticó que este año la economía registraría un crecimiento de 0%.

Ortiz explicó que usualmente el Banco de México plantea un rango no mayor a medio punto, pero que, precisamente por la gran incertidumbre que hay sobre la marcha de la economía estadunidense y la internacional, se decidió ampliar el rango a un 1%.

Igual en el tema del empleo. Si bien en 2008 se registró una pérdida de "sólo" 37 mil 500 empleos formales, para 2009 se espera una baja de entre 160 mil y 340 mil empleos formales.

En cuanto a la inflación, el gobernador del Banco de México estimó que, a partir del primer trimestre del año, podría "retomar una trayectoria descendente", de tal suerte que, al final del año, la tasa de ubicación se ubique por debajo del 4%, aunque la meta del 3% sólo podría alcanzarse hasta 2010.

Ortiz Martínez abordó también el tema de las tasas de interés. Demandó a los bancos comerciales asumir las pérdidas que pudieran resultar de la incapacidad de las familias mexicanas para hacer frente a sus deudas en tarjetas de crédito, principalmente.

Dijo: "Los bancos están bien capitalizados. Han estado realizando utilidades importantes en los últimos años; van a tener que absorber esas pérdidas. Creo que harían mal en tratar de trasladar al consumidor sus costos, a través de tasas de interés más altas, pues sería contraproducente".

Reclamó de los bancos una actitud "positiva, de entendimiento y de apertura hacia su clientela".

Más tarde, en el foro "México ante la crisis: ¿qué hacer para crecer?", organizado por el Senado de la República, Guillermo Ortiz dijo que, si bien la estabilidad macroeconómica le da al país un mayor margen de maniobra, lo cierto es que el crecimiento económico se encuentra atorado por falta de competitividad.

De hecho, dijo, el país no sólo no avanza, sino que ha retrocedido en materia de competitividad, calidad educativa y crecimiento económico.

"Estamos navegando en un barco sobrelastrado, y quitarnos peso ayudaría a salir de la crisis más ágilmente", añadió.

Proceso28/01/2009