sábado, 15 de noviembre de 2008

Aprueba la mayoría priísta en el Congreso de Durango nueva legislación electoral

■ Inconformidad de PT, PRD y PAN; “el tricolor sólo busca seguir en el poder”, dicen
■ Reducción de tiempo de campaña y crear comisión que fiscalice recursos, entre los cambios

Sául maldonado (Corresponsal)
Durango, Dgo. 14 de noviembre. Pese al voto en contra de PAN, PRD y PT, todos los diputados del PRI, uno de Nueva Alianza y otro del Partido Duranguense aprobaron una nueva legislación electoral que sustituye a la aún vigente y cobrará efectos al aparecer en el Diario Oficial del estado.

A las 2 de la madrugada del viernes, la mayoría priísta en el Congreso local y dos de sus aliados aprobaron por 19 votos contra 11 remplazar el Código Electoral en vigor; no obstante, diputados y dirigentes opositores anunciaron que interpondrán una acción de anticonstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con el propósito de revocar la medida.

El nuevo cuerpo legal contempla dar al partido que gane todos los distritos una curul adicional de minoría para que tenga 18 y no 17 diputados, mientras los opositores en vez de repartirse 13 tendrán únicamente 12, además de aumentar a nueve años el periodo de tres consejeros electorales y dejar en siete el de los restantes cuatro miembros del Consejo General integrado hace menos de un año.

Con ello tres consejeros –incluido el presidente del Instituto Estatal Electoral (IEE)– deberán renunciar al cargo con sus respectivos suplentes para que los diputados elijan a los que ten-drían periodos de nueve años, y se creará una comisión especial que fiscalice los recursos de campaña e impida el uso de dinero ilícito.

El nuevo Código Electoral reduce de 90 a 80 días la campaña para gobernador, y de 60 a 50 las de diputados y presidentes municipales. Según los legisladores de PAN, PRD y PT, la medida es insuficiente y consideraron que el PRI “sólo aprobó una reforma para permanecer en el poder”.

Claudia Hernández Espino, del PAN, dijo que la fiscalización debió consistir en que una instancia independiente vigilara el uso de recursos públicos para evitar dispendio, pero “el PRI no quiso”, y sobre la duración de las campañas, ignoró el planteamiento opositor de reducir a 60 días la de gobernador y a 45 la de diputados locales y alcaldes.

Además, en materia de financiamiento el PRI se adjudicó un monto mucho mayor que el otros partidos, “no sólo con un criterio de votos, sino de diputados obtenidos”, y amplió los gastos de campaña entre 10 y 15 por ciento para la elección a gobernador, objetó la legisladora.

El priísta Adán Soria dijo que los cambios aprobados homologan al estado con la reforma federal electoral. “Así se nos pedía y así se hizo, pero la oposición busca una reforma que convenga a sus intereses y no a la democracia”, indicó.
El perredista José Arreola Contreras rechazó que lo aprobado sea una homologación y lo definió como contrarreforma, pues el tema de las coaliciones quedó como estaba y los partidos pequeños mantuvieron la “cláusula de vida eterna” que les permite vivir al amparo del más grande.

A su vez Juan Carlos Gutiérrez Fragoso, líder estatal del PAN, dijo que los priístas impusieron su mayoría y buscan continuar en el poder, por lo cual se interpondrá un recurso de inconstitucionalidad ante la SCJN; mientras Arturo López Bueno, de la comisión política del PT, aseguró que se valora ir a la máxima instancia por separado o en grupo.