miércoles, 11 de abril de 2012

El oráculo Rubén Moreira, profetizó, “la violencia ya llegó al tope”; los asesinatos siguen

Después de 16 días del pronóstico; en Torreón, hubo 26 asesinatos, totalizando 40 en marzo

*Con Saltillo y Piedras Negras, convertidos en campos de batalla; Torreón, es la séptima ciudad más violenta del mundo

Juan Monrreal López
Abril 3 del 2012
http://www.democratanortedemexico.com
http://www.democratanortedemexico.blogspot.com

Torreón, Coahuila.-
Sin resultados concretos que indiquen la disminución de la violencia generada por la llamada delincuencia organizada, establecido como parámetro el número de ejecuciones en Coahuila y en esta ciudad , el gobernador Rubén Moreira Valdés, auguró mesiánico el pasado 14 de marzo, que la violencia “ya llegó al tope”,- luego de realizar una encerrona de análisis y coordinación con los comandantes de la XI Región Militar-, sin dar a conocer datos precisos para sustentar lo dicho, ya que tan sólo en los meses de enero y febrero de este año, la ola criminal quitó la vida de 105 personas en este municipio. El mes de marzo concluyó con 40 ejecutados más. Hoy 3 de abril, existe un total de 145 personas eliminadas.

Con un promedio de un poco menos de 2 ejecutados por fecha, en estos primeros 90 días del año, Rubén Moreira, olvidó las jornadas incitadas desde la dirigencia estatal del PRI y la diputación federal; cuando colérico, usando todos los foros, explotando cualquier tema en el que fuera interrogado; vertía sobre el gobierno federal la responsabilidad de la violencia exacerbada que vive Torreón, persistentemente exculpando a su hermano Humberto Moreira, cuya herencia gubernamental no sólo es la deuda ilegal de 36 mil millones de pesos, también el mayor número de desaparecidos en la Historia de Coahuila; ciudades con las calles convertidas en morgues públicas; partes del territorio coahuilense sembrado con narcofosas; estructuras policiales y políticas infiltradas por la delincuencia; todo esto, invariablemente convalidado por el actual gobernador desde todos los puestos de poder que ostentaba, y quien iracundo, arremetía contra los ciudadanos y organizaciones sociales, que exhibían al gobierno de su hermano, Humberto Moreira Valdés.

Con una criminalidad “que ya llegó a tope (Rubén Moreira, dixit)”, el pasado 14 de marzo, con total liviandad, Rubén Moreira decretó que la ola de ejecuciones en Torreón, no crecerían más; 16 días después de su afirmación, el número de asesinados en los barrios y calles de la ciudad, llegó a 40; un promedio de casi 2 personas asesinadas por día, después que el gobernador dijera que “es un tema ( el de la violencia y ejecuciones) que va a pasar pronto (Rubén Moreira, dixit)”, cuando la estadística dicta que desde el gobierno de su hermano Humberto Moreira, la violencia se ha incrementado, al igual que desde el inicio del priistas Eduardo Olmos Castro, en la presidencia de Torreón.

Rubén Moreira, de la confrontación, a la adivinación

Doblado por las corruptelas del llamado “Gobierno de la Gente” presidido por su hermano Humberto; Rubén Moreira, mutó su agresividad contra Felipe Calderón, hasta buscar instalarse bajo su gracia; en aceptar que la estrategia de guerra contra la delincuencia organizada establecida por el gobierno de Calderón Hinojosa, es la correcta.
Sin embargo, ni como crítico, tampoco como adivino, Rubén Moreira ha hecho disminuir los asesinatos dolosos en Torreón, por el contrario, éstos aumentan.
Así, durante diciembre del 2011,-el primer mes del gobierno de Rubén Moreira-, las cifras de la Fiscalía General de Coahuila registraron en Torreón, 89 liquidados dolosos. Para enero del 2012, la cantidad fue de 49 ejecutados. Para febrero, los números crecieron hasta 56 personas. Para marzo, la suma de ejecutados llegó hasta 40, para dar un total de 145 ultimados en 90 días del gobierno sonriente de Rubén Moreira, cuyo saldo estatal se encuentra en alrededor de 230 personas asesinadas.

Alto porcentaje de asesinados permanecen desconocidos; el número de mujeres ultimadas, crece


Al revisar las estadísticas de los ejecutados en Coahuila, sobresalen un par de datos; más del 70 por ciento de las personas sacrificadas se encuentran registradas en calidad de desconocidas.

Otra referencia más; el número de mujeres asesinadas se incrementa.

Tan sólo en 2011, alcanzó la cifra de 74 mujeres ejecutadas, la mayoría en Torreón.

De manera que es de dudarse que pronto se cumpla la predicción planteada por el gobernador coahuilense cuando afirma que “después de esta cúspide de violencia regresaremos a mejores estadios de seguridad” y mucho menos que sea "un tema que va a pasar pronto” porque “la violencia ya llegó al tope (Rubén Moreira, dixit)”, aunque las calles y parcelas de Coahuila, abracen cadáveres todos los días.

Por lo pronto, después de esas declaraciones, Rubén Moreira Valdés, no asistió a la reunión para la firma de subsidios para la seguridad de los municipios efectuada en Tamaulipas, bajo la batuta del secretario de Gobernación Alejandro Poiré; el cabecilla del “Gobierno de Todos (los moreiristas)” prefirió pasear por las calles de Saltillo (sólo por la Avenida Victoria), con alcaldes priistas, descollando orondos en una foto les tomaron en la Alameda.

Tal es la preocupación por la seguridad de Coahuila del Moreira sonriente, o el “reloaded” como también ya se le conoce.

jmonrreall@yahoo.com
twitter@jmonrreall