lunes, 20 de julio de 2009

Rubén Moreira, totalitario

Faramalla moreirista vestida de democracia

*"Zerevro” ya se siente heredero de su “hermanito” Humberto

Juan Monrreal López
Julio 20 de 2009
http://www.democratanortedemexico.com/
http://democratanortedemexico.blogspot.com/


Saltillo, Coahuila.- El pasado viernes 10 de julio, con la presencia pasiva de 618 delegados del Consejo político estatal del PRI-Coahuila, Rubén Moreira Valdés, anunció los mecanismos mediante los que serán electos los próximos candidatos a las alcaldías coahuilenses, no sin antes lanzar la amenaza de que “toda disidencia será considerada traición”.

Acompañado con la comparsa de “viejos dinosaurios priistas”, quienes se dedicaron a agradecerle el haber sido rescatados del ostracismo político, Rubén Moreira, conocido como “zerevro”, desveló que, el método de consulta entre adictos y militantes tricolores, junto con algunas encuestas, serán los instrumentos con los que se nomine a los preferidos del moreirato; primer paso para arrebatarle a la oposición las alcaldías de Torreón, San Pedro de las Colonias, Ramos Arizpe, Ciudad Acuña, Juárez y Jiménez, según sentenció el diputado federal electo por el IV distrito y hermano del gobernador Humberto Moreira.

Inmerso en, “ganar de todas, todas, las alcaldías y al costo de lo que sea”, Rubén Moreira, usó las 2 horas 45 minutos del evento para fustigar a la oposición, lanzar amenazas contra los mismos priistas, pero también para rendir culto a la personalidad de su hermano Humberto, quien ocupa El Palacio Rosa, sede del poder ejecutivo estatal.

Con cifras inventadas, - como las que suele enviar a los teléfonos celulares de los coahuilenses -, el llamado “zerevro” del “Gobierno de la Gente”, expelió que Humberto Moreira tiene el 92 por ciento de aceptación entre la población estatal, aunque en la realidad, la repulsa en el estado ha ido creciendo.

Existen más de 55 mil personas que han perdido el empleo en lo que va del año, y como consecuencia de esto, sólo en el nivel de secundaria, más de 7 mil alumnos han dejado la escuela.

Los números de ocupación en Coahuila, registran tasas menores a las que dejó Rogelio Montemayor Seguy, 9 años atrás. También son inferiores a las heredadas por Enrique Martínez y Martínez, hace 3 años.
Adueñado del atril del evento, el considerado heredero del trono coahuilense, - “Rubén ha hecho la tarea (Humberto Moreira, dixit)” -, dijo que la población de su distrito no le había reclamado nada respecto al gobierno que hace su hermano.

Poseso, sin contrapesos políticos por ahora, advirtió totalitario que; “Necesitamos precandidatos leales al PRI, que sepan entender que sólo habrá un candidato, al que todos debemos apoyar”, y que, “cualquier disidencia es un acto de traición al partido”.

Bajo estas amenazas, los preferidos de los Moreira Valdés, “pueden sentirse seguros con las nominaciones que han pactado con Rubén Moreira, quien ya se mira en el segundo piso del edificio gubernamental”, confesó a Demócrata Norte de México, uno de los asistentes al evento y diputado local.

Como en los anteriores procesos electivos, las designaciones de candidatos se llevarán a cabo mediante “dedeos” negociados a espaldas de la militancia priistas.

Las diputaciones locales sólo recibieron el registro de una fórmula por distrito.

Las nominaciones a las curules federales, igual.

Ahora se pide mayor sumisión a simpatizantes y militantes, pero además sujeción a las supuestas encuestas que se levantarán, según dijo “zerevro”.

Los Moreira ya tomaron la decisión de quienes serán los candidatos a las 38 alcaldías. La faramalla está en marcha. Sólo falta santificarlas en otro Consejo político estatal. Después se les dará trámite legal ante el Instituto Estatal de Participación Ciudadana de Coahuila (IEPCC), para consumar la farsa de democracia priista.

La comedia de los Moreira, tragedia para Coahuila

Rodeado de dinosaurios priistas con turbios pasados administrativos, - por los qué debieron ser condenados a cientos de años de prisión -, Rubén Moreira, acicateó una y otra vez a la oposición de Coahuila, montado en el estrado del local de la Sociedad Manuel Acuña.

Aplaudido a rabiar por el ex gobernador y hoy diputado federal plurinominal, Elíseo Mendoza Berrueto, - “pinches coahuilenses cerriles”, declaró alguna vez-; por el ex montemayorista Noé Garza Flores, delegado del PRI en Coahuila, igualmente diputado federal plurinominal. También allí se encontraba, el líder de la CNC estatal, ex diputado local y “destapador” de Humberto Moreira para la más grande del país, Ramón Verduzco González.

Del mismo modo, palmeaba incesantemente, Tereso Medina Ramírez, líder de la CTM y diputado federal plurinominal quien junto con Mario Enrique Morales, cabecilla de la CROC coahuilense, se congratulaban de compartir la tarima con el llamado “zerevro”. En ese lugar, José Luís Flores Méndez, alias “El Chapo”, sonreía torpemente cuando se le ratificó como secretario General del PRI.

Flores Méndez fue alcalde de San Pedro de las Colonias, y junto con el diputado federal, Javier Guerrero García, impusieron en ese ayuntamiento, el saqueo como forma de gobierno.

Con personajes de esta talla, Rubén se sintió cómodo amenazando a los propios priistas, “toda disidencia será considerada traición”, emitió con énfasis.

“Zerevro”, siente fácil sobar la posibilidad de reelegir a la familia Moreira Valdés, en el gobierno de Coahuila. Por lo pronto, las propias mafias de priistas coahuilenses se encuentran sumisas en los eventos públicos.

Sin embargo, siniestros en conspirar, el grupo del vapuleado ex gobernador, Enrique Martínez y Martínez, delegado del PRI en el estado de México, se está moviendo en coordinación con Enrique Peña Nieto, quienes se reunieron en Mc Allen, Texas, - en una propiedad del también conocido como MaryMar -, con un grupo de coahuilenses y capos salinistas del noreste del país; entre ellos, el “pirámidologo” ex gobernador tamaulipeco, Manuel Cavazos Lerma.

La conspiración de las mafias coahuilenses para agandallar el poder, ya está en marcha contra los Moreira Valdés, actuales capos del absolutismo en Coahuila.

Las amenazas

Con voz mormada, más que de costumbre, Rubén Moreira, advirtió que los aspirantes del PRI a las 38 alcaldías de Coahuila, deben ser “conocidos, pero bien conocidos”, porque “necesitamos precandidatos leales al PRI, que sepan entender que sólo habrá un candidato, al que todos debemos de apoyar” y “cualquier disidencia será considerada como traición”, en advertencia a las pequeñas reyertas de inconformidad que se empiezan a suscitar en algunos municipios.

Los candidatos ya se conocen, pero los Moreira, quieren usar los tiempos marcados por el IEPCC, para mantener en suspenso las nominaciones a las presidencias municipales, mientras buscan premios de consolación política para algunos de los grupos en discordia de los 38 ayuntamientos.

Rubén Moreira sabe que acarrear a los votantes el 18 de octubre, no será fácil. Las alforjas del presupuesto público quedaron mermadas con el arrastre de electores el pasado 5 de julio.

Ahora, la estructura priista con las mafias municipales y estatales cuentan con menor tiempo para recoger dinero ilegal que los patrocine, tal como le hicieron los diputados federales, según ha documentado Demócrata Norte de México.

Las votaciones del PRI no se han incrementado en Coahuila, pese a los casi 70 mil millones de pesos que Humberto Moreira ha ejercido. Por eso se encuentran nerviosos. Los resultados electorales del próximo 18 de octubre no son seguros para el PRI. Incluso los brotes de disidencia y conspiración contra el clan Moreira no se descartan, pese a que “zerevro” anuncie que “toda disidencia será considerada traición”.

Ya se verá.