sábado, 21 de abril de 2012

Dan 'Real' golpe al Barcelona

AP/BARCELONA, España. Los “merengues” dieron un paso más al campeonato de la liga tras vencer a su acérrimo rival en el Camp Nou con goles del alemán Sami Khedira a los 17 minutos y del portugués Cristiano Ronaldo a los 73´. (AP) La cima en juego El primer triunfo del técnico José Mourinho en feudo azulgrana tras 10 visitas previas significó también la primera derrota del Barsa de local en 55 partidos y, a cuatro cotejos de la conclusión del torneo, el Madrid amplió a siete unidades su ventaja sobre el actual tricampeón defensor. Tras 19 partidos invictos, los "merengues" ocupan la cima de la clasificación con 88 puntos. El Barsa, que cerró una racha de 11 victorias consecutivas, es segundo con 81. El chileno Alexis Sánchez, ingresado de suplente, niveló por el Barsa el tanto inicial del Madrid, pero el equipo catalán cedió su primera derrota de local desde el 11 de septiembre de 2010. Mourinho repitió el once que perdió entre semana 2-1 contra el Bayern Munich en la Liga de Campeones, con Fabio Coentrao en lugar del brasileño Marcelo en el lateral izquierdo, mientras Pep Guardiola se la jugó en la punta de ataque con el canterano Cristian Tello en vez de Alexis, que ocupó la banca junto con Cesc Fábregas y Gerard Piqué. El Madrid se vio en control de la situación al comienzo del encuentro. Tras avisar en un tiro de esquina previo con un cabezazo de Cristiano que salvó Víctor Valdés, el Madrid abrió el marcador en otro córner, cuando Valdés dudó en la salida y no consiguió bloquear el remate aéreo de Pepe, que tampoco acertó a despejar Carles Puyol para beneficio de Khedira, que empujó a la red a los 17 minutos. El primer gol en el torneo del mediocampista alemán significó el 108 del Madrid en la liga, nuevo récord de la competición. La anterior marca de 107 se remonta a la temporada 1988-89, también propiedad del conjunto capitalino. La gran ocasión del Barsa llegó a los 27 con un buen pase interior de Messi a Xavi, que apuntó ligeramente desviado en mano a mano con Iker Casillas, que pareció rozar el balón. El equipo blanco reculó y retó al Barsa a lanzarse al ataque sin miramientos, esperando que un contragolpe fulgurante ampliara su ventaja. El cuadro de Guardiola dominó la posesión a pesar del aguacero primaveral, pero no acertó a quebrar la muralla de nueve hombres por detrás del balón dispuesta por Mourinho y alcanzó el descanso a siete puntos del líder. Tello mandó a la grada un excelente servicio de Thiago Alcántara para iniciar la segunda mitad, Xavi lanzó fuera un zapatazo y, con la grada mirando el reloj, Guardiola ingresó a Alexis por Xavi en busca de una reacción que se produjo de forma inmediata, pues el chileno convirtió en gol el primer balón que tocó a los 70. La jugada inició en Messi y se prolongó en Iniesta, que asistió a Tello y el disparo del canterano lo tapó Casillas hacia Adriano, que remató nuevamente al cuerpo del arquero. El último rechace lo cazó Alexis en el área pequeña para nivelar. El Camp Nou rugió y el Barsa se lanzó por la victoria, pero desguarneció su defensa, exponiéndola al contragolpe visitante. El pecado futbolístico lo castigó rápidamente Cristiano a los 73, al recibir de Mesut Oezil y sortear con habilidad y sangre fría la salida de Valdés para el 2-1. El tanto colocó al portugués por delante de Messi en la tabla de máximos cañoneros del torneo con 42 dianas. El argentino, que suma 41, se quedó sin marcar tras 10 cotejos con gol en la liga, cifra récord que comparte con Mariano Martín y el brasileño Ronaldo. El argentino, con 13 goles en los clásicos, se quedó también a uno del récord del azulgrana César Rodríguez, mientras que el portugués lleva 54 dianas anotadas en todas las competiciones en la actual campaña, el mejor registro anotador de su carrera. La peculiar celebración de Cristiano, pidiendo serenidad a la grada, encendió los ánimos locales y Guardiola incorporó a Pedro Rodríguez y Fábregas al abordaje del área de Casillas. Pero el Madrid afrontó el tramo final pletórico de fuerzas e ideas, controló la escena, ató a Messi y presionó sin descanso al cuadro azulgrana, que no encontraba espacios en la tupida defensa visitante. Poco a poco, el Barsa fue desfalleciendo ante el músculo del Madrid, que pudo ampliar en una llegada de Benzema que neutralizó Valdés y un remate fuera de Cristiano tras centro del argentino Gonzalo Higuaín, que entró por el francés. Fue el último cartucho del equipo de Mourinho, justo ganador del partido y, ya casi, de la liga.