domingo, 29 de abril de 2012

Despilfarro monumental con pretexto histórico

EN EL GOBIERNO ESTATAL DE PUEBLA

Historiadores, académicos y amplios sectores de la sociedad poblana están irritados con el gobierno de Rafael Moreno Valle por la frivolidad con la que prepara los festejos del sesquicentenario de la Batalla de Puebla. No sólo gasta millonadas en obras públicas banales, sino que desfigura la historia y anula a los pueblos originarios cuyos ancestros, unidos al sexto batallón ‘Cazadores de las montañas de Tetela’, derrotaron al invasor francés aquel 5 de mayo de 1862

domingo, 29 de abril de 2012


PUEBLA, PUE. (Apro).- Como en una secuela de los fallidos festejos del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, se apresta a celebrar los 150 años de la Batalla del 5 de mayo con una fiesta hollywoodesca, con obras "arbitrarias y destructivas" —que alteraron el escenario histórico y amenazan con privatizarlo— y con un gasto faraónico de más de 3 mil millones de pesos.

Sólo por diseñar y organizar la ceremonia conmemorativa de la gesta heroica de 1862 —que encabezará el presidente Felipe Calderón—, el gobierno poblano pagó a la empresa estadunidense Five Currents, que estuvo a cargo de los actos de inauguración y clausura de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, 162.4 millones de pesos.

"De igual manera que sucedió con los festejos del Centenario y del Bicentenario, nuestras fiestas nacionales (quedan) en manos de las corporaciones transnacionales", se quejaron los trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en una carta abierta publicada en el periódico Excélsior el martes 24.

El gobierno encontró en la exmiss Universo jalisciense Ximena Navarrete a la "mejor embajadora" para esta festividad, porque, según el gobernador Moreno Valle, "representa el triunfo de México", tal como ocurrió en la célebre batalla de Puebla, cuando las tropas mexicanas vencieron momentáneamente al invasor francés.

También se nombró a un Comité Organizador de las festividades, cuyo presidente ejecutivo es el exmandatario Guillermo Jiménez Morales, quien el año pasado organizó los festejos del Bicentenario y del Centenario en esta ciudad.

El tradicional desfile cívico-militar, que en otros años se prestaba para que las escuelas públicas compitieran en la confección de carros alegóricos y en la preparación de los contingentes, esta vez correrá a cargo de organizadores profesionales, informó el secretario de Educación del Estado, Luis Maldonado Venegas. Se desconoce cuánto se erogará por ese servicio.

TRANSMISIÓN NACIONAL

En un principio, el gobierno había anunciado que en el desfile sólo participaría un limitado número de escuelas. Luego de varias protestas, se integró a un mayor número de instituciones escolares; sin embargo, de los 25 mil estudiantes que tradicionalmente participan, ahora sólo lo harán 6 mil y estarán acompañados por artistas contratados por las autoridades locales.

Poco se sabe cómo será la ceremonia cumbre que se realizará en el Centro Cívico-Cultural 5 de mayo y será transmitida en cadena nacional. El contrato que firmó el gobierno con la empresa Five Currents se ha mantenido oculto. Lo que sí se anunció con amplitud fue el concierto gratuito que ofrecerá el salsero boricua Marc Anthony —aunque tampoco se ha dado a conocer el costo de su contratación— para cerrar los festejos de ese día.

En la víspera, la noche del viernes 4, Alondra de la Parra dirigirá a la orquesta sinfónica de Puebla, en un concierto de gala que tendrá como escenario el atrio de la catedral.

El Festival Palafoxiano cambió de nombre este año por el de Festival 5 de Mayo. Durará cinco semanas, periodo en el que se presentarán 800 artistas de 24 países. La entrada será gratuita, según los organizadores, quienes aseguran que el evento total costará 40 millones de pesos.

También, como parte de las actividades conmemorativas, el gobierno estatal y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) invertirán 30 millones de pesos en la producción de una película sobre la histórica batalla de 1862, que, dicen, estará lista para finales de año.

El director de la cinta será Rafael Lara (Labios rojos) y la productora será Anna Roth (Apocalypto). Se rumora también que los protagonistas serán Kuno Becker y la propia Ximena Navarrete. El rodaje se hará en los estudios Churubusco Azteca, con locaciones en Veracruz, Puebla y Francia.

HISTORIA FALSEADA E INTROMISIÓN

Hasta ahora sólo Discovery Channel preparó el documental "5 de mayo, un día de gloria", que se grabó en 10 meses para ser exhibido en los próximos días, aun cuando no se apega al rigor histórico.

La prensa local criticó que en el programa ni siquiera se aluda a los pueblos indios, protagonistas centrales de la efeméride. Con todo, el trabajo fílmico será visto por 10 millones de familias en México y 30 millones más de televidentes en Estados Unidos, según los representantes del canal.

En días pasados, un grupo de nietos y bisnietos de los indígenas que participaron en la gesta heroica como parte del Sexto Batallón "Cazadores de las Montañas de Tetela" se quejaron porque, dicen, el gobierno de Moreno Valle no los incluyó en el festejo oficial del sesquicentenario. Le dijeron que si en verdad quiere reconocer la participación que tuvieron sus ancestros indígenas en defensa de la nación debe atender la pobreza que persiste en las comunidades originarias.

Por lo que atañe al general Ignacio Zaragoza, el héroe de la gesta de 1862 que lideró al bravo Ejército de Oriente defensor de la soberanía nacional, tampoco se le valoró. Este jueves 5 las autoridades inaugurarán dos obras que llevan su nombre, pero que nada tienen que ver con su perfil militar.

Lo irónico es que una de ellas, promovida por la Academia Nacional de Formación y Desarrollo Policial, tuvo un costo de 22 millones de dólares, cinco de los cuales fueron aportados por el gobierno de Estados Unidos con recursos de la Iniciativa Mérida.

Eso permitirá que instructores del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés), de la Agencia Federal Antidrogas (DEA) y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (Immigration and Customs Enforcement o ICE), entre otras agencias participen en la formación y capacitación de las fuerzas policiacas de México.

La otra es un viaducto, en el que se invierten 600 millones de pesos y cuya ejecución está a cargo, sí, de una constructora francesa… Esta obra ha sido reiteradamente cuestionada por el Comité Defensor del Patrimonio Histórico, Cultural y Ambiental de Puebla a causa de su opacidad, así como por la irregularidad en los permisos del INAH y por agredir el paisaje renacentista de la capital poblana.

Una tercera obra que forma parte del paquete conmemorativo es la creación del Ecoparque Metropolitano en los terrenos de Valle Fantástico. El gobierno estatal invirtió 200 millones de pesos en un terreno en litigio desde hace un año con el empresario Ricardo Henaine, propietario del equipo de futbol Puebla.

También será inaugurado el distribuidor vial de la Autopista de México-Puebla en el que, según el gobierno estatal, se invirtieron mil 263 millones de pesos; se reditaron incluso 56 libros alusivos a la efeméride, se acuñó una moneda conmemorativa y se realizó un simposium.

LA ‘REDECORACIÓN’ DE LOS FUERTES

Pero la obra más polémica y cuestionada es el supuesto rescate y acondicionamiento del Centro Cívico Cultural 5 de Mayo, ubicado en el cerro donde se desarrolló la batalla de 1862.

Con una inversión superior a los 600 millones de pesos, el gobierno poblano construyó ahí el Monumento emblemático de los 150 años de la confrontación bélica; también restructuró la Plaza de las Américas, los parques de la Juventud, de la Familia y el Rafaela Padilla y construyó otro que se llama Aventura Extrema, así como locales comerciales y restaurantes en ese entorno.

Reconstruyó también el Estadio Ignacio Zaragoza, el Museo Imagina, las oficinas del INAH y el Planetario; restauró los fuertes de Loreto y de Guadalupe y colocó un nuevo sistema de iluminación, además de rejas alrededor del cerro y puertas de acceso para proteger el lugar histórico.

La semana pasada los tres sindicatos del INAH se unieron para hacer una clausura simbólica de los trabajos del gobierno en los fuertes.

"En Puebla, el gobierno del estado implementa una celebración estilo Hollywood, pagando a compañías extranjeras la realización del desfile para el 5 de mayo y ejecutando obras de costo elevado que poco se relacionan con los hechos de hace 150 años; convierte el escenario de guerra en un parque de diversiones, mientras que las comunidades de donde vinieron los soldados del Ejército Mexicano, zonas indígenas y rurales han quedado en el olvido sin que se valore su contribución al acto que se conmemora", denunciaron los especialistas en la carta abierta publicada el martes 24.

Según ellos, los trabajos en los fuertes son una "redecoración" que alteró el entorno y le quitó historicidad. Se quejaron porque, dicen, al Fuerte de Guadalupe le colocaron una techumbre con estructura metálica y plafón.





EL NINGUNEO

Y si bien el gobernador Moreno Valle insiste en que la conmemoración de la Batalla de Puebla representa "una oportunidad para mostrar que la entidad tiene "un proyecto de visión de futuro", pocos le creen. Cada vez son más numerosas las críticas a su gestión y a sus ambiciones de lanzarse como candidato a la Presidencia de la República para 2018.

En cualquiera de los casos, lo que menos le importa a Moreno Valle es darle dimensión al sesquicentenario. Tanto él como la embajadora de los festejos, la ex miss Universo jalisciense Ximena Navarrete, repiten en televisión, radio, cine e internet que en la batalla del 5 de mayo los diferentes grupos (conservadores y liberales) dejaron de lado sus diferencias y se unieron "como una sola nación" para enfrentar al invasor francés. Una versión a todas luces falaz.

El escritor Paco Ignacio Taibo II vistió Puebla hace unos días para hablar en el Instituto de Ciencias Sociales e Históricas Alfonso Vélez Pliego de la BUAP sobre "Las mentiras oficiales del 5 de mayo". Recordó que los habitantes de la capital poblana, como conservadores que eran, estaban a favor de la intervención y le negaron ayuda a las tropas del general Zaragoza.

Dijo también quiénes sí se unieron para defender la nación, y lo hicieron en el heroico Sexto Batallón: los indios poblanos de la Sierra Norte, originarios de Tetela, Xochiapulco, Cuetzalan, Comaltepec, Xaltetela, Zacatipan y Xocoyolo. Y recalcó: los habitantes de la capital ayudaron a los invasores.

Según Taibo II, las actividades que organizan los gobiernos federal y estatal parecen más bien una fiesta de 15 años frívola o "un Disneylandia que sólo es posible en la cabeza de personas ignorantes, entre la nacoburguesía".

"Yo creo que si los que ahora están organizando estos festejos tipo Disneylandia hubieran vivido en esa época, seguro hubieran estado con los franceses, como la Puebla conservadora de entonces", comentó el escritor.

De manera similar se expresa el investigador del INAH Jesús Joel Peña, quien considera que va a ocurrir lo mismo que con los festejos del Centenario y el Bicentenario, pues la conmemoración va a ser fallida, por lo hollywodesco que nada le dejó al pueblo de México.

Aunque el gasto es millonario, Peña dice que es evidente que la celebración se preparó sobre las rodillas, "muy al estilo del gobernador", pues se centrará en la inauguración de pura obra faraónica y en una fiesta banal que nada tiene que ver con el hecho histórico ni con las tradiciones poblanas.
GABRIELA HERNÁNDEZ