domingo, 7 de octubre de 2012

Hecha para no funcionar...iniciativa de transparencia

CONSOLIDARÍA LA DEMOCRACIA
Como deficiente, contradictoria, carente de técnica jurídica, conceptualmente confusa y hasta mal redactada califican expertos la propuesta del presidente electo, Enrique Peña Nieto, para reformar la legislación en transparencia y rendición de cuentas. La especialista Perla Gómez Gallardo advierte incluso que el proyecto puede convertirse en una trampa que cause retrocesos en el derecho de acceso a la información
domingo, 07 de octubre de 2012
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
MÉXICO, DF (Apro).- El pasado 10 de septiembre Enrique Peña Nieto convocó a una conferencia de prensa para informar que había presentado a los legisladores del PRI y el PVEM una propuesta en materia de transparencia, a fin de que la conviertan en iniciativa de ley. Explicó que pretende ampliarle facultades y darle plena autonomía constitucional al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) para "consolidar la democracia de resultados que exigen los mexicanos".
Sin mayor análisis, en el IFAI se aplaudió la propuesta. La comisionada María Elena Pérez Jaén, a través de su cuenta de Twitter, se apresuró a reproducir un mensaje de la cuenta de Peña Nieto alusivo a su proyecto, y escribió que, después de una década de existencia del organismo, el priísta finalmente "logrará" la referida autonomía.
El 19 de septiembre, en la inauguración de la IX Semana Nacional de la Transparencia, la comisionada presidenta del IFAI, Jacqueline Peschard Mariscal, celebró que la autonomía para el organismo se haya colocado en la agenda política; pero deslizó una advertencia:
"Estoy convencida de que el derecho de acceso a la información, la transparencia y la rendición de cuentas no pueden dejarse al cálculo político, a la apuesta legitimadora, a la negociación, al intercambio de necesidades partidarias."
Para Mauricio Merino, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en los términos actuales en los que está planteada la iniciativa de Peña Nieto el IFAI quedaría aún más sometido al Ejecutivo porque no plantea modificar la designación de comisionados por el presidente.
‘IFAI MUY PODEROSO’
El mismo día 19, en entrevista con El Universal, Merino advirtió que con esa propuesta "puede ocurrir algo terrible: un IFAI muy poderoso, que llega a los tres poderes de gobierno, capturado por el señor presidente de la República".
Y el viernes 21, Perla Gómez Gallardo, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, difundió un análisis sobre la propuesta de Peña Nieto. Con ésta, advirtió, peligran los derechos adquiridos en materia de acceso a la información. Además, dijo, la iniciativa fue redactada con desaseo e inconsistencias.
En su documento, la especialista en derecho de la información comenta que la transparencia y el acceso a la información fueron asuntos centrales en los discursos y plataformas de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto como presidentes electos; pero en el último caso dice preocuparle "la pobre argumentación de la exposición de motivos", que se manifiesta en citas incompletas de doctrina jurídica, errores de redacción y confusión de conceptos.
En la página 19 de la propuesta, explica, se considera dos veces a la Cámara de Diputados como autoridad con facultad para interponer un recurso extraordinario, cuando todo indica que se quería hacer referencia a esta cámara y a la de senadores.
Asimismo, Peña Nieto plantea dotar de autonomía plena al IFAI pero lo denomina "organismo". Aquí, puntualiza la investigadora, el error radica en que para el derecho administrativo un organismo no puede ser autónomo; en todo caso, el concepto es "órgano", pues no existe un "organismo constitucional autónomo". La confusión de vocablos entraña consecuencias jurídicas, dice Gómez Gallardo.
GRAN PUERTA
Otra falla de la propuesta de Peña Nieto, refiere, es que no establece mecanismos para la rendición de cuentas y plantea que ciertas autoridades (no todas) puedan optar por un "recurso extraordinario" ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en caso de "amenaza directa y trascendente a la seguridad nacional".
Para la investigadora, lo anterior abre una puerta enorme a la discrecionalidad, amén de que en la década que lleva el modelo de transparencia vigente no ha habido justificación para considerar necesario ese recurso.
Otra anomalía de fondo es que primero el presidente electo plantea un marco de respeto al Estado federal y a la división de poderes, pero luego establece que el IFAI sea el único organismo garante especializado, imparcial y autónomo, lo que en primera instancia no se concilia con el respeto federalista a los órganos garantes de las entidades.
Otra contradicción, ésta flagrante: en la página 15 del documento de Peña Nieto se proyecta otorgar autonomía plena a los organismos que ya existen en los estados de la República. Pero, "entonces, ¿en qué quedamos? ¿Será el IFAI el único organismo o serán 33 organismos?"
VÍA BI-INSTANCIAL
Para colmo, dice Gómez Gallardo, los creadores de la propuesta no consideraron que varias entidades tienen organismos con mejor estructura, mayor competencia y más facultades que el IFAI.
Así, se instauraría una vía bi-instancial; es decir, se recurrirá una respuesta ante el organismo garante local y luego se acudirá al federal para una revisión de la revisión, lo que —señala la especialista— implica más tiempo y trámites para satisfacer la necesidad del ciudadano.
Entre los defectos del proyecto está la carencia de avances reales en materia de derecho de acceso a la información. No considera cambios en la selección de comisionados por el presidente, ni convertir en sujetos obligados a los partidos políticos, a los sindicatos, organizaciones de la sociedad civil y a las empresas que reciben recursos públicos.
Tampoco, añade Gómez Gallardo, plantea una revisión de la permanencia de los comisionados actuales ni justifica la ampliación de su número. "El proyecto es un discurso maquillado con buenas intenciones, pero perfectamente articulado para que no funcione"
Y añade: "La propuesta tiene todos los elementos para convertirse en una trampa que, lejos de dar el salto a la siguiente generación del derecho de acceso a la información, puede cómodamente estancarlo con retrasos legislativos y pérdida de derechos adquiridos."
LA ‘TRAMPARENCIA’
El mismo día que Peña Nieto presentó su mencionada propuesta de iniciativa en la materia, el IFAI dio a conocer la habilitación de un vínculo electrónico en el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT), con el nombre de "Equipo de Transición Gubernamental" (ETG).
Desde el pasado 13 de junio, el IFAI expidió los "Lineamientos para el cumplimiento de obligaciones de transparencia, acceso a la información gubernamental y rendición de cuentas", que rige también la organización y conservación de archivos sobre recursos públicos federales transferidos bajo cualquier esquema al presidente electo de México y a sus colaboradores.
La directriz plantea que Banjercito publique información del ETG que debe contener al menos el nombre de sus integrantes, la descripción de los servicios que prestan y de sus funciones, así como su número telefónico, correo electrónico, domicilio y el monto de sus percepciones.
De igual forma, dichos lineamientos establecen que se entreguen informes sobre los recursos ejercidos por las personas que hayan recibido dinero sin mediar contrato, y las comprobaciones de gastos que no estén clasificados.
Los recursos del fideicomiso se rigen por una normatividad que debe ser expuesta también en el mencionado sitio y que, hasta el cierre de esta edición, era la única información colocada en el POT, salvo por tres facturas certificadas por Banjercito y que amparan gastos sin contrato en el rubro de "servicios generales y conceptos diversos". Estos comprobantes no tienen fecha y fueron colocados el 18 de septiembre.
Dos se identifican con la referencia 9763 y amparan el pago de "honorarios fiduciarios" correspondientes a julio y agosto del presente año. Cada uno se emitió por 85 mil 260 pesos.
El otro es un informe de pago de derechos de justipreciación por la renta de inmuebles, a favor del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales. Ampara dos depósitos: uno por 14 mil 89 pesos y otro por 3 mil 435 pesos, realizados el viernes 7.
OPACIDAD

Excepto este último gasto de 17 mil 524 pesos, los otros dos se hicieron cuando Peña Nieto todavía no era declarado presidente electo. Hasta el cierre de esta edición no existían datos sobre las personas contratadas y, por lo tanto, ningún número telefónico, correo electrónico, domicilio ni descripción del servicio que prestaron, conforme a los lineamientos de transparencia vigentes.
No obstante, la coordinadora de Derechos Humanos y Transparencia del equipo de transición, Claudia Ruiz Massieu, declaró el miércoles 19 de septiembre a El Universal que los colaboradores no cobrarían honorarios, lo que de paso impide que se llenen las casillas del POT correspondientes a los datos de los colaboradores de Peña Nieto.
A dos semanas de que se abriera el vínculo en el POT, la opacidad del equipo de transición es tal que ni siquiera ha publicado su domicilio formal ni datos sobre algún contrato u otro gasto.
Aunque el ETG inició sus trabajos formalmente el 5 de septiembre, los gastos que ha realizado no son transparentes, ni siquiera en lo tocante a materiales de oficina, combustibles, viáticos, hospedajes y viajes.
En su calidad de presidente electo, Peña Nieto realiza viajes cuyo financiamiento se desconoce, en compañía de un séquito de ayudantes, equipo logístico y de comunicación. Es el caso de su viaje a Durango con Rosario Robles en la primera semana de septiembre, y el de su gira por Centro y Sudamérica, que terminó el 24 de ese mes. Los gastos por estos viajes no se han reportado en el POT.
Poco más de dos semanas antes de formalizar la transición, el equipo de Peña Nieto sólo ha dado cuenta de 17 mil 524 pesos de los 150 millones de pesos que se le destinaron. Y no ha registrado ningún dato sobre el lugar en que su equipo trabaja gratuitamente, ni quiénes y bajo qué compromiso lo conforman.
No obstante, el día que presentó su propuesta de reforma en materia de transparencia, el presidente electo declaró: "Con este proyecto de iniciativa, me propongo iniciar un gobierno democrático, plenamente transparente, a partir del 1 de diciembre. Reitero mi compromiso de ejercer una presidencia democrática, apegada siempre a la ley."