lunes, 25 de junio de 2012

Elba Esther, tras 5 millones de votos para Peña Nieto

En marcha, sofisticado plan electoral a cargo del SNTE.

Karina Avilés
Publicado: 25/06/2012 10:01

México, DF. Mediante un sofisticado operativo electoral denominado Ágora –el cual incluye estrategias de “inteligencia”, de comunicaciones y menciona seis estados “prioritarios” para la jornada de este primero de julio–, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), encabezado por Elba Esther Gordillo, pretende captar “5 millones de simpatías
(votos)”, para lo cual serán contactadas más de 6 millones 768 mil 250 personas. De éstas, serán “acarreados” a las urnas 3 millones 434 mil 125 ciudadanas y ciudadanos, con un ejército de “27 mil 473 activistas”. Todo a un costo de “151 millones 277 mil 750 pesos”.

De acuerdo con el documento “Sistema digital de activismo y movilización alternativo (Ágora) del SNTE”, la estrategia no sólo es para el “Día D”, como se identifica al domingo de la votación en la que se elegirá presidente de la República, sino ya está en marcha, pues según el “calendario de ministraciones”, hoy lunes se deberán pagar 42 millones 874 mil 187 pesos, además de los 43 millones 155 mil 188 que ya se erogaron el pasado 3 de junio y que en total suman 86 millones 29 mil 375 pesos por varios conceptos, que van desde el “desarrollo informático” hasta los apoyos adicionales a las entidades de mayor importancia según su “competitividad”.

El informe fue dado a conocer por la CNTE

El informe fue entregado ayer por el comité ejecutivo nacional democrático (CEND) del sindicato, a cargo de Artemio Ortiz Hurtado. La organización, que forma parte de la agrupación de maestros disidentes, advirtió que toda esta estrategia es “para operar en favor del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, y no del aspirante de Nueva Alianza, Gabriel Quadri. El objetivo de Ágora es construir el fraude desde antes. Tener la foto de la película antes de que pase la película”, alertó. Este diario pidió una posición oficial del sindicato y su respuesta fue: “No hay opinión al respecto”.

Con el logotipo del SNTE, el documento detalla el entramado organizacional que se llevará a cabo antes y durante este primero de julio, para lo cual ya se tienen ubicadas las casillas. La estrategia incluye un contact center para llamar a cada uno de los 3.4 millones de personas que serán movilizadas a las urnas; el despliegue de “27 mil 473 movilizadores”, cada uno con un teléfono celular para enviar resultados por mensaje SMS en “tiempo real” y a escala de estado, distrito y sección sindical; una encuesta previa, el 30 de junio, con 2 mil 500 casos; otra encuesta de salida el día de la elección, con 12 mil 500 entrevistas, y un conteo rápido de los resultados, “según actas”, en 250 puntos monitoreados del país. Toda esta información será enviada al llamado “cuarto de mando”, creado para la “toma de decisiones”.

En julio de 2006, días después de la elección, se hizo pública una llamada telefónica entre Elba Esther Gordillo y el entonces gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, en la que la maestra reveló la existencia de una “red que armamos en todo el país”, así como de encuestas e información privilegiada para “hablar con Felipe ( Calderón) y vendérselo”.

Seis años después, dicho informe indica, en el renglón denominado “movilización”, que “se tiene programada la captación de 5 millones de simpatizantes”, de los cuales serán “movilizados” 3 millones 434 mil 125 el primero de julio. Las metas se fijaron por casilla, sección electoral y distrito, y fueron “verificadas y firmadas en una carta compromiso por el líder de cada una de las secciones”.

Incluso, se considera que para obtener los “mejores resultados” del proyecto “es necesario dotar de recursos económicos a los 20 mil movilizadores –aunque después se corrige y se habla de 27 mil 473 personas, cuyas actividades tendrán un costo de ‘65 millones 248 mil 375 pesos’– para que sean responsables de trasladar a las urnas” a los simpatizantes estimados.

Así, cada uno de los “movilizadores” o mapaches, como dijo Ortiz Hurtado, recibirá 500 pesos y cada uno de los “movilizados” o “acarreados” obtendrá 15 pesos. En el “Día D” se le agregarán 100 pesos de crédito en su celular a cada “movilizador”.

Los seis estados que el operativo Ágora considera “prioritarios, de acuerdo con su competitividad”, son: Aguascalientes, Chiapas –donde Mónica Arriola, hija de Gordillo, es candidata al Senado por el Panal–, Nayarit, Nuevo León, Sinaloa –la tierra del yerno de la maestra, Fernando González Sánchez, quien también busca un escaño– y Tamaulipas.

En razón de lo anterior, se les dará un presupuesto adicional que en el conjunto de las entidades suma cerca de 7 millones de pesos, así como mil 580 de activistas más por los seis estados.

Los territorios con los más altos costos de “movilización” y mayor número de “contactados” serán: estado de México, la tierra del candidato priísta, donde se operará el “acarreo” de 477 mil 500 personas, 855 mil “contactados” y habrá 3 mil 820 activistas en las secciones 17 y 36 del valle de México. Lo anterior tendrá un costo de 9 millones 72 mil 500 pesos.

Después sigue el Distrito Federal, con las secciones 9, 10 y 11, donde se movilizará a 426 mil 500 personas, se contactará a 853 mil y estarán contratados 3 mil 412 “movilizadores”. En tercer lugar se encuentra Sinaloa, donde se gastarán 8 millones 172 mil 375 pesos, se contactará a 880 mil 250 personas, se “movilizará” a 530 mil 125 ciudadanos –ya con los adicionales– y habrá 3 mil 841 activistas.

Este operativo consta de un “desarrollo informático” de seis etapas: inteligencia (que es la planeación, organización, prioridades y metas); levantamiento (brigadeo); incorporación a base de datos de “geocodificación, segmentación, reporte de cumplimiento de metas por activista, procesamiento” y preparación de la movilización “con listados por activista, ubicación de casillas y logística”. Todo ello antes del primero de julio.

Para el día de las elecciones entrará en operación la fase cinco, denominada “movilización”, con los “reportes de avances en tiempo real, vía teléfono celular, de la movilización por activista con agregaciones por municipio, distrito, estado y a escala nacional”. La etapa seis es el “cuarto de mando”, el cual cuenta con “tres puntos de ubicación para la toma de decisiones, con monitores informando el comportamiento de las casillas en tiempo real durante el ‘Día D’ y un call center”.

La “moderna tecnología” informática que se usará, según el escrito, permitirá “garantizar los mejores resultados para la captación de simpatizantes del partido político –el cual nunca define–, así como movilizar a nuestros promovidos a las casillas”. En el subtítulo “usuarios” sólo se habla de “organización, partidos y candidatos”, y en el de “implantación” se incluye hasta el “hospedaje de la aplicación”, esto es, de los miles de “movilizadores”.

El subtema “reportes” incluye “mapas temáticos electorales nacionales, estatales, municipales, distritales y seccionales”, así como “reportes con las clasificaciones de las secciones electorales”. Los datos obtenidos de las encuestas tendrán los “siguientes perfiles de votantes: sociodemográficos, identificación partidista, evaluación retrospectiva y expectativas ciudadanas, evaluación de autoridades, de candidatos y campañas, y agenda político-legislativa”. Los 250 encuestadores enviarán su información recopilada vía mensaje SMS a un call center.

En “operatividad”, el documento apunta que habrá “tres puntos diferentes” y cada uno contará con un “monitor 1. Resultados” de Ágora; “monitor 2. Tablero de control de la movilización a nivel estado, distrito y sección sindical”; “monitor 3. Resultados históricos de votación por estado, distrito, sección electoral y ubicación de casillas federales electorales”, y “monitor 4. exit poll”.

“El fraude lo harán antes... Con el padrón, la gente de Gordillo ya visitó a los insaculados de las casillas, a los que van a ser funcionarios... ya los convenció de que estén con ellos o los amenazó para que no vayan; ya se formó su gente en la fila, en caso que no lleguen los funcionarios. Durante el día, ya acarrearon, ya hicieron cambio de boletas, ya compraron gente...”, lamentó Ortiz Hurtado.