domingo, 16 de noviembre de 2008

Toman miles de maestros Congreso de Guerrero; repudian alianza educativa


■ Luego de tres horas permiten rendir protesta a los 45 diputados de la nueva legislatura

■ Cerrazón de Torreblanca ante el conflicto del magisterio desde septiembre, asegura líder de la CETEG


Sergio Ocampo (Corresponsal)

Chilpancingo, Gro., 15 de noviembre. Miles de maestros ocuparon las instalaciones del Congreso del estado, incluido el salón de plenos, lo que retrasó durante más de tres horas la toma de protesta de los 46 diputados que integrarán la 59 Legislatura. Los manifestantes permitieron esto último después de que se les autorizó utilizar la tribuna para fijar su postura contra la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE).

Cerca de las 11 horas llegaron en marcha unas 3 mil personas que rechazan el acuerdo firmado por el gobierno federal con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE); bloquearon los tres accesos y acordonaron el Congreso. Extrañamente no hubo vigilancia a pesar de que apenas el viernes normalistas rompieron los cristales de la entrada principal de la sede legislativa.

Los disidentes recibieron a huevazos al perredista Héctor Astudillo Flores –quien hace un año, en su condición de secretario de Gobierno, ordenó el desalojo de un grupo de normalistas que ocupaba el Congreso– a Héctor Vicario Castrejón, coordinador de la fracción priísta, quien iba acompañado de su colega Ricardo Moreno Arcos, además de Mario Moreno Arcos y Héctor Astudillo, edil y alcalde electo de Chilpancingo, respectivamente.

El cuerpo de seguridad del Congreso debió franquear el paso a Astudillo Flores, lo que provocó un zipizape de casi un minuto, sin mayores consecuencias.

Hubo otros incidentes, pero el más significativo fue cuando se impidió el ingreso a José Natividad Calixto Díaz, ex dirigente de la sección 14 del SNTE y diputado de Nueva Alianza, quien se resignó a no rendir protesta y se tuvo que retirar ante los gritos de repudio de sus colegas maestros.

El perredista Armando Chavarría Barrera, presidente de la mesa de debates, acordó con una comisión de maestros que permitieran rendir protesta a 45 de los 46 diputados, con la condición de que un representante de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) fijara su postura en tribuna, además de que en esta primera sesión el Congreso se haría un pronunciamiento en rechazo a la ACE, lo que al final no sucedió.

A las 14:10 horas se instaló la sesión solemne y Chavarría Barrera procedió a la toma de protesta de los legisladores. Media hora después Jorge García Hernández, dirigente de la CETEG, subió a tribuna para reclamar que “a más de 75 días de iniciar la lucha contra la criminal ACE, hemos encontrado la cerrazón de (el gobernador) Zeferino Torreblanca Galindo, que no ha logrado entender que más de 65 mil maestros y estudiantes de las normales públicas estamos en paro” desde el primero de septiembre.

Ovacionado por unos cien profesores que se apostaron a un costado de los asientos, advirtió: “No vamos a aceptar la propuesta de la ACE de la nefasta Elba Esther (Gordillo), avalada por la no menos grata Josefina Vázquez Mota, titular de la Secretaría de Educación Pública, y firmada por el espurio Felipe Calderón”.

Exigió al gobernador y al Congreso pronunciarse contra la ACE, que perjudica a los maestros, a quienes se les ofrecen con esta modalidad “contratos de cinco meses que no vamos a aceptar”. Además le demandaron 700 plazas para los egresados de las nueve normales públicas de la entidad.

Finalmente las representaciones de los partidos coincidieron en hacer un llamado al gobernador para que atienda a los maestros y ya no se perjudique a la niñez guerrerense. Debido a las condiciones, el mandatario estatal no asistió a la instalación de la nueva legislatura.

Cerca de las 17 horas, Chavarría Barrera clausuró la sesión sin que se hiciera el pronunciamiento contra la ACE, como había prometido, lo que provocó el enojo de los profesores que lo rodearon para impedirle la salida, pero luego de algunos minutos pudo retirarse, igual que sus compañero, algunos de los cuales tuvieron que brincarse el alambrado del inmueble.