viernes, 31 de octubre de 2014

Tunick: “La muerte y la paz” entre mujeres ataviadas de cempasúchi


Mujeres posan para Spencer Tunick en San Miguel de Allende. Foto: Xinhua / Notimex
Mujeres posan para Spencer Tunick en San Miguel de Allende.
Foto: Xinhua / Notimex
SAN MIGUEL DE ALLENDE, Gto. (apro).- El fotógrafo Spencer Tunick regresó a esta ciudad para participar por segunda ocasión en el Festival de Calacas y retratar a 150 mujeres desnudas, entre flores de cempasúchil.
“El sendero de los redimidos” fue la instalación alusiva al Día de Muertos, que resultó de sesiones en las que las mujeres se envolvieron en tiras de cemupasúchiles mientras posaban para el fotógrafo estadunidense.
Tunick fue invitado a expresar la reverencia y la celebración del Día de Muertos en la cultura mexicana. Su respuesta fue esta instalación en la que participaron exclusivamente mujeres convocadas a través de internet.
Los preparativos comenzaron a las seis de la mañana del jueves 30. La sesión se llevó casi tres horas.
“Tú no puedes imaginar miles de flores sobre la gente… Mis expectativas no estaban tan locas, pero todo salió muy bien porque las flores circularon espontáneamente”, comentó el fotógrafo especializado en desnudos masivos, durante una breve declaración a los reporteros.
Spencer Tunick llamó a esta instalación “un trabajo sobre la muerte y la paz que bien podría acercarse a honrar la memoria de los muertos de la violencia en México”.
Agregó: “Todo queda a tu propia interpretación, todos tenemos que morir y es un tema muy sensible”.
Autor de famosas imágenes de personas desnudas alrededor del mundo, se dijo feliz y emocionado “de ver la niebla misteriosa en las fotos”.
“Es maravilloso. La vez pasada fue distinto, ahora fue en la calle, con las flores, la celebración de la vida, de la paz, porque la primera vez fue muy surreal, redentor, honrando al cuerpo”.
Elogió la participación de las mujeres que sirvieron de modelos en el grupo que retrató para el Festival de Calacas y su disposición a soportar el frío de las primeras horas de la mañana en las calles empedradas de San Miguel de Allende.
En el 2012, el fotógrafo denominó a su instalación “Spirits”. En ella, los cuerpos desnudos de mujeres y hombres fueron cubiertos con velos semitransparentes, entre arbustos y pastizales del campo sanmiguelense.
“Yo amo México”, concluyó Tunick.