sábado, 18 de julio de 2009

Matan a 3 en Cereso de GP

EL SIGLO DE TORREÓN

INTERNOS PROCESADOS E INDICIADOS PROTAGONIZARON UNA RIÑA AYER POR LA TARDE



Una riña entre internos en el Centro de Readaptación Social número 2 de Gómez Palacio dejó ayer un saldo de tres personas muertas y provocó la intervención del Ejército y la Policía Federal.
La riña entre internos procesados y otros que estaban en el área de indiciados empezó ayer alrededor de las 5 de la tarde.
Elementos del Ejército y la Policía Federal llegaron a las instalaciones del Cereso y con gases lacrimógenos intentaron controlar el pleito, que amenazaba con convertirse en motín.
El saldo de tres personas muertas fue confirmado por el agente del Ministerio Público. A las 7 de la tarde de la situación parecía controlada y las autoridades del Cereso realizaron un pase de lista.
Voceros de las fuerzas federales, informaron que todo inició a las cuatro con veinte minutos, cuando un grupo de internos de las áreas de procesados e indiciados protagonizó una riña campal en el patio de Procesados tres.
Hasta el momento se ignora cómo los indiciados pudieron llegar hasta dicha área.
En el lugar quedaron tendidos los cuerpos sin vida de tres internos, los cuales fueron identificados como Hugo Ávila García, Víctor Hugo Hernández Medina y Guillermo Bermúdez Salgado, de 25, 32 y 28 años de edad respectivamente.
Según el agente del Ministerio Público que dio fe de los hechos, los cuerpos de las víctimas presentaban múltiples heridas producidas por instrumento punzo cortante.
El llamado Código Rojo se activó a las cuatro con veinticinco minutos y hasta después de una hora ingresaron al reclusorio las fuerzas federales y militares a poner orden.
Hasta el exterior se podía escuchar por los altavoces, la orden de que todos los internos se tiraran al piso, seguido de cuatro fuertes detonaciones, al parecer disparos de advertencia.
Finalmente a las ocho de la noche se informó que la situación había sido controlada y la calma había vuelto al interior del Centro de Readaptación Social.
A las afueras del reclusorio decenas de personas, en su mayoría familiares y amigos de los internos exigían a gritos se les informara de lo ocurrido, sin embargo, ninguna autoridad quiso dar respuesta a sus reclamos.