lunes, 24 de noviembre de 2008

Narcotràfico; García Luna, incriminado

Uno de los altos ex funcionarios policiacos recientemente detenidos por sus presuntos vínculos con el narcotráfico, Javier Herrera Valles, había acusado en varios frentes --incluyendo la Presidencia de la República-- al titular de la SSP, Genaro García Luna, de “simular una batalla” contra el narcotráfico mientras servía al Cártel de Sinaloa

Ricardo Ravelo

MÉXICO, DF.- En medio de los escándalos provocados por la llamada "Operación Limpieza", Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública del Gobierno Federal, aparece de pronto cercado y con pocas salidas a su alcance.

Para su desgracia, los testigos protegidos suelen disparar para todos lados, inclusive en contra de las autoridades que los utilizan para apoyar incriminaciones.

Javier Herrera Valles, ex coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva (PFP) --que hace meses denunció que García Luna fue el artífice de un modelo policiaco diseñado para "simular una batalla" contra el narcotráfico, mientras en realidad servía al Cártel de Sinaloa--, fue detenido y arraigado espectacularmente la semana pasada, a partir de las declaraciones de un testigo que lo inculpó de recibir sobornos del narcotráfico. Pero el propio testigo incrimina también a García Luna y al subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP, Facundo Rosas. Ambos recibieron, según su testimonio, costosos regalos del Cártel de Sinaloa.

Ese testigo, Víctor Hugo Martínez Rocha, operador de Marco Antonio Tanil, "El Patrón" --quien a su vez trabaja para "El Chapo" Guzmán-- fue detenido el 6 de octubre pasado. Arraigado por la Siedo, ha rendido varios testimonios --averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/348/2008--, y en algunos de ellos dijo que él fungió como intermediario entre "El Patrón" y los funcionarios para entregar a García Luna y Facundo Rosas regalos como yates y casas.

CON CREDENCIALES

Además, en el expediente citado aparecen fotocopiadas unas 30 credenciales que Martínez Rocha portaba en el momento de ser aprehendido; una de ellas lo acredita como agente del área de Inteligencia Policial de la PFP, mientras que las otras 29, de acuerdo con las investigaciones, serían vendidas para acreditar como policías a socios y empleados del Cártel de Sinaloa.

Todas las credenciales aparecen firmadas por Facundo Rosas.

Por su parte, familiares de Javier Herrera Valles señalaron que éste fue objeto de persecuciones, intervenciones telefónicas y frecuentes hostigamientos después de que denunció, en dos amplias cartas enviadas al presidente Felipe Calderón --una el 15 de febrero y otra el 8 de mayo de este año--, apoyadas con documentos oficiales, la ineficiencia y corrupción que priva dentro de la SPP: tráfico de plazas, ascensos rápidos gracias a complicidades, improvisación de los operativos contra el narco y una fallida política criminal de García Luna que, según las misivas, son las causas del fracaso del gobierno calderonista en su lucha contra el crimen organizado.

Con un legajo de documentos celosamente guardados en su portafolio, Herrera Valles se dedicó a poner en evidencia al titular de la SPP lo mismo en la radio que en la televisión y la prensa escrita. García Luna "está engañando al presidente", decía con frecuencia en entrevistas que nunca fueron desmentidas ni recibieron réplicas. Lo más grave para él era que el presidente de México no le respondiera y, peor aún, que mostrara indiferencia ante toda la información documentada que le aportaba y hacía pública.

Y, en efecto, la respuesta no llegó de Los Pinos, como Herrera Valles esperaba, sino de la SSP.

LA OFERTA

David y Eduardo Herrera, hermano e hijo, respectivamente, del ex funcionario arraigado, narran al reportero que poco antes del 31 de octubre último Javier Herrera Valles recibió un ofrecimiento de parte de la Secretaría de Seguridad Pública. El objetivo: llegar a un arreglo.

--Queremos negociar contigo, te va a ir bien, le dijo una de las personas reunidas con él.

El operador de la negociación, según explican los familiares de Javier, fue Víctor Gerardo Garay Cadena, entonces comisionado interino de la Policía Federal Preventiva (PFP), quien precisamente a fines de octubre pasado fue arraigado por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo) por sus presuntas relaciones con el narcotráfico.

--¿En qué consistía la negociación?, se le pregunta a David Herrera, hermano del personaje arraigado en la Siedo con una costilla fracturada tras la golpiza que le propinaron en su detención.

"La operación la realizó la SSP a través de un despacho jurídico externo, como siempre lo hacen, para no meterse en problemas, que trabaja para la PFP. Querían reinstalarlo, pagarle sus salarios caídos y después jubilarlo. Todo, a cambio de que se callara. Y se lo expresaron con esta frase: "que haya respeto mutuo". Y alguien también le dijo: "¡piénsalo!", pero mi hermano rechazó la oferta".

Paralelamente, al parecer, en las altas esferas de la SSP se urdía un plan alterno: acusar a Herrera Valles por narcotráfico.

El 18 de octubre, mediante el oficio PGR/SIEDF/N824/08, fechado 12 días antes, elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) cumplimentaron una orden: localizar y presentar ante la PGR a Víctor Hugo Martínez Rocha, señalado como representante de Marco Tanil Martínez Méndez, "El Patrón", uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa, particularmente de Joaquín "El Chapo" Guzmán, en el estado de Jalisco.

LA ORDEN

Efectuada la aprehensión, Martínez Rocha fue llevado por los afis a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada y, a las 14:20 horas, lo presentaron ante la agente del Ministerio Público Federal Betzabé María Bello Alba. En ese lugar ya se encontraban Luis Cárdenas Palominos, coordinador de Inteligencia de la SSP; Jesús Ortiz Jiménez, director de Delitos Federales, y presuntamente el subprocurador Felipe Muñoz.

Al enterarse de quién era el detenido, se encendieron las alarmas en la SSP. Cárdenas Palominos, brazo derecho de García Luna, le ordenó a Cosme San Román, director general de Investigación Policial de la AFI, que llevaran de inmediato a Martínez Rocha a las instalaciones de la PFP.

La orden de Cárdenas no era casual. Además de dedicarse al tráfico de drogas y a sobornar a funcionarios, desde 1996 el detenido era "madrina" de la policía y, al ser aprehendido, les dijo a los afis que no lo remitieran a la PFP porque él trabajaba para altos funcionarios de la SSP, aunque en ese momento no mencionó los nombres.

El objetivo de Cárdenas Palominos se cumplió. Víctor Hugo Martínez Rocha fue presentado ante la Siedo por la PFP y no por la AFI. Mediante presiones y ejerciendo todas sus influencias, Cárdenas Palominos logró anular el parte informativo de la AFI, pero los integrantes de ésta no se cruzaron de brazos y rindieron su informe, en el que dicen haber actuado al amparo del oficio de comisión AFI/AGIP/DIDF/0868/08).

El parte informativo anulado, cuya copia tiene Proceso, señala:

El día de la fecha se dio por cumplida la localización y presentación del C. Víctor Hugo Martínez Rocha (.) Dicha localización se llevó a cabo aproximadamente a las 12:50 horas frente a la iglesia "La Conchita", que se encuentra sobre la calle Amanecer Ranchero con la esquina de la calle Texanita, en la colonia Benito Juárez, en Nezahualcóyotl, Estado de México.

Sin embargo, el documento no aparece en el expediente y, en cambio, sí se anexó el que fue elaborado con posterioridad por la PFP (PGR/SIEDO/N/824/08), el cual, según los familiares de Herrera Valles, no incluye detalles, como el lugar de la detención. También se cambió --cuando ya estaba detenido el presunto narcotraficante-- la orden de presentación.

SIGUE ABRIENDO LA BOCA

Lo que Cárdenas Palominos no ha podido impedir, al menos hasta ahora, es que Martínez Rocha siga abriendo la boca, pues de acuerdo con Raquenel Villanueva, abogada de Herrera Valles, y según datos contenidos en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/348/2008, el operador de "El Patrón" dijo a los afis que trabajaba directamente para Facundo Rosas, Luis Cárdenas Palominos y Genero García Luna.

Martínez Rocha rindió su declaración ministerial el 18 y el 23 de octubre último, y sus incriminaciones sirvieron de soporte a la Siedo para girar la orden de localización y presentación de Herrera Valles, quien fue detenido el lunes 17 de noviembre cuando se dirigía a una entrevista a las instalaciones de Televisa, en Chapultepec.

LAS REVELACIONES

En el testimonio, rendido ante la Siedo por Martínez Rocha y a cuyas partes medulares tuvo acceso Proceso, Martínez Rocha implica a los funcionarios mencionados y a Herrera Valles, aunque la abogada de éste, Raquenel Villanueva, sostiene que parte del testimonio de Martínez Rocha, sobre todo donde incrimina a su cliente, "fue fabricado en la SSP".

Martínez Rocha señala en su declaración que proporcionaba fuertes sumas de dinero a Herrera Valles que provenían de Marco Tanil Martínez, "El Patrón"; que vio en junio pasado, en el estado de Guerrero, a Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo"; a Edgar Valdez Villarreal, "La Barbie", y a Javier Herrera Valles, juntos. (En uno de sus alegatos, Herrera Valles niega estas imputaciones y observa que fue cesado de la SSP el 19 de abril pasado).

Dice que una de sus funciones era trabajar directamente para Facundo Rosas y García Luna, que operaba el trasiego de drogas (cocaína) y que para proteger los cargamentos hacía enlaces entre "El Patrón" --su jefe directo--, García Luna y Facundo Rosas.

En diciembre de 2007, a petición de "El Patrón", le presentó al comisionado Herrera Valles y éste le dijo que iban a formar la Unidad Especializada en Secuestros. Para sostener estas pláticas, Martínez Rocha citaba a Herrera, según su testimonio, en los hoteles Walter y Aristos de Acapulco, Guerrero.

ACUERDAN OPERACIONES

Agrega que tiene un hermano de nombre Mario, quien fue integrante de la desaparecida Policía Judicial Federal, y que él comenzó a trabajar como ayudante (madrina) de esa corporación desde 1996.

No es todo. Refiere que, sin recordar la fecha, en un Vip´s Marco Tanil le presentó a Édgar Valdez Villarreal, "La Barbie"; que en ese mismo lugar estaba Javier Herrera Valles y que "El Patrón" le presentó (al de la voz) a Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Luego, continúa, acordaron varias operaciones para transportar cocaína, y en septiembre de 2008, en Acapulco, se reunieron altos mandos de los cárteles del Golfo, Pacífico y Gente Nueva (de Michoacán), y que en esos encuentros también participaron representantes de Los Zetas.

El testigo Martínez Rocha asegura que poco tiempo después arribaron al sitio "El Chapo", "El Patrón" y Herrera Valles. Relata que en junio de este año se volvió a ver con "La Barbie" y "El Chapo" en Acapulco, pues el 20 de octubre último iban a recibir 50 toneladas de cocaína en tres domicilios de Acapulco, los cuales fueron cateados.

LOS REGALOS

La parte más comprometedora del relato de Martínez Rocha es la que se refiere a los regalos que presuntamente le han hecho miembros del Cártel de Sinaloa a García Luna y a Facundo Rosas.

Indica que, por encargo de sus jefes, le compró dos yates al titular de la SSP --Splendor y Dreams--, los cuales se hallan atracados en el Club de Yates de Acapulco. Y que estas embarcaciones se hallan junto a otro de nombre Argos, propiedad, según Martínez Rocha, de Edgar Valdez Villarreal, "La Barbie", quien ha sido operador de los cárteles del Golfo y de los hermanos Beltrán Leyva, grupos que rompieron relaciones comerciales desde enero de este año.
Proceso 23/11/2008