viernes, 27 de julio de 2012

Fallan revisiones de minas

EL SIGLO DE TORREÓN / TORREÓN

EMPRESA DUEÑA DE MINA DONDE MURIERON 7 PERSONAS EVADIÓ SANCIONES PARA ABRIR POZO DE CARBÓN

Las inspecciones de seguridad que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) realiza en minas de carbón en Coahuila no ha sido efectiva para mejorar las condiciones de trabajo sobre todo en los llamados "pocitos", donde más de 30 personas han muerto en el último año y medio.

La falla en las inspecciones fue puesta al descubierto en la mina de Múzquiz donde siete personas murieron el miércoles tras un derrumbe causado por una explosión de gas.

La mina era un "pozo" clandestino abierto luego de que la STPS había clausurado un sitio de extracción de la empresa Mineral El Progreso.

El titular de Protección Civil de Coahuila, Francisco Martínez, dijo que la última inspección de la mina fue el 22 de junio, cuando se clausuró un pozo por no tener salida de emergencia.

A pesar de las restricciones, el pozo donde ocurrió el accidente fue abierto hace menos de dos semanas y no estaba autorizado.

Martínez Ávalos dijo en una entrevista radiofónica que la STPS considera el lugar del accidente un pozo "clandestino".

Hace un año, tras el quinto aniversario de la muerte de 65 mineros en Pasta de Conchos, la STPS y el Gobierno de Coahuila señalaron la necesidad de aumentar las inspecciones en las minas, pero las condiciones de trabajo se mantienen precarias y las clausuras no son vigiladas.

La STPS dice que no tiene inspectores suficientes para garantizar la seguridad.

2011 fue el peor año para los mineros de carbón desde 2006, al registrarse 30 muertes en 9 accidentes. En lo que va de 2012 ya han muerto 10 personas en tres accidentes.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos reportó que la mayoría de las minas de carbón no cumple con condiciones mínimas de seguridad, carece de salidas de emergencia y los trabajadores ni tienen equipo adecuado.

Martínez dijo que el Gobierno de Coahuila obligará a la empresa a asumir su responsabilidad con los familiares de los mineros muertos.