miércoles, 29 de julio de 2009

El Vaticano sanciona al cura pederasta Nicolás Aguilar

RODRIGO VERA
MÉXICO, DF, 28 de julio (apro).- El Vaticano revocó las facultades clericales al sacerdote Nicolás Aguilar Rivera, adscrito a la diócesis de Tehuacán, Puebla, y quien es acusado de abusar sexualmente de más de cien menores de edad.

Eugenio Lira Rugarcía, vocero de la arquidiócesis de Puebla, informó hoy sobre el castigo al padre Nicolás, al señalar que el Vaticano tomó la decisión luego que la Iglesia mexicana se lo pidió ante los escándalos de pederastia del sacerdote, que llegaron incluso a ser denunciados ante una Corte estadunidense.

Dijo Lira: "El caso se presentó a la Santa Sede para que, a través de un proceso administrativo, se le retirara del estado clerical. Y esta sentencia es la que acaba de anunciarse".

Y agregó que dicha sentencia "es una decisión que la Santa Sede ha tomado en base a los elementos que se le presentaron, ya que si una persona comete algún delito debe ser sancionada y, en el caso de un clérigo, se debe hacer tanto por las leyes civiles como por las eclesiásticas".
Dijo el vocero que la postura del arzobispo de Puebla, monseñor Víctor Sánchez Espinosa, es de "cero tolerancia", por lo que no se le permitirá oficiar misas al cura pederasta, quien actualmente vive en la clandestinidad.

Ante la noticia, la organización que más ha denunciado los actos de pederastia del sacerdote, la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) emitió hoy un comunicado de prensa en el que se congratula por la decisión del Vaticano.

"La revocación de las facultades sacerdotales de uno de los violadores de niños más señalados en México como en Estados Unidos, Nicolás Aguilar Rivera… da validez y quizá algún sentido de justicia para los más de cien hombres y mujeres que fueron profundamente heridos durante décadas por los actos de Aguilar Rivera".

SNAP México agregó que la sentencia vaticana se da "veinte años después" que monseñor Norberto Rivera Carrera, entonces obispo de Tehuacán y superior jerárquico del sacerdote, "se enterara que Nicolás Aguilar dormía y abusaba de chamacos en sus parroquias".

En septiembre de 2006, Rivera Carrera, actual arzobispo primado de México, fue acusado en la Corte Superior de Los Ángeles, California, de "encubrir" a su sacerdote. La demanda no prosperó porque el acusador era, al igual que el cardenal, un mexicano: el joven Joaquín Aguilar, quien siendo niño fue violado por el sacerdote.

Sin embargo, apenas el pasado 18 de junio y en la misma Corte angelina, un ciudadano estadounidense –cuyo nombre todavía no es revelado-- volvió a demandar al cardenal por los mismos motivos, puesto que él también fue víctima del padre Nicolás cuando éste oficiaba en un barrio de Los Ángeles, a donde lo mandó el cardenal Rivera.

Según SNAP, esta última demanda contra el cardenal tiene muchas posibilidades de prosperar en Estados Unidos, ya que la víctima es un estadunidense y los hechos ocurrieron en ese país, por lo que la Corte de Los Ángeles ya no podrá alegar falta de jurisdicción, como lo hizo ante la querella anterior.

Así, la sentencia del Vaticano coincide con esta nueva demanda contra el padre Nicolás Aguilar y el cardenal Rivera Carrera.

Proceso 29/07/2009