lunes, 24 de noviembre de 2008

Pasta de Conchos: Rescate por cualquier vía

MIGUEL ÁNGEL GRANADOS CHAPA

Aunque divergen en la estrategia y en los tiempos, dos grupos de deudos de los mineros muertos en Pasta de Conchos hace 33 meses coinciden en su insistencia de reanudar las tareas de rescate de los 63 cuerpos que aún se encuentran sepultados entre los escombros de la explotación carbonífera que estalló en las primeras horas del domingo 19 de febrero de 2006 en esa planta de Industrial Minera México, filial del Grupo México presidido por Germán Larrea Mota Velasco. Es necesario y deseable que las diferencias entre esos grupos no militen en contra de su interés y favorezcan la ruin mezquindad de la empresa y sí ayuden a colmar la posibilidad de las familias de honrar a sus muertos.

El jueves pasado (es decir, el 20 de noviembre, que antaño servía para festejar la Revolución mexicana y ahora sólo es marco de discursos huecos contra la inseguridad imbatible en los hechos), 15 viudas y medio centenar de trabajadores contratados por el sindicato minero ingresaron a las galerías de la mina siniestrada "con el propósito de preparar seria y técnicamente el rescate" de los trabajadores atrapados en los socavones. Las viudas ya habían hecho una primera incursión, el 28 de septiembre, para probar que sí es posible adentrarse en la mina, en sentido contrario a lo proclamado al unísono por la empresa y la Secretaría del Trabajo, que dice basar su criterio en el dictamen emitido por el Foro Científico y Tecnológico y utilizado mañosamente por la autoridad laboral como si clausurara definitivamente las pretensiones de rescatar los restos. En realidad el grupo de trabajo de ese órgano consultivo de la Presidencia de la República emitió una opinión sujeta a cambios en la situación de las instalaciones, algunos de los cuales ocurrieron por el simple paso del tiempo y otros son susceptibles de ocurrir si hubiera voluntad del consorcio minero a cuyo propietario el sindicato minero ha insistido en llamar homicida industrial.

Mantenido a distancia durante largo tiempo por algunas familias de las víctimas de Pasta de Conchos, que le atribuyen una parte de la responsabilidad en la tragedia, el sindicato ha logrado la confianza de otros deudos y consiguió situarse en el movimiento general que impulsa el rescate de las víctimas. La dirección gremial ha insertado su nueva presencia en Pasta de Conchos en su combate general contra Grupo México, una lucha que se libra en varios frentes.

En el de Pasta de Conchos, el sindicato pagará salarios hasta por 250 mil pesos semanales (con cargo a un fondo de 3 millones de pesos) para cubrir salarios y otros gastos originados en ese esfuerzo. Además del acto simbólico de ingreso a los sepulcros, técnicos contratados ex profeso por la organización gremial han capacitado a mineros de la propia planta, así como otros llegados de fuera espontáneamente, o llamados en vista de su experiencia. Las primeras acciones se dirigen a rehabilitar los "túneles que dan acceso a la Diagonal 15 (los cuerpos están en la Diagonal 17) tanto en materia de energía eléctrica, sistemas de bombeo y ventilación, como en el levantamiento de un censo de equipo y materiales que se necesitan para proceder al rescate, tales como equipo de oxicorte, acetileno, máquinas soldadoras, etcétera". Se prevé que las faenas pueden requerir hasta 120 trabajadores.

El hecho de que el sindicato patrocine este esfuerzo y aun cuatro representantes de su comité nacional hayan sido parte del grupo que ingresó a la mina el jueves pasado suscita suspicacias en grupos de deudos y de organizaciones civiles que desde el momento mismo de la tragedia tuvieron presentes irregularidades a cuya consumación no fue ajeno el sindicato mismo, como la subcontratación de tareas a cargo de una empresa distinta, que trabajaba en situación precaria.

De allí surge la reticencia de la organización Familia Pasta de Conchos, que con el aliento del obispo don Raúl Vera, ha ejercido el mayor activismo ante la tragedia, frente al ingreso realizado el 20 de noviembre. En las vísperas, advirtió contra el riesgo de que acciones de ese tipo "sean utilizadas por otros intereses o sectores ajenos a nuestra demanda: el rescate de los cuerpos de los mineros". Prudente y realistamente, sin embargo, esa organización dijo también que ni ella misma "ni ninguno de los organismos que se han sumado a esta lucha ni el Equipo Nacional de Pastoral Social ni el equipo de asesores y defensores de las familias podemos actuar, controlar o posponer acciones que decidan emprender, en el marco de este clima, las familias de los mineros aun sepultados en Pasta de Conchos". Ese clima, ese "ambiente de desesperación" ha sido generado por "la negatividad y negligencia de la empresa y la lenta respuesta del Estado". Aquélla, Industrial Minera México, "ha hecho de manera absurda y violenta hasta lo inimaginable para entorpecer y evitar que la justicia sea posible".

En su propia estrategia para rescatar a las víctimas, la Familia Pasta de Conchos, aunque inspirada por un dominico, sigue la línea de los monjes benedictinos Orare est laborare, es decir "a Dios rogando y con el mazo dando". Como ha hecho los días 19 de cada mes, el miércoles pasado realizó la Celebración Eucarística a las puertas del domicilio social de Grupo México, y avanza en su camino político y jurídico hacia el rescate. A instancias del diputado José Antonio Almazán, la Secretaría del Trabajo accedió a establecer una mesa de diálogo con esos deudos, que efectuó ya dos sesiones, el 13 y el 20 de noviembre.

En la primera, sus asesores técnicos "dejaron asentado que se puede entrar a la mina, ya que es fundamental saber cuáles fueron las causas del siniestro y las cuadrillas de rescate sabrían cómo llegar con seguridad a todos los lugares, restablecer la ventilación, etcétera. Quedó de manifiesto que no debe haber mucho gas y el poco que haya no puede ser limitante para entrar". En la del jueves pasado, abogados del gobierno y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se habrían reunido con los de las familias para establecer las pautas legales que rijan el rescate.

El 27 de noviembre una tercera reunión permitirá contrastar el parecer de los técnicos de las familias con el de los expertos del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, para "cuantificar y evaluar las nuevas condiciones de la mina y emitir una opinión conjunta sobre dichas condiciones debido a que, al haberse suspendido las labores de exploración y explotación del carbón, el gas ya no representa ningún peligro".

De modo que, por vías diversas, que pueden ser complementarias en tanto no se estorben ni se descalifiquen, los deudos de Pasta de Conchos están en posibilidad de descender a los sepulcros de los suyos y rescatar sus restos.

Proceso 23/11/2008