martes, 25 de noviembre de 2008

En 19 meses se han reportado al menos mil 14 feminicidios




















■ El mayor número de ejecuciones, en estado de México, Chihuahua, DF y Jalisco
■ Revela estudio que en 42.7% de los casos las víctimas tenían entre 21 y 40 años
■ Hoy, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Víctor Ballinas



El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) destaca que del primero de enero de 2007 al 31 de julio de 2008 se reportaron mil 14 homicidios dolosos contra mujeres en 13 estados del país.
En su informe Una mirada al feminicidio en México resalta que 42.7 por ciento de los casos correspondieron a mujeres de entre 21 y 40 años de edad, y que las estadísticas revelan una alta incidencia de ejecuciones de jóvenes de entre 11 y 20 años, que representan 13.8 por ciento del total evaluado.
En el contexto del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el OCNF dio a conocer su análisis 2007-2008, en el cual señala que de las mil 14 ultimadas 15.9 por ciento eran amas de casa, 12 por ciento estudiantes o menores sin ocupación, 8.6 por ciento empleadas o trabajadoras domésticas y en 50.4 por ciento de los casos no se contó con información.

La investigación, que analiza los casos suscitados en Chihuahua, Nuevo León, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Distrito Federal, estado de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Tlaxcala, Tabasco y Yucatán, subraya que las mujeres padecen tortura y violaciones sexuales, y son privadas de la vida “de manera brutal”.

El OCNF denuncia que cuatro de cada 10 mujeres y niñas (41 por ciento) fallecen a consecuencia de actos que implican uso excesivo de fuerza y agresiones físicas, como asfixia, heridas con armas punzocortantes y traumatismos craneoencefálicos.

Una de cada cuatro muere baleada (25.7 por ciento) y en 26 por ciento de los casos analizados (269) no se determinaron las causas del deceso de mujeres y niñas. Ello se debió, acusa, a que las procuradurías de Justicia del Distrito Federal, Guanajuato, Tabasco y Chihuahua no proporcionaron información.
El documento resalta que el estado de México, Chihuahua, Distrito Federal y Jalisco reportan el mayor número de casos de las 13 entidades analizadas. “Se consideró necesario hacer una información dentro de los parámetros de prevalencia, con lo cual se obtuvo que las entidades con mayor incidencia de homicidios dolosos son Chihuahua, Morelos y Distrito Federal.”

No obstante, explica que en la fórmula de prevalencia aplicada los estados que ocupan los primeros sitios son Morelos, Sinaloa, Sonora, Distrito Federal, estado de México y Tlaxcala, con el mismo número.

Destaca: “en años recientes se ha podido documentar y hacer visible el número de mujeres que han sido asesinadas en el país: 6 mil en el sexenio de Vicente Fox, y mil 88 de junio de 2006 al mismo mes de 2007”.

En el informe se asevera que, a pesar de la gravedad del problema y de la exigencia nacional e internacional de que se solucione esa situación, “el Estado mexicano no ha establecido acciones o mecanismos realmente eficaces para atender la problemática. Las políticas públicas no han sido suficientes para garantizar el respeto a los derechos humanos de ese sector de la población y con ello garantizarles el acceso a la justicia y a una vida libre de violencia”.

El análisis hace notar que los feminicidios expresan situaciones extremas de violencia contra mujeres y niñas, y son la continuación de un estado de terror que incluye diversas formas de humillación, desprecio, maltrato físico y emocional, hostigamiento, abuso sexual, incesto, abandono y acoso.

Detalla que hay varias tipologías: feminicidio íntimo, es decir, la privación dolosa de la vida cometida por un hombre con quien la víctima tenía o tuvo relación de convivencia, o sea, noviazgo, amistad, compañerismo y vecindad, entre otras. Feminicidio familiar íntimo: privación dolosa de la vida cometida por el cónyuge o cualquier descendiente o ascendiente en línea directa o colateral hasta en cuarto grado.

Feminicidio infantil, que es la privación dolosa de la vida a menores, ya sean hijas, descendientes o colaterales hasta en cuarto grado, hermanas o que tenga alguna relación afectiva o de cuidado. También se encuentra el feminicidio sexual sistemático, que es el asesinato codificado de niñas y mujeres por el hecho de serlo, cuyos cuerpos son torturados y arrojados a lugares transgresivos por hombres que hacen uso del sexismo y la misoginia.

Finalmente está el feminicidio por ocupaciones estigmatizadas, es decir, “las mujeres que son ultimadas por la ocupación o trabajo que desempeñan. Se trata de bailarinas, meseras o trabajadoras sexuales”.

En Chihuahua, Sinaloa, Tamaulipas, Sonora y Nuevo León, en el periodo analizado, fueron ejecutadas 281 mujeres, 23 de ellas niñas de cero a 10 años, y 63 de 21 a 30 años.

En Tlaxcala, estado de México, Distrito Federal, Morelos, Jalisco y Guanajuato, en el periodo mencionado, 681 fueron ultimadas, 67 eran niñas de cero a 10 años. Otras 182 tenían entre 21 y 30 años, y 114 de 31 a 40.

En Tabasco y Yucatán se reportaron 52 feminicidios; en ningún caso hubo mujeres de cero a 10 años.

En el total de los casos de mujeres y niñas, 9.27 por ciento tenían entre cero y 10 años, es decir, un total de 94. El 24.94 por ciento, 253 crímenes, correspondió a víctimas de entre 21 y 30 años.