domingo, 14 de octubre de 2012

El gobernador que puede irse

RODRIGO MEDINA DE LA CRUZ

 

Mediante un spot buscan posicionar al mandatario y verlo como un hombre capaz de conducir los destinos de Nuevo León

domingo, 14 de octubre de 2012
MONTERREY, NL (Apro).- Desde días antes de que el gobernador priísta de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz presentara su tercer informe (el pasado miércoles 10), la televisión local transmitió repetidamente un espot propagandístico.
En éste dos mujeres charlan sobre la seguridad, alaban las acciones del mandatario contra el crimen organizado y una de ellas dice: "Les están dando con todo". La cámara enfoca un cartón de huevos mientras la otra mujer acota: "Ahora sí se nota que hay con qué".
El promocional forma parte de la campaña emprendida por la administración estatal para mostrar como un gobernador capaz a Medina, quien el jueves 4 cumplió tres años de gobierno en medio de rumores que hablan de un posible alejamiento anticipado de su cargo por la crisis de inseguridad.
Tan fuerte es el rumor que el propio Medina ha salido al paso con una campaña: desde el mes pasado visita en los medios locales para dar entrevistas y mostrarse firme en la silla gubernamental.
Sin embargo ya hay quienes lo ven haciendo maletas para irse del Palacio de Cantera debido a que la conducción política en la entidad no ha resultado exitosa para Medina: Si bien Enrique Peña Nieto ganó la Presidencia de la República, en Nuevo León fue superado por el PAN, partido que también ganó la mayoría en el Congreso.
Para aclarar esto Proceso solicitó una entrevista con el gobernador. La solicitud no fue respondida.
MAL AÑO POLÍTICO
En la administración anterior Medina fue secretario general de Gobierno después de haber sido diputado federal. Cobijado por Natividad González Parás llegó al gobierno el 4 de octubre de 2009 tras derrotar al entonces senador panista con licencia Fernando Elizondo Barragán.
La seguridad se convirtió de inmediato en el tema central de su agenda y pese a ello en Nuevo León han tenido lugar hechos sangrientos durante su gestión.
Se recuerdan las matanzas del penal de Apodaca (con 44 muertos y 37 fugados), la del bar Sabino Gordo (con 20 asesinados), el incendio intencional del Casino Royale (con 52 víctimas) y los 49 descuartizados tirados en Cadereyta.
Medina fue también exhibido como un mandatario frívolo. El 4 de octubre de 2011, cuando cumplía su segundo año en el gobierno, el diario El Norte publicó una foto suya tomada el 23 de septiembre, día laboral, en Disney World, donde vacacionaba con su familia.
Un día después el gobierno local respondió con una serie de espots en televisión en los que Medina afirmaba: "Aquí estoy todos los días trabajando por Nuevo León".
Además éste ha sido un mal año político para Medina.
En las elecciones presidenciales, en Nuevo León Josefina Vázquez Mota fue puntera con 786 mil 652 votos, aunque perdió a escala nacional. Peña Nieto tuvo aquí un inesperado segundo lugar con 653 mil 1293 votos. Medina se justificó: "El gobierno del estado no estaba en la boleta. Nosotros no competimos en esta elección".
Además el PRI perdió la mayoría que tenía en el Congreso local y ahora necesitó unir fuerzas con Nueva Alianza y el Partido del Trabajo para contraponerse al PAN que se alió con el PRD.
LAS OPCIONES
Según el artículo 90 de la Constitución de Nuevo León, si el gobernador falta o está imposibilitado de asumir o ejercer el puesto dentro de los primeros tres años de su mandato, el Congreso nombrará a un interino y convocará a elecciones.
Pero el artículo 91 dice que después de tres años, si falta el jefe del Ejecutivo el Congreso nombrará a un sustituto.
Los días 9 y 11 de septiembre hubo protestas de agrupaciones ciudadanas frente al Palacio de Gobierno para exigir la salida de Medina por la inseguridad en Nuevo León. En la segunda, la agrupación Evolución Mexicana anunció que juntaría firmas para pedir el cese del mandatario.
El vocero de seguridad en la entidad, Jorge Domene, tuvo que intervenir. El 28 de septiembre aseguró que el priísta terminará su gestión. "Sabemos que hay voces que han estado moviendo ese rumor. El gobernador sigue trabajando como todos los días y sus funcionarios, igual".
En su columna de Excélsior José Cárdenas publicó el 31 de septiembre que el estado estaba rebasado por la inseguridad. Y acusó: "En Nuevo León manda el crimen... también el papá del gobernador Rodrigo Medina... y al que no le guste, que se aguante".
Al día siguiente (lunes 1) Medina concedió una entrevista a ese periódico: "Son los mismos rumores de siempre. Aquí en Nuevo León ha sido una tradición constante, no únicamente en mi administración, sino en pasadas administraciones de grupos políticos, gente que se dedica a estar desestabilizando o intenta desestabilizar y deja correr esos rumores.
"Nada más falso que eso. Hay todo un plan de gobierno que estamos llevando a cabo con resultados, que hemos estado trabajando desde el primer día de mi administración y que vamos a seguir hasta el último día. No vale la pena perder el tiempo con, como decimos coloquialmente, grillas y situaciones que no tienen ningún fundamento".
En declaraciones a los medios locales ese mismo lunes 1, el diputado federal panista Víctor Fuentes Solís le dio otro empujón a Medina: "Como nuevoleoneses vamos a estar más tranquilos que alguien nos esté gobernando mejor. Dicen que sus asistentes y personas que lo auxilian le dicen: ‘Menos días, señor gobernador’".
A BASE DE ESPOTS
En la semana previa a su tercer informe la televisión local difundió una serie de espots para reposicionar a Medina, como si estuviera en campaña electoral. Lo presentaron como un prohombre que ha conducido a Nuevo León por difíciles escollos a lo largo de tres años.
En el espot correspondiente a la seguridad, una chica habla a cuadro de los dones del mandatario nuevoleonés y de los resultados que ha arrojado la recién creada Fuerza Civil, la nueva policía estatal: "Rodrigo Medina nos prometió luchar contra la inseguridad y el crimen organizado y lo está cumpliendo. Gracias a su valor y determinación Rodrigo sacó adelante Fuerza Civil, que ha dado buenos resultados".
En otro espot dos mujeres hablan en una cocina. Refieren que todos los días hay presentaciones de detenidos por Fuerza Civil y por la Ministerial. Una de ellas dice: "Ahora sí se nota que hay con qué" y la otra responde: "En Nuevo León somos cada día más fuertes".
Humberto Medina Ainslie, ex procurador de Coahuila, padre del gobernador nuevoleonés y quien es mencionado como el poder detrás del trono en la entidad, rechazó opinar sobre la eventual salida de su hijo: "Él se va a encargar de decirlo muy próximamente en este mes de octubre. Habría que esperar a que rinda su informe. Yo en lo personal no quiero opinar porque tengo una relación muy especial. Debo estar al margen".
‘SE VA O LO INTERVIENEN’
Eduardo Arguijo Baldenegro, legislador perredista local, afirma que Medina enfrenta una disyuntiva: podría ser obligado a dejar el puesto o, por otro lado, su gobierno sería "intervenido" por disposición de los dirigentes del PRI, quienes impondrían a sus recomendados para enderezar la maltrecha administración.
"Dicen que se va nomás pasando el informe; otros dicen que no, que le van a intervenir el gobierno, que es una línea que trae Manlio Fabio Beltrones (coordinador de PRI en la Cámara de Diputados). Que en un principio había la idea de removerlo, pero ahora parece que le van a oxigenar a los funcionarios", asegura.
El único diputado perredista en el Congreso local asegura que el control de Nuevo León no está en manos del gobernador sino de sus asesores, por lo que es irrelevante si decide irse.
"El que manda en el estado no es Rodrigo Medina y eso todos lo sabemos. Los diputados saben que hay manos que mecen la cuna, como su papá y Natividad González Parás. Los mismos dirigentes del PRI saben quiénes mueven los hilos de la política", dice.
LUCIANO CAMPOS GARZA