domingo, 7 de octubre de 2012

El revés de la trama o la trama al revés

SUPUESTAS CARTAS DE TELEVISA
 
    Amador Narcia respondió a través de su cuenta de Twitter: ‘Por supuesto, nada que ver con el tema de las camionetas de Nicaragua. Ya se ha dicho varias veces. La alusión hace propicio reiterarlo’
domingo, 07 de octubre de 2012
MÉXICO, DF (Apro).- El jueves 4 llegó a la redacción de Proceso un correo electrónico anónimo con supuestas cartas de Televisa dirigidas a las autoridades de Nicaragua y de Costa Rica cuyo propósito era "informar" que dos camionetas "propiedad" de la empresa se encontraban "comisionadas" en esos países y solicitaba "la ayuda posible" para que "los compañeros reporteros y personal técnico" que tripulan esos vehículos "puedan realizar la labor correspondiente".
Las misivas tienen fecha del pasado 14 de agosto. Cuatro días después —el 20 de agosto— las autoridades de Nicaragua detuvieron las dos camionetas –tipo Van, placas 886-XCR y 444XCJ– junto con otras cuatro también registradas a nombre de Televisa. En los vehículos se encontraron ocultos 9.2 millones de dólares y rastros de cocaína. Sus tripulantes —18 mexicanos, liderados por una mujer que se identificó como Raquel Alatorre Correa— se encuentran en la cárcel El Chipote, en Managua, acusados por la justicia nicaragüense de lavado de dinero, delincuencia organizada y tráfico internacional de estupefacientes.
Las cartas enviadas a la redacción de Proceso están escritas en hojas membretadas de Televisa: debajo del texto aparece como marca de agua el logotipo de la empresa; el mismo logotipo destaca en el ángulo superior izquierdo; en la parte inferior está escrita la razón social de la empresa y la dirección de Av. Chapultepec 18, colonia Doctores.
Asimismo, tienen la presunta firma del "Lic. Amador Narcia Estrada", vicepresidente de Información Nacional de Televisa, S.A., y justo a lado derecho de la firma aparece un sello de la Dirección General de Noticieros y Eventos Especiales.
COINCIDENCIAS
Una de ellas está dirigida a "las autoridades respectivas del honorable país de Nicaragua" para "informar que la unidad propiedad de esta empresa, conducida por el Sr. Rodolfo Jiménez Camacho, se encuentra comisionada por esas latitudes, y a continuación me permito relacionar las generales de la unidad en mención: Unidad de Producción marca Chevrolet Cargo Van Modelo 2010, con placas de circulación 886-XCR. Misma que tiene función de grabar en diversas locaciones".
"Asimismo —continúa el texto— solicito respetuosamente a las autoridades competentes de ese honorable país, brinden la ayuda posible para la función que los compañeros reporteros y personal técnico portadores de esta, puedan realizar la labor correspondiente".
El nombre de Jiménez Camacho coincide con uno de los detenidos en Nicaragua, quien dijo ser "conductor de unidad móvil". También concuerdan los datos de la camioneta con placas 886-XCR, en la cual la policía nicaragüense encontró en compartimentos ocultos 11 bolsas de viaje que contenían una parte de los dólares decomisados (en 94 paquetes), así como rastros de cocaína.
El documento de la acusación del Ministerio Público de Nicaragua consigna que Jiménez Camacho —de 45 años— conducía ese vehículo cuando fue detenido el pasado 20 de agosto.
Otra de las cartas presuntamente firmada por Narcia Estrada, también con la marca de agua y el logotipo de Televisa, pero sin fecha, está dirigida al "C. Jefe de la Aduana de Nicaragua". En ella se hace una relación del equipo de producción y grabación instalado en la camioneta con placas 886-XCR. La carta detalla marcas, modelos y números de serie de cada uno de los aparatos. Se enlistan 12 monitores LCD 11" Polaroid; cuatro DVD Blue Ray Phillips; una grabadora y reproductora de Blue Ray Sony; una impresora HP Photosmart; un equipo de sonido de 5.1 canales Logitech; un sistema de amplificador de audio Yamaha; dos ecualizadores gráficos Behriger; dos inversores de 3 mil watts Tripp-Lite; una mezcladora de audio Behriger; un vector Scope Tektronix; un editor de video Panasonic, y un Vitualtzer Pro Behriger.
‘AYUDA POSIBLE’
Parte del equipo descrito en esta carta coincide con el reportado por el "Recibo de Ocupación No. 0537" que aparece en el expediente de la acusación del Ministerio Público de Nicaragua. El documento dice textualmente: "En fecha 23 de agosto del 2012 se procedió a ocupar al acusado Rodolfo Jiménez Camacho los siguientes objetos: un vehículo marca Chevrolet tipo cargo Van placa 886-XCR de color blanco, en el cual en su interior contiene equipo técnico de producción de audio y video; una consola de audio y video Panasonic; una consola de audio y video Peavey; un DVD Phillips; cinco monitores; una computadora marca HP; un inversor; un obreak, una impresora marca HP; un cuadro monitor marca Panasonic y su componente; dos cámaras de video interior del vehículo, con su llave y tarjeta de circulación"
Una carta más, presuntamente firmada por Narcia Estrada, está dirigida a "las autoridades del honorable país de Costa Rica". También está fechada el 14 de agosto. Su contenido es similar a la dirigida a las autoridades nicaragüenses, sólo que en este caso informa que "la unidad propiedad de esta empresa" es la Chevrolet Cargo Van Modelo 2010, con placas de circulación 444-XCJ, la cual "es conducida por Julio César Alvarado Salas". Señala que su función es "grabar en distintas locaciones" y solicita igualmente que se brinde "la ayuda posible" a "los compañeros reporteros y personal técnico".
El expediente de la acusación del Ministerio Público de Nicaragua consigna que, en efecto, Alvarado Salas —de 43 años— era el conductor de la camioneta con placas 44-XCJ, en la cual también se encontró dinero en compartimentos ocultos, así como rastros de cocaína.
‘NADA QUE VER’
El "Recibo de Ocupación No. 0544-12" citado en el expediente del Ministerio Público de Nicaragua apunta que la policía de este país encontró "un folder con documentos varios y con el emblema de Televisa a nombre de Narcia Estrada con la descripción de la camioneta Chevrolet placas 571-XXD". El documento señala que esta camioneta era manejada por Alfredo Mar Hernández, de 34 años, quien se presentó como "conductor y asistente de enlace satelital". Sin embargo, no detalla el contenido de esos "documentos varios" hallados en el folder en el que aparecen los apellidos del vicepresidente de Información Nacional de Televisa.
Este dato se difundió el lunes 1 en el portal Aristegui Noticias y en el diario 24 Horas. Ese mismo día Amador Narcia respondió a través de su cuenta de Twitter: "Por supuesto, nada que ver con el tema de las camionetas de Nicaragua. Ya se ha dicho varias veces. La alusión hace propicio reiterarlo."
Casualmente, el viernes 5 Televisa sacó a colación un caso de 2007 en el que se registraron tres camionetas a nombre de esa empresa y en la que, afirmó, se encontraron documentos falsos firmados por Amador Narcia Estrada.
EL GESTOR
El jueves 4 la televisora informó que suman 13 las camionetas registradas indebidamente a su nombre, incluidas las seis decomisadas en Nicaragua. La empresa sostuvo que fueron adquiridas y posteriormente registradas en la Ciudad de México con documentos apócrifos.
Ese mismo día la abogada nicaragüense Johana Fonseca, quien defiende a tres de los 18 mexicanos detenidos, dijo en entrevistas por separado con el diario 24 Horas y con Noticias MVS que sus clientes Juan Luis Torres Torres y Guillermo Villagómez Hernández sostienen que fueron contratados por directivos de Televisa, quienes les entregaron sus uniformes y credenciales de la empresa, así como viáticos y las llaves de las camionetas en que se transportaban.
Más aún, la abogada afirmó que Torres Torres fue amenazado dentro de la cárcel El Chipote por un hombre que se identificó como abogado mexicano. "Don Juan Luis el primer mensaje que me dijo fue verbal para su familia y me dijo que le dijera a su esposa que no se acercara aquí, no me dijo quién, pero un hombre entró a su celda una noche. Dice él, que en lo oscuro, le dijo que si él abría la boca de no sé qué cosa, le iban a hacer cuadritos, en pedacitos a su hijo", relató Fonseca.
De acuerdo con un expediente de la Secretaría de Transporte y Vialidad de la Ciudad de México (Setravi), las seis camionetas Chevrolet tipo Van que las autoridades nicaragüenses decomisaron el pasado 20 de agosto fueron registradas a nombre de Televisa con documentos que, en apariencia, eran de la propia empresa: la cédula del Registro Federal de Contribuyentes, recibos de pago de teléfono, la declaración de valor catastral del inmueble de Chapultepec 18 y un poder notarial de la televisora para realizar todo tipo de trámites de vehículos.
TAVERA SÁNCHEZ
En los documentos del expediente —cuyas copias tiene este semanario— aparece Armando Tavera Sánchez como la persona que presuntamente realizó los trámites para dar de alta los seis vehículos y gestionar sus placas en módulos delegaciones de control vehicular. Entre esos documentos se encuentran copias de su credencial de elector y de un poder notarial que Televisa suscribió a su favor. Este último tiene fecha del 26 de junio de 2003 y lo emitió la notaría número 100, cuyo titular es Manuel Oliveros Lara. Se trata del mismo notario que utiliza la empresa para otorgar poderes notariales a favor de sus representantes legales.
A diferencia de otras personas involucradas en esta trama —a quien Televisa acusa de falsificar sus identidades—, Tavera Sánchez no sólo existe, sino que actualmente se mantiene como gestor de la empresa propiedad de Emilio Azcárraga Jean.
De acuerdo con fuentes de la PJDF, Televisa acreditó a Tavera como su actual gestor en materia de trámites vehiculares, pero argumentó que el poder notarial que se utilizó para emplacar las camionetas había vencido en 2003.
Según esta información, Tavera ya fue llamado a declarar sobre los trámites realizados para registrar los vehículos a nombre del consorcio. El gestor negó que los hubiera realizado, y no fue reconocido por los operadores que trabajan en los módulos de control vehicular de las delegaciones Iztacalco, Tlalpan y Venustiano Carranza.
Tanto la PJDF como la PGR iniciaron sendas averiguaciones previas sobre este caso. La primera trata de determinar si en el registro de los vehículos se cometieron irregularidades administrativas y si se utilizó documentación apócrifa; la segunda investiga la verdadera identidad de los detenidos y su participación en los delitos de narcotráfico, delincuencia organizada y lavado de dinero. Ambas dependencias aún no concluyen sus investigaciones.
HOMERO CAMPA Y JENARO VILLAMIL