jueves, 19 de abril de 2012

Rubén Moreira Valdés, cinismo “Más Mejor”


Con más asesinatos que en 2011, “El Sonriente” Rubén Moreira, dice en visita a Torreón, que “ha bajado el número de víctimas colaterales”


*Comiendo huevos apuntó que “hay que cambiar la percepción” de la violencia, mientras el número de ejecutados en su gobierno llegó a 255

Juan Monrreal López
Abril 18 del 2012
http://www.democratanortedemexico.com
http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Torreón, Coahuila.- Acompañado por un numeroso séquito de guaruras y funcionarios públicos, que lo acompañaron por los pasillos del mercado popular “La Alianza” a la vez que desplegaban operativos de seguridad en las calles aledañas a esta plaza de frutas, verduras y granos, el gobernador Rubén Moreira Valdés, recorrió el histórico sitio como parte de la propagandística campaña de humo desatada con la intención de disimular el incremento de asesinatos que cubre Coahuila, pero, especialmente a Torreón, que hasta el 15 de abril registró 166 ejecutados; 23 personas más que en el mismo periodo del 2011, según las cifras de la Procuraduría General de Justicia de Coahuila (PGJC).

Sin resultados tangibles en el aumento de la Seguridad Pública estatal y sin estrategia entendible en el combate a la delincuencia, organizada o no; desde el 14 de marzo, Rubén Moreira, ha tratado de posicionar en la opinión pública a través de los medios de comunicación coahuilense, una serie de estribillos que convenzan a los coahuiltecos, que la batalla contra la inseguridad se va ganando. Que los levantones, ejecutados, desaparecidos, secuestrados, extorsionados, asaltos violentos a automovilistas, robos a casas habitación, cierres de restaurantes, bares, comercios, pequeñas empresas, son una mala percepción de los ciudadanos quienes “magnifican los hechos violentos (Rubén Moreira, dixit,)”.

La cruzada publicitaria de Rubén Moreira, inicialmente trató de fijar la idea de que “La violencia llegó a tope”. Después, “No toleraré que tomen la ciudad”. A continuación, “EU ya no ve inseguridad en Coahuila”. Posteriormente, “Gente sale con más confianza a la calle”. Ahora, “hay que cambiar la percepción” de la violencia.

Mientras eso sucede en el mundo de la propaganda gubernamental, la ola delincuencial crece en Coahuila.

En tanto, grandes y pequeñas empresas, entre éstas, Altos Hornos de México, piden a sus empleados no viajar de noche por las carreteras del estado; aviso que en nada se diferencia a los pronunciados por autoridades policiacas de la entidad, una alerta que contraviene la apreciación del heredero del trono de Coahuila, Rubén Moreira Valdés.

El caso es que las ejecuciones ligadas a la delincuencia organizada y no, siguen cubriendo de sangre al estado.

Que las calles de La Laguna se pueblan de ausencias ciudadanas después de las 8 de la noche.

Los centros de esparcimiento y diversión siguen desapareciendo por temor a ser baleados, extorsionados, y, que muchos comercios y pequeña industria de Torreón, cerraron sus puertas; según la COPARMEX-Laguna, 5 mil 500 en Coahuila, en los últimos 5 años, época de ascenso del moreirato al poder del gobierno del estado.

En estos días, de acuerdo a la Cámara de Comercio de Torreón (CANACOTO) sólo en el centro de Torreón, existen alrededor de 350 negocios que bajaron las persianas de manera definitiva.

Coahuila 1mil 700 desaparecidos; 255 personas ejecutadas desde que Rubén Moreira tomó posesión

Los desaparecidos coahuilenses, no son de ayer. Vienen desde que Humberto Moreira, gobernó el estado. Cuando Rubén Moreira despachaba como secretario de Gobierno, a partir la sub secretaría que ocupaba. Desde que el entonces llamado “Zerevro,- por distorsionarlo todo-, del Gobierno de la Gente”, mandó en el PRI. En los tiempos que ocupó la presidencia del la Comisión de Derechos Humanos en la Cámara de diputados, mientras en Coahuila, cientos de personas se desvanecían de sus hogares, hasta completar 1 mil 700 ciudadanos, según reconoce la PGJE; sin que Rubén, se pronunciara al respecto, pese a constituir crímenes de lesa humanidad.

Ya como gobernador, las acciones de Rubén Moreira, no han parado al crimen, ni en Torreón, tampoco en Coahuila. Por el contrario, las cifras de ejecutados se incrementaron en estos primeros 95 días del año hasta 166 personas ejecutadas, 23 personas más que en el mismo periodo del 2011, en esta ciudad.

Peor.

Desde que Rubén Moreira ascendió al trono de Coahuila, heredado por su hermano Humberto, el número de asesinatos dolosos en el estado asciende a 255 personas, sin indicios de que esta ola de ejecuciones se detenga.

Sin estrategia, sin resultados en seguridad pública, ahora Rubén Moreira pide a los ciudadanos de Torreón que “hay que cambiar de percepción” y reclamó no magnificar los hechos de violencia, mientras la ciudad se consume día con día producto del crimen, pero también por las preferencias puestas en Saltillo, a donde centra el acarreo de empleos y presupuesto.

Chabacano y liviano como es, Rubén Moreira exigió que “no podemos jugar contra la marca (Coahuila)”, mientras trata por todos los medios de esconder el gran robo al estado de los 36 mil millones de pesos de la deuda contraída por su hermano Humberto Moreira, e intenta minimizar la responsabilidad del primer gobierno moreirista en la desaparición de las 1 mil 700 personas esfumadas de sus hogares; actos que Rubén Moreira, convalidó como funcionario público, como presidente del PRI y como presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de diputados.

De esto no habló el gobernador de Coahuila, en su gira por los mercados de Torreón; menos mientras se atrancó de huevos en el Mercado Juárez.

jmonrreall@yahoo.com
twitter@jmonrreall