sábado, 21 de abril de 2012

Regresan las balaceras a Saltillo: 2 calcinados

Vanguardia
21 abril 2012

Muerte, miedo y caos se apoderaron nuevamente de Saltillo, al registrarse cateos, un atentado con granada, persecución y enfrentamiento que culminó con dos presuntos delincuentes muertos.

A las 11:00 horas elementos de la Marina Armada de México, así como de la Policía Federal Ministerial, apoyaron un cateo efectuado por la PGR en un domicilio de la calle San Juan de Rayas, fraccionamiento Real de Peña.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó mediante la Vocería para Temas de Seguridad que, 20 minutos después, se registró un ataque a una agencia automotriz, localizada entre los bulevares Nazario Ortiz Garza y Rufino Tamayo.

En un comunicado indica que un hombre bajó de un Honda Civic y lanzó una granada hacia la fachada de la agencia; al explotar, el artefacto produjo esquirlas que golpearon cinco vehículos de exhibición, así como los cristales del negocio.

Un convoy del Grupo de Armas y Tácticas Especiales (GATE) detectó cuando los presuntos delincuentes escapaban por la colonia Los Ángeles.

Ahí tomaron la calle Adolfo López Mateos y siguieron después por Sauce, hasta llegar a bulevar Venustiano Carranza.

Los dos hombres a bordo del Honda tomaron el bulevar Humberto Hinojosa, hasta Lago de las Flores, donde ingresaron a la colonia Kiosco Segundo Sector, y se metieron a la calle Cerrada de la Paz donde quedaron acorralados.

Uno de los agresores bajó del coche y trató de brincar una barda, pero fue abatido a tiros por el GATE, mientras que el otro intentó lanzar una granada desde el auto.

El boletín indica que el hombre fue alcanzado por las balas antes de que pudiera arrojarla, por lo que el carro se incendió junto con el cuerpo del presunto delincuente.

La Vocería en Temas de Seguridad informó que en el cuerpo calcinado se encontró una identificación a nombre de Horacio González Torres, con domicilio en Saltillo.

Se aseguró una granada, una arma larga calibre 223 y 5 cargadores abastecidos con el mismo calibre, 2 armas cortas 9 milímetros, 4 cargadores para balas calibre 7.62 x 39, casquillos diversos y el Honda Civic, presuntamente robado.

En Piedras Negras, mientras tanto, un presunto delincuente falleció tras un enfrentamiento durante las primeras horas del día con el Ejército.