domingo, 25 de enero de 2009

Paran operaciones seis minas ante baja en la demanda de metales por la industria

■ La Camimex asegura que se han cancelado proyectos de exploración y cerrado plantas
■ Desplome de precios metalúrgicos y el encarecimiento de los combustibles, entre las causas

Susana González G.

La crisis económica, el desplome en los precios internacionales de los metales y la disminución de la demanda de los mismos por parte del sector industrial han provocado el cierre o paro de actividades de por lo menos seis minas y proyectos de exploración y explotación de zinc, cobre, cobalto y fierro en México.

El más reciente balance mensual de la Cámara Minera Mexicana (Camimex) precisa que las empresas y plantas afectadas se ubican en los estados de Baja California Sur, Hidalgo, Sonora, Sinaloa, Puebla, Durango y Chihuahua.

“La crisis mundial ha impactado severamente a la industria minera y en México ya existe cancelación de proyectos, cierres de plantas y programación de paros técnicos”, expuso el organismo empresarial al explicar el impacto negativo que ha tenido para el sector el abaratamiento de los metales industriales desde hace año y medio, combinado con el aumento en los precios de los energéticos como el diesel, el gas natural y la electricidad así como las refacciones que se requieren para su extracción.

La situación actual de la industria minera registra un vuelco respecto del crecimiento constante de hasta dos dígitos que registró durante los años 2005 y 2007, según cifras de la Camimex. Así, las estadísticas más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) precisan que para noviembre de 2008, la minería cayó 4.2 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, porcentaje que sin embargo es menor al desplome del 5.4 por ciento que registró la producción industrial en general o a la reducción del 6.2 por ciento correspondiente al sector manufacturero.

En cuanto a empleos, la minería es el sector que menos puestos de trabajo aporta entre las nueve grandes ramas productivas consideradas por el Inegi, IMSS y la Secretaría del Trabajo aún cuando el número de trabajadores contratados no ha dejado de crecer desde el año 2004.

Sin embargo, el sector minero cerró 2008 con 94 mil 703 trabajadores formales, lo que implica una pérdida de 4.3 por ciento respecto a los 98 mil 841 registrados en septiembre del mismo mes y que representaron el máximo récord para la industria en la última década.

La Camimex precisó a su vez que los metales más castigados por la caída de los precios internacionales son el cobre, el plomo y el zinc. El cobre concentra el 28 por ciento de la producción minera nacional, pero su precio ha caído un 56 por ciento, mientras que plomo se abarató 62 por ciento y el zinc lo hizo en más casi 70 por ciento durante el último año y medio.

Por ello han cerrado y se han parado proyectos nuevos en minas de cobre, zinc y cobalto como El Boleo de la empresa canadiense Baja Mining en Baja California Norte; Minera Nuevo Monte en Hidalgo; Cobre de Mayo en Sonora y Minera Nuestra Señora de la empresa canadiense Scorpio Mining Corporation en Sinaloa.

La misma decisión de cerrar tomó Minera Autlán, con plantas en Durango y Puebla que producen ferroaleaciones, mientras que la Minera del Norte en Chuhuahua, dedicada a la extracción, trituración y molienda de fierro, determinó suspender actividades durante un lapso mínimo de seis meses.

Sobre la pérdida de trabajos Camimex menciona que se perderán mil empleos en Cobre de Mayo, 300 en Minera Autlán y 200 en Compañía Minera Norte, es decir un total de mil 500 en tres empresas diferentes, pero no detalla nada sobre las otras compañías mencionadas.

Cabe recordar que hasta septiembre del año pasado, la Secretaría de Economía tenía registrados 628 proyectos mineros a cargo de 257 empresas de capital extranjero, la mayoría de origen canadiense, de los cuales sólo el 13 por ciento se encontraban en etapa de producción y desarrollo, mientras que el resto apenas estaba en fase de exploración.

Las empresas extranjeras en el sector estaban a punto de concentrar la mitad de las actividades mineras del país ya que de mil 828 sociedades o empresas mineras que estaban inscritas en el Registro Público de Minería hasta mediados del año pasado, las de origen extranjero ascendieron a 813, lo que representaba 44.4 por ciento del total.