miércoles, 29 de julio de 2009

Arranca este año la expedición de la cédula de identidad ciudadana

El documento garantizará el reconocimiento legal y jurídico de cada mexicano

*Incluirá características biométricas de las personas, señala Calderón
*Será entregada a toda la población mayor de edad este sexenio, asegura
*El costo será razonable, dice Gómez Mont

Claudia Herrera Beltrán

Con un retraso de 19 años, este año comenzará a expedirse la cédula de identidad ciudadana, la cual permitirá reconocer a cada mexicano mayor de edad por sus características biométricas.

El presidente Felipe Calderón dio a conocer lo anterior ayer durante la conmemoración del 150 aniversario de las Leyes de Reforma y, en especial, de la creación del Registro Civil.

En el recinto parlamentario de Palacio Nacional, explicó que en cumplimiento de las disposiciones constitucionales y legales, la Secretaría de Gobernación emitirá la primera cédula este año, y tiene el propósito de concluir la tarea de entregarla a todos los mexicanos mayores de edad durante la presente administración.

La cédula contará con plena identidad biométrica de cada mexicano, que consiste en la verificación de la identidad de una persona con base en las características de su cuerpo o de su comportamiento, para lo cual se utilizan, por ejemplo, la mano, el iris, la voz o el reconocimiento facial.

El nuevo documento será garantía de identidad legal y jurídica para cada ciudadano del país, agregó Calderón.

El año pasado, la Cámara de Senadores hizo un exhorto a la Secretaría de Gobernación con la finalidad de que cumpliera con el mandato legal, aprobado en 1990, de elaborar la Cédula de Identidad Ciudadana.

En esta administración, Gobernación ha elaborado programas piloto en distintos estados de la República, como Tamaulipas y Puebla, con la finalidad de poner en operación esta cédula.

El titular de la Secretaría de Gobernación, Fernando Gómez Mont, aclaró que la cédula no sustituirá a la credencial para votar que emite el Instituto Federal Electoral, aunque “habrá sinergias en las que se pueda capitalizar todo eso”.

La cédula consiste en una tarjeta que contará con la fotografía de cada persona, una banda magnética y varios datos, como las huellas dactilares, la composición del iris e incluso el tipo de sangre, refirió en entrevista.

“Hoy la credencial de elector no es una base de datos que vincule definitiva e insoslayablemente rostro con identidad o con nombre, porque vemos que de repente hay homonimias o se multiplican algunos datos”, comentó Gómez Mont.

Manifestó que en el caso de la nueva cédula de identidad no se presentarán esas situaciones, porque cada persona será reconocida por su rostro y sus datos, lo que abre la posibilidad para que nadie pueda ocultarse en la clandestinidad o en la falsedad de nombres por suplantación.

Además, señaló, la elaboración de la nueva cédula no será onerosa; “cada vez es más razonable, ha venido ajustándose porque vamos encontrando mecanismos para que sea mucho más sencillo, mucho más fácil y será un costo razonable”.