miércoles, 18 de abril de 2012

El candidato de la izquierda manifiesta su respeto a la decisión tomada en Argentina

El gobierno federal deberá explicar los privilegios que ha tenido Repsol: AMLO

Fabiola Martínez

Periódico La Jornada
Miércoles 18 de abril de 2012, p. 12

En medio del debate por la nacionalización de una filial de Repsol en Argentina, Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de los partidos de izquierda, manifestó su respeto a las decisiones de otros países.

“No tengo por qué definir una postura. Somos respetuosos de la decisión que toman otros gobiernos y del principio constitucional de política internacional de no intervención y autodeterminación de los pueblos… No nos metemos en asuntos de otros países porque no queremos que haya injerencia en lo que incumbe sólo a los mexicanos”, resaltó.

Advirtió, sin embargo, que el gobierno federal debe explicar los privilegios que ha dado aquí a esa empresa de capital español. La política de Pemex ha sido muy errática. Un fracaso. En particular deberían explicar por qué se le ha dado tanto apoyo, por qué se ha privilegiado tanto a Repsol; los contratos que se le han entregado, dijo en conferencia de prensa.

Se refirió al contrato de explotación de gas en la cuenca de Burgos, que sólo fue buen negocio para Repsol, no para México, porque no se extrajo más gas, pero sí se pagó una fuerte cantidad a la empresa española. También debe haber una explicación del contrato por más de 20 mil millones de dólares que se entregó a Repsol para comprar gas de Perú.

“Se requiere revisar por qué en el sexenio pasado se vendieron acciones de Pemex a esa compañía… ¿Por qué tanto a Repsol?”, preguntó.

El candidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista (PRD-PT-Movimiento Ciudadano) se reunirá hoy en la ciudad de México con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy. Más tarde acudirá a un encuentro con obispos católicos.

A diferencia de otros actores políticos y funcionarios (el presidente Felipe Calderón criticó el anuncio de su homóloga argentina), López Obrador optó por no calificar la medida tomada en la víspera por la presidenta Cristina Fernández.
Ni censura ni expropiación de medios de comunicación

El candidato de la izquierda presentó ayer su propuesta para impulsar la democratización de medios de comunicación, basada en mecanismos para evitar los monopolios. Explicó que no se trata de eliminar el régimen de concesiones ni expropiar, censurar o crear una excesiva reglamentación, sino que el Estado cumpla el mandato de garantizar el derecho a la información.

“Que existan todas las estaciones de radio y canales de televisión que sean técnicamente posibles (…) No se impedirá a nadie que pueda participar en el terreno de las comunicaciones”, expresó.

Reiteró que de llegar a la Presidencia de la República frenará la tentación que implica el que los medios de comunicación al servicio de intereses creados suplanten con la publicidad y la mercadotecnia el derecho del pueblo a elegir libremente a sus gobernantes.

En otro tema, descalificó la llamada mesa de la verdad, donde PRI y PAN debatirían sobre el presunto incumplimiento de Enrique Peña Nieto a sus compromisos de campaña; aseveró que es una simulación, una cortina de humo para evitar que se investigue el gasto excesivo del mexiquense… Y preguntó: ¿Cómo dicen que se llama? Mesa de la verdad, le respondieron... Ja, ja, ja... ahí nos vemos, dijo al final de la conferencia de prensa realizada, como casi todos los días, al amanecer, en el patio del inmueble que resguarda su despacho en la colonia Roma.

Está pendiente una denuncia ante las autoridades electorales que interpondrá la coalición de partidos de izquierda por el presunto gasto excesivo del abanderado priísta.