martes, 14 de julio de 2009

Por temor ocultan datos de Palo Blanco

Clasifican como reservada la información de la presa ‘porque podría causar psicosis’, según la Conagua
Arturo Estrada 14-Julio-2009/Vanguardia


Por considerar que la difusión sobre el estado que guarda la presa Palo Blanco podría causar psicosis, y por cuestiones de seguridad pública, la gerencia del Consultivo Técnico de la Comisión Nacional del Agua determinó clasificar la información sobre la obra hidráulica hasta por 12 años.
De acuerdo con el expediente CI-01146/2009 que el Comité de Información de la Conagua giró a VANGUARDIA, tras cuatro meses de gestionar los datos que avalen la seguridad de la obra, se asienta formalmente que la presa construida durante el periodo de Enrique Martínez y Martínez no puede ser avalada, pues fue construida sin el permiso correspondiente.
Asimismo, se da a conocer que la dependencia federal aún no determina qué hacer con el embalse enclavado en Ramos Arizpe, pues aún se está evaluando.
El documento compuesto por 10 fojas hace alusión a varios artículos e incisos de la Ley Federal de Acceso a la Información Pública, todos relacionados al derecho de reservar y clasificar datos que puedan comprometer la seguridad nacional y pública.
“La Gerencia del Consultivo Técnico también considera que divulgar información técnica especifica y especializada a personas sin perfil profesional adecuado y capaz de valorar la situación en la presa, puede ocasionar falsas interpretaciones, psicosis de miedo injustificado y especulaciones sin sustento técnico especializado y experimentado, que permita orientar adecuadamente a la población y evitar comprometer inadecuada e innecesariamente la seguridad pública”, señala la resolución.
Hay antecedentes de fallas
Documentos anteriores al mencionado en poder de este medio revelan que en 2006 el comisionado y especialista en hidráulica de la Conagua, Martín Ramírez Reynaga, visitó la presa ubicada en Ramos Arizpe para revisar los agrietamientos, caídos de roca en vertedor, y filtraciones aguas abajo, tras el llenado que obtuvo la obra con las pasada temporada de lluvia.
En otro oficio, efectuado por el subgerente técnico en 2007, Vicente Casales Lattuada, sostuvo que la investigación se expuso al secretario de Medio Ambiente para definir las acciones necesarias con el objeto de incrementar la seguridad estructural y funcional de la presa Palo Blanco.
Posteriormente, el técnico Ulrich Hungsberg, encargado de atender la seguridad de presas para la Conagua, emitió un informe donde sugirió realizar varias adecuaciones a la obra.
La presa fue inaugurada el 21 de febrero de 2005 por el entonces gobernador Enrique Martínez y se hizo acompañar por Cristóbal Jaime Jáquez, quien dirigía la Conagua.