domingo, 25 de enero de 2009

Humberto Moreira sin proyecto económico contra la crisis

Nueva Rosita... ¿pueblo fantasma?

NUEVA ROSITA, COAH.- Más de de 3 mil desempleados de los últimos cuatro meses en la Región Carbonífera sobreviven con las liquidaciones que les dieron las empresas, mientras que otros que conservan sus fuentes de empleo trabajan medias jornadas, lo que tiende a convertirse en un problema social.
Por: Josué Rodríguez 25-Enero-2009


El empresario Antonio Nerio Maltos aseguró en entrevista que los efectos de la crisis global ya impactaron a empresas como Trinity, que se vio en la necesidad de recurrir a los paros técnicos con efectos negativos en la percepción de los trabajadores, quienesven disminuido su salario.
“Esto se ve reflejado en los comercios, pues disminuye el consumo de las familias y sólo se limitan a adquirir lo más elemental”, subrayó.
Destacó que hace cuatro meses la empresa Falcomex se vio en la necesidad de liquidar a cerca de mil 300 empleados debido a los problemas de la industria automotriz en Estados Unidos, más otras de menor dimensión, así como negocios como mueblerías o de conveniencia.
Se estima —añadió—, que al menos 12 empresas maquiladoras se encuentran en paros técnicos, principalmente las que se localizan en el municipio de Sabinas, porque en Nueva Rosita ya no hay empleo.
“Falcomex generaba mil 300 empleos, cerró a principios de enero; Hannes, con 500 plazas cerró a finales de 2008, y todo esto ha llevado a una recesión grave, sin embargo, lo único que pudiera sacar adelante la problemática sería que se reactivar la industria automotriz en Estados Unidos”, subrayó Nerio Maltos.
Es el principio de la recesión
Consideró que si bien es cierto que los trabajadores reajustados tienen dinero por las recientes liquidaciones en las empresas para las que trabajaban, éste no es eterno; se requiere un plan urgente.
“Estimamos que para mediados de febrero se empieza a sentir más la crisis, a pesar de que la principal derrama que se tiene es por la producción del carbón, ésta no es suficiente”.
Dijo que un lado favorable en tiempos de crisis es el programa de blindaje aplicado por el Gobierno del Estado, mediante programas de crédito y sustento en las proveedurías para que las fuentes de trabajo vendan sus productos a la administración estatal.
Antonio Nerio destacó que lo que ha llevado a la crisis en la región es la mala política económica del Gobierno Federal al no contemplar dentro de sus proyectos el dotar de infraestructura portuaria que permita ser más competitiva a la zona.
Alarmante índice de desempleo
“El desempleo se percibe; algunos comercios están a punto de cerrar, y esto nos lleva a una crisis económica”, comentó.
El índice de desempleo es alarmante, pues con base en cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social, en los últimos seis meses la región sólo ha generado apenas 100 nuevos empleos.
“Tenemos más de 12 años que no se abre ninguna empresa nueva que genere empleo acorde al crecimiento que tienen los municipios de la Región Carbonífera a pesar de que hay zonas como Sabinas en las que se tiene confianza de que habrán de repuntar empleos en la construcción de vivienda”, afirmó.
Por ejemplo —añadió—, Nueva Rosita se está quedando sin gente para emplearse en los comercios locales o las pocas industrias, pues algunas han cerrado y otras sólo subsisten con el personal que tienen.
Consideró que el comercio organizado está preocupado “porque los clientes se están acabando, y los pocos que quedan no tienen con qué comprar por falta de circulante”, asegura.
Aseguró que por ejemplo, en Nueva Rosita la población sigue creciendo, cada vez hay más profesionistas que no encuentran trabajo y por lo tanto se ven obligados a emigrar a otras ciudades.
“Aquí no hay crecimiento, las escuelas están llenas, los egresados tienen muy pocas oportunidades de encontrar un trabajo, pues la minería tiene ocupada las vacantes, lo que los obliga a tener que ir en busca de oportunidades a otras ciudades”, mencionó.
Refirió que la Región Carbonífera se ha convertido en un exportador de trabajadores para ciudades como Saltillo, Monterrey, Acuña o Piedras Negras, por mencionar algunas.
Apuntó que el municipio de San Juan de Sabinas depende de los sueldos y salarios que deja la explotación de carbón, sin embargo, se necesita que aterricen programas de inversión en la infraestructura de servicios.
Vanguardia de Saltillo 25/01/09