domingo, 24 de junio de 2012

El asesor que vino del sur

El jueves 14, tres días después de que The New York Times señalara que el candidato priísta Enrique Peña Nieto es ‘fuente de preocupación estadounidense’ por un eventual cambio en la actual estrategia contra el narcotráfico, éste anunció que de ganar la Presidencia nombraría ‘asesor externo’ en materia de seguridad a un hombre que goza de la confianza de la DEA y de la CIA: el general Óscar Naranjo Trujillo...

Óscar Naranjo Trujillo en la ciudad de México junto a Peña Nieto, quien lo presentó como su eventual asesor externo en materia de seguridad, de ganar las elecciones del 1 de julio.


domingo, 24 de junio de 2012


ÉDGAR TÉLLEZ



BOGOTÁ, COL. (Apro).- El 2 de diciembre de 1993 el entonces mayor de la policía Óscar Naranjo Trujillo llevaba ya una semana escuchando las conversaciones de la esposa y los dos hijos de Pablo Escobar, jefe del Cártel de Medellín.

El oficial ocupaba una habitación del piso 30 del hotel Tequendama, en el corazón de esta capital; la familia del narcotraficante permanecía en una suite del piso 29. Escobar desconocía que Naranjo y los hombres de inteligencia de la policía —que seguían sus pasos desde hacía más de un año— habían instalado varios micrófonos en el lugar.

Naranjo supo que el criminal asesoraba a su hijo Juan Pablo en las respuestas a una larga entrevista que daría a la revista Semana, donde contó las peripecias que lo llevaron junto a su madre y a su hermana menor hasta ese céntrico hotel luego de una fallida petición de asilo en Alemania.

Poco después del mediodía de ese 2 de diciembre, Jorge Lesmes, jefe de redacción del semanario, se comunicó varias veces con el hijo del capo, quien le pidió esperar a que terminara de responder las 17 preguntas. La última vez que hablaron fue a la 13:35. Juan Pablo Escobar le dijo a Lesmes que se dirigiera al hotel a recoger la entrevista. "Habían pasado escasos 10 minutos y cuando salía para allá me llamó un oficial de la policía y me dijo que acababan de ‘dar de baja’ (matar) a Pablo Escobar", recuerda Lesmes.

Lo que sucedió fue que las sucesivas conversaciones del joven con su padre le dieron el tiempo suficiente a Naranjo y a la policía para monitorear el lugar desde donde llamaba el capo en Medellín y por medio de un equipo de triangulación electrónica localizaron el sitio exacto. Era una casa en el tradicional barrio Las Américas, hasta donde llegaron más de 100 policías que abatieron al delincuente cuando intentaba huir por el tejado.

Así terminó la carrera del jefe del Cártel de Medellín, cuyo cuerpo ensangrentado fue fotografiado por quienes le dispararon. Ningún medio registró en aquella época que uno de los principales oficiales detrás de la operación contra Escobar fue el mayor Naranjo. Lo supieron años después.

El éxito en la cacería de Escobar catapultó la carrera de Naranjo en la Policía Nacional de Colombia —de la que fue después director— y en la política de su país. Sus posteriores logros contra los cárteles de Cali y del Norte del Valle le granjearon popularidad y la fama de ser "el mejor policía del mundo". Era, después del presidente, el hombre más informado de Colombia. Gozaba además de la confianza y el apoyo de Washington, en particular de sus agencias antidrogas y de inteligencia: la DEA y la CIA.

Por ello fue sintomático que Enrique Peña Nieto anunciara el pasado jueves 14 que de ganar las elecciones nombraría a Naranjo asesor externo en materia de seguridad.

Al parecer el nombramiento de Naranjo como su eventual asesor en materia de seguridad fue un mensaje que Peña Nieto lanzó a Washington.

GOLPES

A fines de los setenta Naranjo estudio sociología y después comunicación social en las universidades Nacional y Javeriana de Bogotá, respectivamente. Quería ser periodista pero al realizar su primer trabajo como reportero sucedió algo que dio un giro a su vida: Para hacer una crónica le pidió a su padre, el entonces general Francisco José Naranjo Franco, comandante de la Policía de Bogotá, que le permitiera acompañar a sus hombres en una operación contra una banda de ladrones. Así presenció el rescate de un industrial secuestrado por delincuentes localizados tras una ardua tarea de inteligencia.

Naranjo no dudó: Le dijo a su padre que quería ser policía. En 1978 se graduó como oficial en la Escuela General Santander. En los siguientes años, mientras escalaba posiciones, Naranjo supo sacar provecho de la permanencia de su padre en la institución, de la que fue director general entre 1981 y 1983. En poco tiempo conoció la policía por dentro y, lo más importante, observó de cerca el funcionamiento del sistema político colombiano. También fue testigo directo del crecimiento de dos males que aún hoy azotan a Colombia: la guerrilla y el narcotráfico.

Ya en las filas policiales Naranjo descubrió que lo suyo era la información de inteligencia. Entendió que tener primero la información le ofrecía una ventaja sustancial a los encargados de ejecutar las operaciones. Ascendió a capitán y fue jefe de un grupo de contrainteligencia, el encargado de detectar las manzanas podridas en esa institución. La experiencia que acumuló en este ámbito fue determinante en la azarosa misión para localizar a Pablo Escobar.

Tras la muerte del capo, el prestigio de Naranjo subió como espuma al punto que fue elegido en 1994 para encargarse de la naciente Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol), un órgano especializado que sólo le reportaba al director de la institución y que fue financiada casi totalmente por Estados Unidos.

Respaldado irrestrictamente por el nuevo director de la institución, el general Rosso José Serrano, y asesorado de cerca por los estadounidenses, en poco tiempo Naranjo montó una moderna estructura con los mejores equipos de intercepción de comunicaciones y con los mejores policías.

Desbaratado el Cártel de Medellín, la Dipol se concentró en la influyente mafia de Cali, cuya cúpula había colaborado en la destrucción del aparato criminal de Escobar y ahora buscaba beneficios jurídicos del Estado. Naranjo trasladó la cacería a la capital del departamento Del Valle. Hélmer Herrera Buitrago y Henry Loaiza, El Alacrán, fueron los primeros en entregarse a las autoridades a principios de 1995.

La capacidad operativa de la Dipol al mando de Naranjo quedó demostrada el 6 de agosto de 1995 con la captura de Miguel Rodríguez Orejuela, considerado jefe máximo del Cártel de Cali. El capo fue detenido en un edificio de la ciudad de Cali luego de varias operaciones fallidas de las autoridades y un mes después de que otro grupo de inteligencia de la policía —que no dependía de la Dipol— capturara a su hermano, Gilberto Rodríguez Orejuela.

A partir de ahí y en los siguientes tres lustros Naranjo se convirtió en punto de referencia de presidentes, funcionarios del Estado, políticos y organismos internacionales. A medida que crecía el número de estrellas en su uniforme, aumentaba su influencia. Poseía además una gran capacidad para comunicarse con la opinión pública y conocía como pocos el intrincado aparato del Estado. Participó directa o indirectamente en las principales operaciones contra el crimen en Colombia a los largo de sus 36 años de carrera policial.

En virtud de las operaciones de la Dipol, Naranjo se hizo visitante asiduo a la Casa de Nariño, la sede presidencial colombiana. En Washington era recibido sin cita previa por los jefes de la CIA y la DEA y en el Congreso estadounidense tejió relaciones con los asistentes más importantes de los senadores y representantes encargados de los temas relacionados con América Latina.

Una llamada o una visita de Naranjo eran suficientes para que los recursos o las ayudas fluyeran hacia la policía colombiana, que en los noventa abanderó la lucha mundial contra los cárteles de la cocaína.

No obstante Naranjo sufrió el primer revés de su carrera durante el gobierno de Andrés Pastrana, quien lo relevó de la Dipol en agosto de 2000, dos meses después de la renuncia del director de la institución, el general Serrano. En apariencia su carrera había terminado y no le quedaba más que el retiro.

Pero varios políticos que le eran cercanos —como el dirigente del Partido Liberal, Rafael Pardo, y Francisco Santos, entonces jefe de redacción del diario El Tiempo y actual vicepresidente de Colombia—abogaron por él. Pastrana lo envió como agregado de policía a la embajada en Gran Bretaña.

Permaneció en el ostracismo hasta que en agosto de 2002, tras la llegada de Álvaro Uribe Vélez a la Casa de Nariño, el recién nombrado director de la policía, Teodoro Campo, lo designó comandante de la institución en Cali, donde muy pocos días después recapturó a Gilberto Rodríguez Orejuela, quien había recobrado la libertad mediante acciones judiciales.

En esa ciudad Naranjo recopiló la información de inteligencia que un año después, cuando lo trasladaron a la Dijin (cuerpo especializado en investigación criminalística) en Bogotá le permitió enfilar baterías contra el Cártel del Norte del Valle. Se trataba de un grupo del crimen organizado liderado por hombres ricos y violentos que sucedieron a los antiguos capos de Cali. Sus principales dirigentes eran Diego Montoya Henao, Don Diego o El Señor de la Guerra y Wilber Varela, Jabón.

El primer golpe contundente contra el Cártel del Norte del Valle fue dirigido personalmente por Naranjo. El 20 de diciembre de 2003, 600 policías ocuparon 10 municipios, realizaron 137 allanamientos y capturaron a 236 personas. Don Diego y Jabón perdieron poco a poco su poder. La policía capturó al primero en septiembre de 2007 y el segundo fue asesinado en enero de 2008 en Venezuela.

LA CAÍDA

Paralelamente a sus éxitos Naranjo empezó a enfrentar señalamientos por una supuesta reunión con un dirigente paramilitar y por filtrar información a la embajada estadunidense.

En septiembre de 2009, durante una declaración ministerial ante la Fiscalía de Justicia y Paz, el exjefe paramilitar Daniel Rendón Herrera, Don Mario, afirmó que Naranjo se reunió en 2004 en una finca del Meta con el narcotraficante Miguel Arroyave, poco antes de que lo asesinaran. La reunión nunca se confirmó. En enero de este año Naranjo reveló que Don Mario le ofreció disculpas por ese señalamiento. Le comentó que lo hizo porque él (Naranjo) lo había comparado públicamente con Pablo Escobar.

El 9 de diciembre de 2010 el periodista Paulo Paranagua publicó en el diario francés Le Monde un cable secreto filtrado por WikiLeaks que hace referencia a Naranjo.

Dicho cable —el número 3441— fue enviado el 13 de diciembre de 2009 por el embajador de Estados Unidos en Colombia, William Bronwfield, al Departamento de Estado. En él comenta que recibió a Naranjo en su calidad de director de la Policía Nacional y que ambos abordaron el tema de "las escuchas ilegales", en referencia al escándalo que enfrentó el gobierno de Uribe a raíz de que se conoció que el Departamento Administrativo de Seguridad interceptó entre 2005 y 2008 las comunicaciones de magistrados, periodistas y dirigentes políticos opositores al presidente colombiano.

Según ese cable, Naranjo compartió con Bronwfield sus sospechas: Que la orden de las escuchas ilegales habría partido del secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, y del consejero presidencial José Obdulio Gaviria.

El embajador advirtió en el cable que se trata de una "especulación... pero una especulación de Naranjo tiene altas probabilidades de ser cierta". E hizo una precisión sobre su fuente: "Es la segunda persona más popular en Colombia y tal vez la más inteligente y mejor informada del gobierno colombiano. Sus puntos de vista y observaciones son consideraciones muy serias".

Naranjo no reaccionó públicamente a los señalamientos del cable filtrado. El presidente Juan Manuel Santos lo hizo por él. Al día siguiente de la filtración realizó una ceremonia en la que impuso la cuarta estrella al director de la Policía Nacional y ante decenas de asistentes declaró: "El general Naranjo tiene el aprecio, el respaldo y la admiración del presidente de la República, de su institución y de todo el pueblo colombiano".

En marzo de 2011 Le Monde volvió a publicar otro cable estadounidense, fechado en octubre de 2009, el cual señala que Naranjo dijo al embajador Bronwfield que José Obdulio Gaviria, entonces asesor de Uribe, gestionó en 2005 el ingreso a la Casa de Nariño del jefe paramilitar Antonio López, Job. Posteriormente el propio gobierno difundió un video en el que, en efecto, se ve a Job caminar por un pasillo de la sede presidencial.

Gaviria respondió en su cuenta de Twitter: "Es evidente: Naranjo le mentía a la embajada (traición a Colombia) y al presidente (traición al gobierno): Llevaremos esto hasta las últimas consecuencias ¿Yo en tratos con Job? El ladrón suele juzgar con su condición. No confunda, Naranjo".

En otro mensaje agregó: "Sus componendas no lo autorizan a endilgarme la ‘jobesca’. Usted, Naranjo, es mendaz. Su avilantez no tiene límites. Usted es un peligro de Estado".