domingo, 12 de julio de 2009

Obliga crisis a coahuilenses a dejar la escuela

Admiten autoridades educativas de Coahuila que estudiantes de secundaria abandonan las aulas por problemas económicos
Antonio Ruiz 12-Julio-2009/Vanguardia

Más de 7 mil alumnos de secundaria de Coahuila desertaron de sus planteles porque tuvieron que trabajar para contribuir al sostenimiento de sus familias, reveló José Andrés Mendoza Morales, director de Educación Secundaria Federal de la SEC.
El funcionario detalló que durante el ciclo escolar que concluyó el viernes, la Secretaría de Educación y Cultura de Coahuila exhortó a los jóvenes que dejaron las aulas a continuar sus estudios en las escuelas de turnos vespertinos o nocturnos de la entidad.
Mendoza Morales dijo que al inicio del ciclo escolar 2008-2009, se atendían a 105 mil 504 estudiantes en las escuelas secundarias del nivel federal en Coahuila.
Lamentó que un 7 por ciento de ese total, es decir, 7 mil 300 estudiantes de entre 13 y 15 años de edad, abandonaron los planteles para buscar colocarse como “cerrillos” en centros comerciales o como ayudantes en otros negocios.
“Los jóvenes buscaron contratarse en actividades laborales para percibir más que un salario mínimo, tener un apoyo económico y contribuir al sostenimiento de sus familias”, señaló el funcionario.
Mendoza destacó que este fenómeno se agudizó en las escuelas secundarias federales, fundamentalmente porque se encuentran en la periferia de las ciudades y colonias marginadas, donde los padres de familia se vieron afectados por el desempleo y la crisis económica que se registra desde fines de 2008.
“El problema se registra tanto en los planteles del área urbana como rural, porque en esta última existen telesecundarias y escuelas técnicas”, detalló.
El director de Educación Secundaria ratificó que por indicaciones del titular de la SEC, Víctor Zamora Rodríguez, se conminó tanto a alumnos como a padres de familia a buscar la manera de proseguir sus estudios en turnos vespertino o nocturno.
“La invitación se extendió también a los padres de familia para que convenzan a sus hijos de que regresaran a los planteles y reciban su preparación académica, que es fundamental para que se incorporen a mejores oportunidades de empleo y perciban mejores salarios”, concluyó Mendoza.