miércoles, 29 de julio de 2009

Chocan familias con Montemayor Seguy en Pasta De Conchos

Intentan poner en marcha lavadora de carbón

Redacción 29-Julio-2009/Vanguradia


SAN JUAN DE SABINAS, COAH.- Familiares de los mineros muertos en la mina Pasta de Conchos se enfrentaron ayer con trabajadores y policías privados al intentar impedir el paso a las instalaciones a un grupo de obreros al servicio del ex director de Petróleos Mexicanos, Rogelio Montemayor Seguy.
Se calcula que eran 30 trabajadores mineros y 30 vigilantes los enviados por el ex gobernador coahuilense.
Ayer, alrededor de las 14:00 horas, ocurrió el incidente ante la presencia de policías estatales y de un agente del Ministerio Público del fuero común, mismos que se mantuvieron al margen del conflicto.
Elvira Martínez, Teresa Contreras y Rosa Mejía interpusieron una denuncia penal por el presunto delito de agresión.
De igual manera procedieron los trabajadores de la empresa Signum, S.A de C.V., de la cual es accionista el ex gobernador Rogelio Montemayor Seguy.
El problema comenzó cuando las viudas impidieron a los trabajadores ingresar al área de la Planta Lavadora, que es independiente de donde está la mina Pasta de Conchos y donde están sepultados 63 mineros.
Muy temprano, alrededor de las 07:00 horas, un autobús con trabajadores y otro con guardias de seguridad llegaron a las inmediaciones del predio minero, junto con dos camionetas, a bordo de las cuales iban representantes de Transportes Signum, S.A. de C.V., cuyo principal accionista es Montemayor Seguy, ex gobernador de Coahuila.
El convoy entró por un camino en desuso ubicado en la parte posterior de la mina, llamado El camino negro. Al llegar, los trabajadores se apostaron en uno de los accesos, acompañados por personal de seguridad privada, al frente del cual hay tres mujeres.
Es dueño Montemayor
En marzo pasado, Montemayor intentó convencer a los deudos de que había comprado la Planta Lavadora de Carbón, ubicada en el predio minero, cuya mina explotó el 19 de febrero de 2006, dejando en su interior a 65 obreros.
El ingreso del convoy generó que familiares de las organizaciones La Familia de Pasta de Conchos y La Otra Obrera, se colocaran en el acceso a la mina, donde permanecieron frente al contingente enviado por Transportes Signum.
Los dos grupos de familiares de los mineros muertos exigen que sean rescatados los cuerpos de los 63 obreros que permanecen sepultados, así como una investigación que esclarezca las causas del estallido y se deslinden responsabilidades.
Sin embargo, el Gobierno Federal se ha negado, argumentando que el ingreso a la mina es inseguro.
Recientemente, La Familia de Pasta de Conchos, que agrupa a los deudos y a activistas de derechos humanos, ha demostrado, a través de videos interiores y mediciones, que las condiciones son seguras para el rescate de los cuerpos.
Sin embargo, la única respuesta que han recibido son “los ofrecimientos y amenazas de Montemayor Seguy, quien quiere aprovechar la planta lavadora de carbón, que asegura le compró a Grupo México”, afirmó la activista Cristina Auerbach Benavides.
Dijo que en marzo y abril pasados, Montemayor ofreció una compensación de 40 millones de pesos a representantes de La Otra Obrera, además de que hizo ofertas directas a familiares de los mineros.
Inclusive, en el contingente que llegó ayer a la mina estaban algunos parientes contratados por Transportes Signum.
Luego de los ofrecimientos de dinero, cuadrillas de trabajadores de la empresa de Montemayor, empezaron a cercar el lote minero, no sólo la planta lavadora, que el funcionario reclama.
Les advirtieron
El lunes por la tarde, familiares de los mineros muertos recibieron una carta de Transportes Signum, en la que se les advertía que se iniciarían los trabajos en la mina Pasta de Conchos, ya que la oposición que ha encontrado “es una minoría”.
Desde hace dos semanas, Grupo México mantiene spots en estaciones de televisión y radio local, en los que afirma que la reactivación de la Planta Lavadora generará cientos de empleos.
La oposición de las familias se funda en que, cualquier obra o explotación del sitio, abriría la puerta para que se reiniciara la actividad del lugar, sin que se haya hecho justicia por la muerte de los 65 mineros, además de que alteraría la escena del crimen.
Además, según denuncias, Montemayor se ha negado a acreditar la propiedad de la planta lavadora, con el contrato de compra-venta, única condición impuesta por las familias para permitirle el acceso.
Además, La Familia de Pasta de Conchos indicó que Montemayor también realizó trabajo político en Cananea, donde intentó disuadir la huelga en la mina del lugar, ofreciendo a ex trabajadores y jubilados la reapertura de un hospital que daba servicio a la población y fue cerrado por Grupo México el año pasado.
Cristina Auerbach dijo que Montemayor trabaja para Grupo México, y señaló: “Lo que les interesa no es la planta lavadora, sino el carbón del lote minero”.
(Con información de Notimex)