sábado, 6 de octubre de 2012

Policías de Acuña habrían participado en la ejecución de Eduardo Moreira

Tres elementos están detenidos; serán arraigados: procurador local

 


Leopoldo Ramos
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 6 de octubre de 2012, p. 12
 
Saltillo, Coah., 5 de octubre. Algunos funcionarios públicos del municipio de Acuña habrían participado en el asesinato de José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo del ex gobernador Humberto Moreira Valdés, aseguró el procurador general de Justicia de Coahuila, Homero Ramos Gloria.
Dijo que las investigaciones revelan evidencia de que algunos policías de esa localidad participaron en el homicidio. En ese tenor, el alcalde de Acuña, Alberto Aguirre Villarreal, informó que el subdirector operativo y dos agentes fueron detenidos y serán puestos bajo arraigo en Saltillo para investigarlos al respecto.
Este viernes por la mañana, Lucero Davis, viuda de José Eduardo, responsabilizó del crimen de su esposo al gobernador Rubén Moreira. Alrededor de las 10 horas escribió en su cuenta de Twitter, @lucerodavis: “@rubenmoreiravdz. No sabes gobernar!!! Esto es tu culpa, maldito!!!! Renuncia”.
Evidentemente hay funcionarios públicos de orden municipal que están implicados en los hechos y, sí, ya han señalado a algunas personas como autores materiales de los mismos, puntualizó Ramos Gloria en entrevista radiofónica.
Subrayó que existe evidencia de que algunos agentes de Acuña participaron aleatoriamente en los hechos, pero que el homicidio podría también tener relación con la muerte de un sobrino del narcotraficante Miguel Ángel Treviño Morales, Z-40.
Planteó que pudiera ser otra hipótesis, pues la mañana del miércoles, cuando fue ultimado José Eduardo Moreira hubo, un enfrentamiento entre pistoleros y policías estatales en un operativo de búsqueda de los reos fugados del penal de Piedras Negras, en el que fallecieron cinco personas, entre ellas un sobrino del Z-40.
En tanto, el arresto de Rodolfo Castillo Montes, subdirector operativo de la policía de Acuña, y los agentes José Trinidad Cárdenas y Víctor Carrizales ocurrió luego de que durante la madrugada del jueves fueron detenidos y desarmados 48 agentes que estaban en servicio la tarde y la noche del miércoles, cuando José Eduardo desapareció y luego fue hallado asesinado en una brecha del ejido Santa Eulalia.
Las autoridades sospechan que participaron o al menos facilitaron el despliegue de un grupo de pistoleros que secuestró y mató de dos balazos en la cabeza a José Eduardo Moreira, quien fungía como coordinador de Programas Sociales de la Secretaría de Desarrollo Social estatal.
Luego de declarar ante el Ministerio Público, 45 policías quedaron en libertad y permanecen acuartelados en el edificio de la dirección de seguridad pública municipal junto a otros 100 elementos, informó el alcalde Alberto Aguirre Villarreal, quien agregó que él también fue citado a declarar en calidad de testigo.
Sin embargo, en un comunicado el gobierno de Coahuila aseguró que fueron sólo siete y no 48 los policías que declararon. Tres de ellos se presentaron de manera voluntaria, indicó.
Es muy probable la participación de miembros de la delincuencia organizada en el homicidio de José Eduardo Moreira Rodríguez, en el cual, por los hechos y declaraciones ministeriales, se presume la colusión con autoridades o servidores públicos. Hasta hoy, se han realizado más de 16 pruebas periciales, 21 declaraciones ministeriales y diversas indagatorias para el esclarecimiento de los hechos, dice el documento difundido pasadas las 11 de la noche.
En este contexto, la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fundec) emitió un comunicado en el que lamentó el asesinato de Eduardo Moreira Rodríguez, pero exigió a las autoridades un trato igualitario en la búsqueda e investigación de las víctimas de desaparición forzada.
Fundec, que desde 2009 impulsa acciones para encontrar a más de 258 desaparecidos, pidió que así como ahora se están moviendo todas las dependencias para dar con los responsables del homicidio, procedan para dar con el paradero de nuestros seres queridos que están desaparecidos, se conozca la verdad y se acerque la justicia a los nadie, a los sin poder, a las miles y miles de víctimas de este sexenio sangriento y definido por la muerte.