miércoles, 31 de octubre de 2012

Rubén Moreira defiende a su hermano

Rubén Moreira aseguró que continuará con el combate al crimen organizado porque no hay otra opción.
Jesús Castro
  • 31 octubre 2012
  •  
    El gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, dijo que su hermano y antecesor en el gobierno de la entidad, Humberto Moreira, tiene derecho a hacerle reclamos y críticas, sobre el curso que han seguido las investigaciones por el asesinato de su hijo, José Eduardo.
    Sin mencionarlo por su nombre, el gobernador coahuilense aseguró que respeta el dolor de quien sufre una pérdida humana y puede exigir justicia en el tono “que él desee”.
    En una nota publicada en El UNIVERSAL, el mandatario comentó que comprende el dolor de quienes han sufrido pérdidas.
    “Respeto mucho el dolor de la gente y cuando a alguien le pasa un incidente como este, tiene derecho a reclamar, tiene derecho a exigir justicia en el tono que él desee. Lo que pasó fue una tragedia”, consideró.
    Diferentes críticas se formularon contra el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, tanto por la ejecución de su sobrino, como por el desarrollo de las investigaciones del caso.
    El exdirigente nacional del PRI, Humberto Moreira, criticó el desempeño de las autoridades estatales en la investigación que se sigue por la muerte de su hijo, José Eduardo Moreira, a quien privaron de la vida el pasado 3 de octubre; el exgobernador coahuilense señaló el asesinato de su hijo como “un muerto más de esta guerra”.
    Rubén Moreira aseguró que continuará con el combate al crimen organizado porque no hay otra opción.
    Faltó inteligencia
    En la última entrega de la entrevista que Carlos Marín hizo a Humberto Moreira en el programa Asalto a la Razón, el exgobernador señaló que su hijo no hubiera muerto si la guerra contra el narcotráfico hubiera sido con inteligencia y combatiendo a la pobreza.
    “Una guerra en la que no hay inteligencia, no hubo distribución de recursos a municipios para capacitar policías, para desarrollar coordinación con la federación”, manifestó Humberto, quien además enfatizó, “se inicia la guerra sin combatir la pobreza”.
    Dijo que en las muertes que se han suscitado por medio de la guerra iniciada por el gobierno federal solo el 2 por ciento se ha resuelto y el 98 por ciento siguen impunes, como el caso de su hijo Eduardo, sin embargo, Carlos Marín le recordó que en este caso, quienes entregaron a su hijo fueron policías municipales de Coahuila.
    “Es una guerra donde se involucran policías de las tres órdenes de gobierno, y que se inicia sin una planeación”, respondió Humberto, a lo que el mismo Marín le recuerda que su hijo fue asesinado por venganza luego de que el Ejército abatió al sobrino del Z-40, por lo que le preguntó si los oficiales no debieron haber actuado, solo para evitar estos hechos.
    “Si se hubiera desarrollado un trabajo de inteligencia, no hubiera pasado lo que ahora está ocurriendo en el país, no tuviéramos estos grandes capos que estamos teniendo en el país”, contestó el exgobernador. (Con información de El Universal)