martes, 26 de agosto de 2014

Juan Cuitláhuac Ávalos Méndez; mentiroso procaz

Es presidente del PRI, quiere ser alcalde en 2016  y engaña cínicamente a la ciudadanía

Juan Monrreal López
Agosto 26 de 2014

Gómez Palacio, Durango.- Surgido del submundo de la mediocridad política y sumado al grupo que domina la vida gubernamental duranguense con el padrinazgo del gobernador Jorge Herrera Caldera, el presidente del PRI municipal, diputado local y ex secretario de turismo del estado, Juan Cuitláhuac  Ávalos Méndez, salió a predicar en los medios, el sábado 23 de agosto, que el PRI municipal aprueba el primer año de gestión del alcalde José Miguel Campillo Carrete, sin comprobar un sólo logro de la presente administración.
Con la dislalia política que lo caracteriza, el presidente del PRI afirmó “que independientemente de los colores, las cifras pueden demostrarlo (Sic),” para luego afirmar,- como acto de fe-, que  se han mejorado los servicios y la calidad de vida de los ciudadanos, cuando Gómez Palacio es una de las ciudades donde el incremento del desempleo a nivel estatal se agudizó, pero además, las colonias populares, el centro de la ciudad y los ejidos muestran el deterioro inexorable de un municipio en crisis al que se le destinan pocos fondos del gobierno estatal y municipal para mantener la infraestructura urbana y productiva, así como la indispensable seguridad, en este ayuntamiento que tiene casi dos años sin policía. Un caso sui generis de la República mexicana.
Rapiñero, sin ningún plan de acción,- aunque fuera de saliva-, que permita la reactivación industrial y producción agropecuaria del municipio, sólo se encuentra esperando los tiempos para registrarse como aspirante a la presidencia municipal, ya que políticamente nada ha aportado a la vida parlamentaria duranguense, tampoco al municipio que quiere gobernar, del que desconoce hasta las declaraciones del alcalde.
 El sábado 23 de agosto, Juan Ávalos Méndez, contrapunteó su visión a las opiniones del presidente municipal José Miguel Campillo, quien en entrevista especificó,- sin probar-, que los mayores logros de este año de gobierno se encuentran en la  infraestructura, educación y deporte. En tanto, Juan Ávalos, afirmó que los resultados,-sin probar-, son servicios y salud.
Demagogo contumaz, el presidente del PRI aseveró que la reactivación económica es algo que se nota, mientras las cifras de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) colocó a Durango en la entidad número 28 del país en crecimiento del PIB.
Ignorante, Ávalos Méndez no se preocupó por consultar las cifras del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) que descubre la contracción económica del estado con las consecuentes afectaciones en los niveles de vida de las personas normales; no las que viven del presupuesto y se hinchan con los robos de dinero público.
Según el ITAEE, Durango creció por debajo de la media nacional, además de sólo contribuir con el 0.01 del total real del ITAEE del país.
Peor; las actividades secundarias (producción  industrial) no tuvieron crecimiento.
Pero quizá para Juan Ávalos Méndez el cierre de cuando menos 30 fabricas del municipio le son indiferentes, pues el sólo se encuentra concentrado en el año 2016, cuando según dicen, será ungido como candidato a la presidencia municipal.
La miopía política del presidente del PRI municipal, junto a la verborrea que expele cada vez que habla, sólo muestran su ignorancia atroz de lo que sucede en este municipio.
El sábado 25 escupió mentiras procaces al por mayor, invenciones que los medios repitieron en sus impresos, en la radio etcétera.
Dijo que las calles se encuentran pavimentadas como nunca antes, cuando ni la llamada calle principal, Independencia, cuenta con pavimento secuenciado y sólo es un cúmulo de parches.
También mintió al decir que el añejo problema de las inundaciones que padecen colonias como Los Álamos se encuentra solucionado, cuando hace apenas días, los habitantes de ese sector lucharon a brazo partido contra el agua de lluvia que inunda sus hogares desde hace 30 años cada vez que llovizna.
En fin, lo que sucede con Juan Ávalos Méndez, es que sin formación social y con puestos de muy bajo perfil en la iniciativa privada,-básicamente en las llamadas tiendas de conveniencia OXXO y JV, y acaso la gerencia en El Sanatorio San José, una empresa familiar fundada por su padre-, nada puede aportar; su formación es limitadísima.
Bueno, la incapacidad política de Ávalos Méndez es tal, que priistas confiaron a Demócrata Norte de México que el evento del primer informe de José Miguel Campillo Carrete, tuvo que cambiarse de sede,-del Auditorio Municipal con capacidad de 7 mil personas, al Centro de Convenciones Posada del Río, con capacidad de mil personas-, porque el PRI de Ávalos Méndez es incapaz de acarrear más allá del millar de individuos.
Mientras, Juan Ávalos sigue promocionándose con paquetes de limpieza,- con tres productos de medio litro-, en las colonias patrimonialmente más pobres del municipio; en tanto sueña que en 2016 el será el candidato del PRI a la presidencia.
A ver si llega. Los aspirantes a ese puesto, miembros del PRI, se siguen acumulando como moscas a la mie…
Twitter@jmonrreall