viernes, 14 de noviembre de 2008

Desempleo en Coahuila es el segundo mayor del país

EL SIGLO DE TORREÓN/ Torreón, Coah.

Coahuila se ubicó como la segunda entidad con la mayor tasa de desempleo con 5.61 por ciento, sólo después del Distrito Federal con 5.74 por ciento, según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al tercer trimestre del año.

Con esta cifra se puede señalar que existen 42 mil 887 coahuilenses sin empleo y que están en edad de trabajar (mayores de 14 años), según datos el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Coahuila cuenta con 764 mil 484 mayores de 14 años, es decir la Población Económicamente Activa.

Coahuila se ha ubicado en los últimos tres años con tasas de desempleo superiores a la media. En el mismo trimestre, pero de 2007 la tasa de desempleo se ubicó en 5.19 por ciento.

Por su parte, en Durango la tasa de desempleo se ubicó en 3.81 por ciento, inferior a la media nacional.

Según datos de esta misma encuesta, en el tercer trimestre del año, las personas desocupadas se incrementaron en 9.1 por ciento anual.

El nivel de desocupación llegó a 1.9 millones de personas, el mayor desde que se tiene registro, de las cuales las que fueron despedidas o que terminaron su relación laboral representaron 41 por ciento del total.

La población desocupada representa 4.2 por ciento de la Población Económicamente Activa, superior al 3.9 por ciento registrado en el tercer trimestre de 2007.

La ENOE define a la población desocupada como aquella que no trabajó siquiera una hora durante la semana de la encuesta, pero manifestó su disposición por hacerlo.

En un año, se desocuparon 159 mil personas, de las cuales 115 mil fueron despidos.

En tanto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reconoció ayer que parte de los países miembros de esta organización, México entre ellos, entraron en recesión y el desempleo seguirá en aumento.

De acuerdo con la OCDE, existe el riesgo de que los mercados emergentes observen un golpe mayor a consecuencia de la desaceleración global y de la reevaluación del riesgo por parte de inversionistas extranjeros.