domingo, 8 de julio de 2012

Fallan obras a Ssa

Lleva Ssa 4 años en la construcción de sede homeopática y sigue inconclusa

Víctor Fuentes

Ciudad de México (8 julio 2012).- En la Secretaría de Salud (Ssa), la mala planeación y el retraso en construcción de obras son una grave enfermedad para la que no tienen recetas ni medicinas.

A cinco meses de que termine el sexenio del Presidente Felipe Calderón, tres de los proyectos de infraestructura de salud más importantes de su Gobierno llevan años en obra.

Dos de ellos, el nuevo Hospital Nacional Homeopático y la nueva sede del Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica, acumulan cuatro y tres años en obra, respectivamente.

Un caso más es el edificio del Instituto Nacional de Medicina Genómica, que, si bien comenzó a construirse en 2005, antes de que Calderón encabezara el Gobierno, aún no se concluye.

En todo este tiempo, el presupuesto para las interminables construcciones se ha disparado o no está claro.

Para el hospital de homeopatía se habían presupuestado 433 millones de pesos, y se planeaba construirlo en un plazo de 2 años.

Sin embargo, la obra terminará costando por lo menos 701 millones de pesos, 62 por ciento más de lo previsto.

"El proyecto sufrió retrasos e incrementos en la inversión ocasionados por falta de información en los estudios de mecánica de suelos y el redimensionamiento de algunas áreas", explicó la Ssa en un documento de marzo pasado que envió a Secretaría de Hacienda.

José Ibáñez Hernández, director del Hospital Nacional Homeopático, confirmó que aún no está terminada la obra, aunque adelantó que esperan abrir en octubre, pero sólo en consulta externa.

De hecho, en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2009, la dependencia estimó que los recursos necesarios sólo ascenderían a 372 millones de pesos para construir 14 mil metros cuadrados de obra nueva, dos mil de remodelación, y casi 5 mil de estacionamiento subterráneo.

A estas alturas, sin embargo, comprende casi 20 mil metros cuadrados de obra nueva, 3 mil 300 de remodelación, sólo 2 mil 300 de estacionamiento, y 2 mil 400 de "obras exteriores", luego de que la UNAM intervino para corregir el proyecto ejecutivo.

Otro problema fueron los daños a terceros, ya que durante las excavaciones se colapsaron las redes de agua y alcantarillado cercanas, lo que provocó costos adicionales.

El desarrollo de la obra ha sido complicado, pues Salud la dividió en cinco etapas, cada una con su propia licitación y empresa ganadora, amén de licitaciones paralelas para el edificio anexo de enseñanza y laboratorios, así como para la supervisión externa.

En consecuencia, al menos ocho empresas han ganado contratos de construcción y supervisión.

La última licitación fue fallada el pasado 25 de junio, en favor de Grupo Constructor EJA, que cobrará 32 millones de pesos con el compromiso de concluir en 82 días un catálogo de trabajos pendientes que abarca 522 conceptos, lo que daría tiempo a que el hospital sea reinaugurado antes de que termine el sexenio.

Una vez terminadas las obras, con costo de 510 millones de pesos, se invertirán 191 millones de pesos adicionales en equipamiento, lo que completará los 701 millones.

El HNH tiene ese nombre porque es la única institución pública del País que ofrece tratamientos homeopáticos, pero también cumple las funciones de cualquier hospital de segundo nivel de atención, con medicina interna, gineco-obstetricia y cirugía general.

Como el hospital lleva más de tres años sin dar servicios, explicó Salud a la SHCP, se ha incrementado el déficit de atención a pacientes en su área de influencia, que abarca seis delegaciones del DF.

Dicho déficit ascendió en 2011 a 680 mil consultas de las cuatro especialidades básicas de segundo nivel, 70 mil cirugías y 20 mil camas-día de hospitalización.

Una vez que abra sus puertas, el HNH tendrá 80 camas censables, 3 salas de cirugía, 28 consultorios, de los que 14 son de medicina homeopática, área de laboratorio y servicios auxiliares de diagnóstico.

En el nosocomio de medicina genómica, la edificación comenzó en 2005 y, a la fecha, no está claro cuánto se ha invertido en la obra, advierten diputados.

Mientras la Auditoría Superior de la Federación (ASF) asegura que hasta 2010 se habían ejercido mil 931 millones de pesos en la construcción del edificio, Salud afirma que han sido alrededor de mil 150 millones y que el costo final será de mil 314 millones de pesos.

Más allá de lo invertido, la construcción presenta serias deficiencias, reporta la Auditoría.

Otro caso es la nueva sede del Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica, que empezó a construirse en 2009.

En la Secretaría de Salud admiten que la obra no ha concluido y en el Instituto ignoran cuándo será entregada la nueva sede.

A principios de año, el edificio en la zona de Plateros tenía un avance de apenas el 60 por ciento.

Reforma
08/07/2012