domingo, 23 de noviembre de 2008

Santos Laguna 3 a 1 a San Luis en el partido de ida

Los guerreros quieren refrendar el título


*Los aficionados pobres esperan que Alejandro Irarragorri no mande la señal por televisión de paga

Juan Monrreal López
Noviembre 23 de 2008
Torreón, Coahuila.- En el mejor partido de la jornada de cuartos de final, el equipo de los Guerreros del Santos Laguna, derrotó por 3 goles a 1 a los superlíderes del campeonato mexicano del futbol, los gladiadores de San Luis.

Ante más de 15 mil espectadores que llenaron el Estadio Corona de esta ciudad, la escuadra Santos Laguna comandados por Cuauhtémoc Blanco y Daniel Emanuel Ludueña “El Hachita”, coronaron una tarde de ensueño para la afición de la comarca con un buen juego, pero además, con cómoda ventaja para el partido de vuelta en la ciudad de San Luis Potosí a efectuarse el próximo sábado 29 del presente mes.

Desde el arranque del partido, los aficionados laguneros se mostraron expectantes a la incrustación de Blanco en la oncena titular.

Cuauhtémoc Blanco, recién acaba de ser contratado por los albiverdes para suplir a su centro delantero lesionado, el ecuatoriano Cristian Benítez, quién observó el partido desde la tribuna.

Las acciones del encuentro fueron emocionantes desde el principio, pues ninguno de los equipos se entregó a la especulación de un posible empate.

Los llamados gladiadores de San Luis, abrieron el encuentro disputando palmo a palmo cada tramo del terreno de juego, pero eso no les bastó ante la efectividad de los delanteros de los Guerreros del Santos Laguna.

Las emociones se sucedieron en ambas porterías, pero fue en el minuto 17 del primer tiempo que mediante el cobro directo de una falta, “El Hachita” Ludueña centró al corazón del área de San Luis, para que Oscar Mascorro en un desesperado intento por impedir que Blanco rematara, anidó el balón en propia portería.

La gente en la tribuna enloqueció de emoción, sintiendo que pueden volver a repetir el campeonato.

Cobijados por las porras provenientes de todos los rincones del estadio, los santistas se volcaron sobre la portería defendida por Adrián Martínez.

En el ir volver de ambos equipos, los san luisinos tuvieron oportunidades claras de empatar, sobre todo cuando Israel Martínez, remató a boca de jarro en el minuto 26 un balón filtrado que Osvaldo Sánchez detuvo con la pierna para que finalmente, el Guty Estrada, terminara por echar el balón a tiro de esquina.

Con un ir y venir de alarido, en el minuto 34 en un contragolpe santista, orquestado por Cuauhtémoc Blanco, recibió un balón de espalda y girando trazó hacia Ludueña afuera del área grande, quien esquivando a González Tahuilán, tocó al fondo de la red raso y colocado.

El San Luis, continuó atacando; hasta que casi al finalizar el primer tiempo, Piriz, remató de cabeza un centro de Braulio Luna, que había recibido la pelota del “Chacho” Coudet.

Para el segundo tiempo, la intensidad del partido disminuyó, sin embargo, los ataques prosiguieron en ambas porterías, siendo los de casa quienes más peligros de gol generaron.

Santos forjó 2 oportunidades claras de anotar, pero Paco Torres, primero, y después Fernando Arce, no pudieron concretar las oportunidades que sus seguidores ya cantaban como gol.

Sin embargo, la tercera anotación santista cayó al minuto 78 por conducto de Matías Vuoso, quien con garra se lanzó sobre la pelota una vez que el defensor san luisino González Tahuilán, intentó sacar de la línea de gol un rechace del portero Adrián Martínez, fusilado por un tiro de Edgar Castillo, quien recibió un pase filtrado de Emanuel Ludueña.

La sentencia del cotejo se dictaminó de esta manera.

Lo chusco también corrió a cargo de Cuauhtémoc Blanco.

Casi al finalizar el partido, se encaminó hacia la salida del campo confundido porque se anunció el cambio del número 10.

Portador casi siempre de ese número, pensó que se iría del terreno de juego. Pero Blanco portaba el 9, lo que causó hilaridad del “Hachita”.

En este momento con el marcador 3 a 1 a favor, el equipo Santos sólo necesita empatar o perder por un gol de diferencia para pasar a las rondas semifinales.

Ahora, la afición lagunera que en su mayoría no puede asistir al Estadio Corona, sólo espera que el presidente del Santos, Alejandro Irarragorri Gutiérrez, no los prive de la señal abierta de televisión como lo hizo 2 juegos seguidos, - fechas 15 y 16 -, faltando a su palabra empeñada en agosto del 2007, en el sentido de que ninguno de los juegos de los llamados Guerreros del Santos Laguna sería transmitido por señal de paga.

A ver si cumple.