lunes, 26 de enero de 2009

Grupos sociales se arman contra el crimenSe multiplica en el país la evidencia de “vigilantes”

LA AUTOPROTECCIÓN SE HA MULTIPLICADO
Grupos de diferente procedencia en el país han tomado su seguridad en sus propias manos, o le han encargado a otros que lo hagan.

Ana Ávila El Universal Lunes 26 de enero de 2009

Frente al aumento de la inseguridad, ganaderos, comerciantes, empresarios y comunidades de extranjeros en todo el país han tomado su defensa por mano propia, y existe evidencia de que estos grupos armados de autoprotección se han multiplicado, dice una investigación realizada por EL UNIVERSAL.

El riesgo, advierten fuentes consultadas, es que estos “vigilantes” violen la ley con investigaciones o bien ordenando asesinatos.

Uno de los casos más ilustrativos es el de Gildardo, restaurantero del Distrito Federal eliminado por órdenes de su socio por una deuda. Un testigo que optó por el anonimato narró que después de insistirle en que le pagara, el socio contrató a un grupo de sicarios, quienes secuestraron y mataron a Gildardo. Su cadáver sin cabeza fue hallado el 30 de octubre de 2008, en la colonia Doctores.

En Parral, Chihuahua, los jóvenes ganaderos Jorge y César Muños Reyes, así como un ayudante, fueron detenidos por criminales. Uno de los hermanos fue ejecutado y el otro secuestrado, obligando a los padres a hipotecar propiedades para pagar el rescate. Cinco días después, desesperados por robos, extorsiones y secuestros, ganaderos se reunieron con comerciantes, madereros y otros empresarios con la idea de perseguir a los delincuentes y de protegerse con medios propios.

El 15 de enero pasado se registró la irrupción de un grupo llamado Comando Ciudadano pro Juárez. Envió comunicados a medios informativos y a empresarios de Ciudad Juárez en los que advertía que cada 24 horas mataría a un delincuente. Dijo estar financiado por empresarios y ofreció que “si tienen identificados a criminales pronto podrán mandar a una dirección electrónica datos de la gente mala que merece estar muerta”.