lunes, 9 de abril de 2012

Maritza Díaz, la "piedra en el zapato" de Peña Nieto

Así lo consideró Alberto Tavira, autor del libro “Las Mujeres de Peña Nieto”, en entrevista donde se refirió al escándalo armado a través del twitter de Maritza Díaz

Yamel Viloria Tavera/Quadratín DF
09 abril 2012


MÉXICO, DF.- El escándalo desatado por Maritza Díaz en torno a un presunto hijo no reconocido de Enrique Peña Nieto puede crear un efecto negativo en su campaña como candidato presidencial del PRI-PVEM, pues un sector de la población femenina se puede sentir identificado con la imagen de una mujer engañada y abandonada.

Así lo consideró Alberto Tavira, autor del libro “Las Mujeres de Peña Nieto”, en entrevista radiofónica donde se refirió al escándalo armado a través del twitter de Maritza Díaz, al subir una fotografía de su hijo Diego, a quien afirma se niega a reconocer el candidato presidencial tricolor.

Alberto Tavira apuntó: “Yo he podido percibir, desde luego, gente que se ha sorprendido porque es una imagen que el candidato nunca había dado anteriormente, es un discurso desconocido para muchos, ha habido argumentos desde luego a favor y en contra... el electorado femenino es el que ahora está teniendo cierta renuencia hacia esta imagen, porque desde luego generan empatía con estas mujeres que han sido engañadas".

Sin embargo, el escritor descartó que Peña Nieto se haya deslindado de sus responsabilidades: "Esta historia se comenzó a construir cuando Maritza trabajaba en la Secretaría de Finanzas del gobierno del Estado de México, ella ocupaba un cargo muy importante en esa dependencia en el gobierno de Arturo Montiel Rojas, donde pues Peña Nieto, digamos, era uno de los cachorros consentidos”, calculó que esta relación duró tres años y concluyó un año antes de la muerte de Mónica Pretelini.

Apuntó que tras la ruptura, Maritza Díaz decidió irse a vivir un tiempo a Estados Unidos y hacerse sola cargo de su hijo, pues hasta ese momento, Peña Nieto no lo había reconocido; “fue un año más tarde cuando el ex gobernador reconoció al infante y comenzó a hacerse cargo económicamente de él, así como a sostener encuentros ocasionales con él”.

Para contrarrestar este oscuro episodio registrado el viernes en twitter, en el marzo del Día Mundial de la Salud este domingo, Peña Nieto en su cuenta (@EPN), donde estableció un nuevo compromiso, impulsar un sistema de seguridad social universal, para que el derecho de acceso a la salud “deje de estar solo en el papel, y se convierta en una realidad”, pues actualmente 35.8 millones de mexicanos no cuentan con él.

El priista señaló que para tal fin es necesario un sistema de seguridad social universal, que garantice a toda la población un piso básico de protección social, que incluya atención médica de calidad, seguro de desempleo y de riesgos de trabajo, así como una pensión para la vejez.