lunes, 23 de julio de 2012

Operador del PRI decide hablar: Lo de Monex se volvió escándalo porque EPN no cumplió los pagos

Sinembargo.Mx
23 julio 2012

Luego de una serie de irregularidades que alimentaron la desconfianza de la estructura electoral que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) armó por medio de un operador político foráneo, México Martínez Lerma se vio orillado a denunciar públicamente la deficiencia en los pagos prometidos a los representantes de casilla.


Guanajuato. Esto derivó en el gran tema de la elección 2012: La tarjeta Monex, hoy supuestamente bajo investigación de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Martínez Lerma, quien el 25 de junio señaló públicamente en una rueda de prensa realizada desde el Comité Directivo Estatal del PAN las inconsistencias en los pagos incumplidos que habrían de ser efectivo mediante depósitos en las tarjetas Monex, detalla ahora en entrevista su historia, en donde un priista de nombre Alfredo Calzadilla Márquez fungió como la conexión entre ellos y la cúpula del PRI.

Originario del municipio de Valle de Santiago, al sur de Guanajuato, México Martínez Lerma, de 42 años de edad, se dedicaba a la compra-venta de divisas, así como a colaborar para una empresa ensambladora de aviones en el estado de Querétaro. Padre de tres hijos, divorciado y con la custodia de su hija de 11 años, se adhirió como militante del PRI desde el 2006 para participar en la campaña de Roberto Madrazo.

Cuenta que en el mes de marzo de 2012 se le invitó a que se integrara al proceso interno de la elección en Valle de Santiago para candidato a la alcaldía. Pero una vez que se vino la conformación de la alianza con el Partido Verde, llegó un “delegado técnico” desde el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, de nombre Alfredo Calzadillas Márquez. “A él le correspondía todo el distrito de Valle de Santiago, Celaya, Cortazar y Jaral del Progreso”, dice.

“Estaba en una reunión en el Hotel la Casona, [cuando] el presidente del partido, Francisco Javier Contreras Ramírez, hizo el nombramiento de una segunda persona en el cargo. Era Raúl Frías Ramírez. Pero a los dos días les dice que él no quiere ser el representante de acción electoral; entonces Alfredo Calzadillas me hace la invitación a mí para que yo sea el encargado del programa”, narra.

De esa manera, Martínez Lerma se relacionó directamente con Calzadilla Márquez. “Empezamos a platicar y me dice que si yo le puedo ayudar a conformar la estructura electoral para Valle de Santiago […]. Yo le dije que sí, y me hizo la propuesta de que, si aceptaba el cargo, me otorgaría 18 mil pesos en dos parcialidades, dos pagos de 9 mil pesos.

Martínez Lerma aceptó el cargo de coordinador de la representación y capacitación electoral.

“Yo empecé mi proceso. Las rutas de los representantes generales. Y elaboro, como se deben de elaborar, para los representantes urbanos, rutas de 10 casillas. Una vez que elaboré las rutas fui el encargado, junto con el equipo del PRI, de buscar los perfiles para que esas personas fueran las que integraran el cuerpo de representantes generales y a la vez integraran las representaciones de casilla”.

El trabajo comenzó y los integrantes de la representación electoral empezaron a reunir a su gente. De acuerdo con Martínez Lerma, Alfredo Calzadillas le solicitó que hiciera dos estructuras, una para el proceso federal, y otra para lo local, pero “una vez que yo hice las estructuras, al tiempo me dice que sólo se iba a quedar una estructura” la federal”.

La estructura estaba armada, pero sobre el dinero no había certidumbre.

APARECE MONEX

“Alfredo Calzadillas le dijo a los representantes generales que acababan de llegar desde el Comité Ejecutivo Nacional unas tarjetas Monex. Estas tarjetas a las que se refería eran unas en las que se iban a hacer tres depósitos parciales de 2 mil 500 para los representantes generales (RGs), que iban a estar a su cargo”, explica.

Calzadillas personalmente les hizo la entrega. Pero inicialmente, como nada más tenía 14 representantes generales, sólo entregaron 14 tarjetas. Se hizo entrega de una primer parcialidad de 2 mil 500 pesos. Posteriormente se realizó una segunda parcialidad a la otra parte de la estructura.

Después, los 18 representantes generales restantes recibieron su tarjeta, cuenta, pero esta ya no tenía recursos en ese momento.

“Los representantes generales acuden a mí como encargado del programa, y me dicen: ‘Oye queremos saber qué es lo que está pasando con las tarjetas, porque si esto está pasando con nosotros, nos pasará a nosotros al reclutar a los representantes de casilla. Nosotros no queremos problemas’”.

Y es que Alfredo Calzadillas anteriormente les había asegurado a los representantes generales que para todos los representantes de casilla iba a haber una bonificación de 500 pesos en efectivo, propietarios y suplentes, “y al poco tiempo les dice que sólo para los propietarios habría pago, y ya para los suplentes no”.

Lo anterior provocó una confusión entre la estructura, que desconcertada acudió con México Martínez. “Era yo quien estaba al frente del programa […]. Primero les dijo que 600 pesos, y luego que 500 pesos, entonces ahí ya se presentaban cosas turbias, irregularidades como que primero has dos estructuras, después deja nada más la general”.

Al entregar las tarjetas y recibir los pagos conforme fue avanzando el proceso, Calzadilla hizo una entrega de reconocimientos con el nombramiento de representantes generales. “Es un nombramiento donde viene la firma del candidato del ‘Compromiso por México’, Enrique Peña Nieto”, dice.

“El 21 de junio, un jueves para ser exactos, el candidato a la gubernatura, Juan Ignacio Torres Landa, llega y visita Valle de Santiago. Ahí hace la entrega de los reconocimientos de los representantes generales. Entonces estos me dicen: ‘Oye, ya me está entregando hasta un nombramiento, firmado por Enrique Peña Nieto, pero no he recibido el deposito’”.

México Martínez aseguró que se acercó al dirigente estatal del PRI, Javier Contreras, para externarle las inquietudes que sobre el pago presentaron los integrantes de la estructura, por lo que el líder instruyó a Calzadillas para que revisara a detalle el asunto.

“Alfredo Calzadillas sale a la Ciudad de México el viernes 22, y regresa el sábado 23, comienza a llamar a los representantes generales, y a los 18 que no les había pagado, les recoge la tarjeta y les paga en efectivo. Les pagó entre sábado, domingo y lunes”.

Pero un asunto para México estaba pendiente. Su pago tampoco estaba reflejado en su tarjeta Monex. “Yo le pregunto a Calzadillas dónde está lo de mi pago, ya que nada más al día lunes 25, únicamente nos quedaban cinco días para que se terminara el proceso. Me dice: ‘Tú ya tienes tu tarjeta Monex. En esa tarjeta Jaime Martínez Tapia, enviado del CEN, te va a hacer tu depósito”.

El pago no se reflejó y a esto se sumó el desconcierto de los demás representantes generales a su cargo, que le externan su deseo de no comprometerse con sus representantes de casilla, tras la promesa de los 500 pesos por cuidar la jornada electoral.

“Esa es la razón que a mí me orilla a clarificar las cosas, por eso fue que yo ante los medios de comunicación me presento”, explica.

Así, México llegó a la ciudad de León “para pedir informes sobre las tarjetas, a ver si alguien me podía dar información, entonces al llegar yo a León paso por donde está el Partido Acción Nacional, y me acerco les cuento y me dicen que ahí me pueden apoyar para esclarecer este caso, y me dicen que si quiero una conferencia de prensa y les digo que sí”, dijo.

“Sólo quiero clarificar los hechos… y hablar con la verdad”.

CABOS SUELTOS

Alfredo Calzadilla, era originario de Ciudad Madera, Chihuahua, “en alguna ocasión me comentó que él había sido presidente municipal de esa ciudad”.

Las inconsistencias llevaron a México a tener varios diálogos con Alfredo Calzadilla. “Me dijo que no sabía que estaba pasando, pero que sólo había dos casos donde estaba ocurriendo: en el estado de Oaxaca, y el otro era en el distrito 13 de Guanajuato, el de Valle de Santiago, todo lo demás está normal, eso me dijo Alfredo Calzadilla a mí”.

Tras las declaraciones públicas, Alfredo Calzadilla buscó a los representantes generales y les informó que podían pasar por el dinero de la representación electoral.

“Que vayan a recogerlo y que entreguen los nombramientos y manden a la gente a las casillas. Todo en efectivo”, dijo.

“A mí la dirigencia no me dice nada. Yo no he tenido contacto con la dirigencia municipal, yo no he tenido contacto con la dirigencia estatal, a mí no me han llamado, a los que han estado llamando es a los representantes generales”, sostiene México Martínez, quien se sabe responsable de una investigación judicial cuyo testimonio ya brindó ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

–¿Cómo han sido estos últimos días, cómo ha vivido toda esta vorágine?

–Pues toda la gente me voltea a ver, me ubica, me saluda, normal, por que yo sigo en Valle de Santiago, trabajando normal, ya que únicamente… la situación me llevó a mi por la necesidad de esclarecer la situación.

–¿Qué le queda finalmente de todo esto?

–Me queda un mal sabor de boca, porque algunas personas que vienen de otro lado, vienen y echan a perder el trabajo de los verdaderos priistas. Ellos son los verdaderos causante de tener al PRI en Valle de Santiago, me atrevo a decir, en el último lugar nacional y es este pues… como te diré es una situación que mucha gente se sale del alcance de uno, porque al final son personas que vienen de fuera, desconocen a la población y que sólo ven sus fines personales.

–¿Seguirá siendo priista?

–Por las cosas como pasan… como se dan las cosas después de lo que vimos en la elección pasada, no me quedan ganas de seguir siendo priista.

–Es obligado pedirle su opinión, porque es un tema de debate nacional, ¿usted cree en la victoria legal y legítima de Enrique Peña Nieto?

–Pues, la verdad con las cosas como se vieron en la ciudad de Valle de Santiago, pues no se haya manejado a nivel nacional la situación, pero, él es el candidato electo, pero… pues yo espero que siga prevaleciendo la democracia, y que conforme a lo que organismos electorales determinen, yo soy respetuoso, y para mi pues sí, él es el candidato electo.