lunes, 8 de octubre de 2012

Comuneros de Guerrero amagan con tomar armas

Acusan a gobiernos federal y estatal de solapar grupos paramilitares en la Tierra Caliente

Sergio Ocampo Arista
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 8 de octubre de 2012, p. 37
Chilpancingo, Gro., 7 de octubre. Comuneros del ejido Fresnos de Puerto Rico, municipio de Ajuchitlán del Progreso, en la Tierra Caliente de Guerrero, anunciaron que como los gobiernos estatal y federal no detienen la violencia provocada por grupos paramilitares en la zona de Filo Mayor, tomarán las armas para defender a sus pueblos, dedicados a la extracción y venta de madera.
Denunciaron que los grupos paramilitares están encabezados por Serafín Alegre Cortez y sus primos Martín Villegas Alegre y Miguel Alegre García, los cuales asesinan a campesinos de varias localidades, los extorsionan e incendian sus casas a fin de controlar la zona maderera.
Aseguraron que estos “mercenarios” reciben 25 mil pesos –presuntamente de los gobiernos estatal y federal– por cada integrante del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) que matan. El hecho de violencia más reciente en esta localidad ocurrió el 3 de septiembre, cuando fue incendiada la casa de Edilberta Pérez Duarte, integrante del comisariado ejidal, en Fresnos de Puerto Rico.
“Los habitantes fueron a apagar el fuego, pero ellos (los pístoleros) estaban a 20 metros y amenazaron con matar a quien se acercara. Al día siguiente asesinaron a José Arreola Cortez en la comunidad de Fresnitos.”
En mayo de 2009, el comandante Ramiro, dirigente del ERPI, denunció la presencia de paramilitares en esa zona. Antes de ser ejecutado en aquel año, el líder guerrillero dijo que estos grupos mataban a los campesinos o los acusaban de pertenecer al ERPI.
Agregaron que este caso fue denunciado hace tres años a las autoridades locales y federales, pero éstas no han intervenido. “El grupo armado de Serafín Alegre ha tomado represalias contra los ejidatarios, quienes han tenido que abandonar su comunidad.
“Debido a los constantes asesinatos, amenazas y extorsiones por la venta de madera, no nos queda más que tomar las armas frente a cualquier enemigo, porque el cuartel de policía de la comunidad de nada ha servido”. Los pistoleros “siguen siendo apoyados (por el gobierno)”, externaron.
Recordaron que entregaron pruebas a la Procuraduría General de la República en la ciudad de México a fin de que ordenara aprehender a los miembros del grupo paramilitar, pero no ha habido respuesta.
“Queremos vivir y trabajar en paz. Por tres años hemos tenido miedo constante; nadie puede salir a trabajar y los proyectos de desarrollo se han visto frenados”, concluyeron.
Mientras, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, dijo que no tiene conocimiento de más amenazas de la delincuancia organizada contra presidentes municipales. “Sólo tengo registrado el caso del alcalde de Teloloapan, con quien por cierto estaré la próxima semana para poner en marcha algunas obras”, dijo.
Sin embargo, reconoció que está insatisfecho con los resultados del operativo Guerrero Seguro, porque entre amplios sectores “persiste la sicosis, el miedo a que los puedan extorsionar, secuestrar o asesinar”.
En unos días, anunció, arribarán 700 militares y 60 policías federales para reforzar la vigilancia en el municipio de Acapulco y en las regiones de la Tierra Caliente, Costa Chica y Costa Grande.