jueves, 21 de agosto de 2014

Periodistas saqueados y atacados en #Veracruz



Siete periodistas han sufrido ataques, robos y levantones de familiares desde hace tres meses.
Ana Laura Pérez
Aunque se trató de minimizar los hechos y reducirlos a "intento de asalto", lo cierto es que la reportera de Oliva Radio, Hylcia Trujano, resultó herida de cuchillo en cuello y abdomen al resistirse a un asalto en su propia casa la madrugada de este lunes.
Momentos de espanto vivió la compañera cuando un  desconocido se introdujó en su domicilio alrededor de las 11 de la noche, ubicado en el Fraccionamiento Las Fuentes, en Xalapa, ya en la salida a Veracruz.
La periodista se encontraba con su mamá y su pequeña hija, cuando al resistirse al asalto fue herida, al igual que su señora madre; afortunadamente la menor no sufrió daño alguno. Ambas fueron trasladadas al centro de especialidades médicas (CEM), donde se reportan fuera de peligro, tras varias cirugías, se espera que en breve sean dadas de alta.
En Xalapa, recientemente se reportaron tres hechos delictivos en contra del reportero del Diario de Xalapa Raymundo León, al que asaltaron dos veces su domicilio y le levantaron a su esposa.
Hace 15 días también se reportó el robo a la casa de la comunicadora Yamiri Rodríguez a la que robaron por segunda ocasión en su domicilio en menos de 3 meses. Hace un mes, al fotógrafo Pedro Rizzo, le robaron su auto Tsuru.
En Veracruz-Boca del Río, otras de las víctimas de la delincuencia común han sido el periodista Antonio Mundaka, a quien le asaltaron su casa y golpearon a su mamá; al fotoperiodista Héctor Bocker, le sustrajeron su equipo fotográfico y de cómputo en un estacionamiento de una plaza comercial.
Hace unas semanas el jefe de información de El Liberal del Sur, Ignacio Carvajal le robaron su auto de trabajo estacionado en las calles del centro de Veracruz... y son de los que me acuerdo.
En lo que va de esta gestión duartista han sido ejecutados 10 periodistas, 9 se encuentran desaparecidos tras ser levantados por la delincuencia y al menos 25 se han autoexiliado tras haber sido amenazados por el trabajo que realizaban en diversos medios de comunicación estatal. Chulada de estado.